Frena la construcción de viviendas

Carmena pone coto al pelotazo inmobiliario de Metrovacesa en la fábrica de Clesa

El Ayuntamiento ha echado por tierra los planes de la promotora de levantar viviendas y le ha instado a presentar otro proyecto donde el grueso sean hoteles, oficinas y comercios

Foto: Vista aérea de la fábrica de Clesa. (Foto: Metrovacesa)
Vista aérea de la fábrica de Clesa. (Foto: Metrovacesa)

El desarrollo de los terrenos donde se ubica la antigua fábrica de Clesa estaba llamado a ser la gran operación urbanística de Metrovacesa en Madrid, un proyecto que parecía haber recibido todas las bendiciones a principios de año, cuando la promotora, junto al Colegio de Arquitectos (COAM) organizó un concurso para rehabilitar el principal edificio de la otrora factoría lechera, que contó con el respaldo del Ayuntamiento de Manuela Carmena.

Sin embargo, en la recta final de las negociaciones entre la inmobiliaria controlada por Santander y el consistorio, los planes iniciales se han torcido. La concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige José Manuel Calvo se ha cerrado en banda ante las intenciones de la promotora de destinar el grueso de estos terrenos industriales a viviendas, postura que ha obligado a las partes a volver a definir todo el proyecto, y cuya próxima prueba de fuego será una reunión inicialmente prevista para septiembre.

Los planes de Metrovacesa pasaban por transformar 90.000 metros cuadrados de terrenos industriales en un nuevo complejo residencial del norte de Madrid

Según han confirmado fuentes oficiales, desde el Ayuntamiento se ha trasladado a Metrovacesa la inviabilidad de sus planes, ya que pasar a calificar terrenos industriales como residenciales sentaría un peligroso precedente, temores comprensibles si se tiene en cuenta la beligerancia mostrada por el equipo de Ahora Madrid hacia grandes desarrollos urbanístico como Chamartín o Calderón, en los cuales ha defendido reducir drásticamente el número de hogares.

Los planes de Metrovacesa pasaban por transformar 90.000 metros cuadrados de terrenos industriales, ahora en desuso, en un nuevo complejo residencial del norte de Madrid, pero salvaguardando el edificio principal de Clesa, inmueble diseñado por Alejandro de la Sota y considerado un referente de la arquitectura industrial.

Tras salvar este edifico, que ocupa 9.000 metros cuadrados, la promotora preveía demoler otras 16 naves del complejo y desarrollar sus planes sobre un ámbito de 70.000 metros cuadros, donde el 60% iba a ir destinado a uso residencial, y el otro 40%, a terceriario (oficinas, hotelero y comercial). Además, contemplaba ceder a Adif 1.000 metros cuadrados para rehabilitar la estación de Ramón y Cajal, reservar 6.000 metros cuadrados a zonas verdes, y 12.000 metros cuadrados a vías públicas.

Vista de la fábrica de Clesa. (Fotografía: Fundación Alejandro de la Sota)
Vista de la fábrica de Clesa. (Fotografía: Fundación Alejandro de la Sota)

Pero Metrovacesa ha tenido que rehacer todos sus planes, para adaptarse a la Modificiación Puntual del Plan General de Urbanismo que tramita el consistorio. Éste ha mostrado su disposición a cambiar de industrial a comercial el uso de estos terrenos, pero no a residencial, por los motivos antes explicados.

Fuentes conocedoras aseguran que, aunque las conversaciones están todavía abiertas, Metrovacesa confía en salvar la viabilidad económica de este proyecto, en el que preveía invertir 30 millones, incluso, tras la vuelta de tuerca dada por el Ayuntamiento y, de hecho, todo el plan se está rehaciendo sobre esta máxima.

En principio, la promotora deberá presentar una nueva propuesta donde el grueso de los terrenos vaya dirigido a levantar hoteles, oficinas, comercios, u otros servicios, como los sanitarios, que tratarían de aprovechar la cercanía del Hospital Ramón y Cajal. No obstante, la inmobiliaria va a intentar hasta el último momento arrancar al consistorio la posibilidad de destinar alguna pequeña pastilla de suelo para viviendas.

El complejo de la antigua fábrica de Clesa se levanta en la avenida del Cardenal Herreria Oria, una importante arteria del norte de Madrid que, como ocurre con los terrenos de Operación Chamartín, goza de una privilegiada ubicación, en el siempre demandando norte de la capital, pero también de una caduca calificación de los terrenos, la cual se ha visto superada por el crecimiento de la capital y que pide a gritos un plan de regeneración de toda la zona.

De hecho, el proyecto de Metrovacesa contemplaba aprovechar este planeamiento para mejorar el área con medidas como la construcción de una pasarela peatonal sobre la vía férrea que facilitara el acceso al complejo hospitalario Ramón y Cajal.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios