Negocian fusionar su actividad residencial

Merlin y Metrovacesa unen fuerzas para crear el líder nacional de vivienda en alquiler

Las dos compañías están negociando fusionar en una nueva socimi sus viviendas en renta. De llegar a buen puerto, la nueva compañía sumaría cerca de 5.000 hogares

Foto: Edificio de Metrovacesa.
Edificio de Metrovacesa.

Crear la mayor socimi española de viviendas. Este es el plan en el que están trabajando dos gigantes del sector, Merlin y Metrovacesa, que llevan semanas negociando la creación de un vehículo conjunto donde fusionarían todos sus activos residenciales en alquiler.

En total, la suma de fuerzas de estos dos gigantes se acercaría a las 5.000 viviendas, de las cuales, algo más de 1.500 serían aportadas por la empresa presidida por Ismael Clemente, mientras que el resto procedería de Metrovacesa que, a su vez, las ha heredado en gran parte de sus bancos accionistas, sobre todo del antiguo fondo Banif Inmobiliario de Santander.

Pero, además, entre los puntos que se están analizando en estas conversaciones iniciales está la posibilidad de que tanto la entidad presidida por Ana Botín, como su socio en Metrovacesa, BBVA, aprovechen esta nueva sociedad para inyectarle otras viviendas que tienen actualmente en sus balances y que podrían incrementar en otras 5.000 más el número de casas del futuro vehículo.

De consumarse este matrimonio, las dos partes conseguirían encontrar una solución a sus problemas particulares. Por una parte, desde que adquirió Testa y heredó este paquete residencial, Merlin está tratando de sacarlo de su perímetro, ya que su objetivo pasa por concentrarse en oficinas, logística, 'retail' y centros comerciales.

Imagen de la cúpula de Merlin el día de su salida a bolsa.
Imagen de la cúpula de Merlin el día de su salida a bolsa.

Por el lado de Metrovacesa, su principal escollo está en la gestión, ya que la profunda metamorfosis sufrida en el último año, con la recepción de más de 1.000 millones en activos y la escisión del negocio residencial, ha convertido al grupo en un gigante que todavía está en proceso de digerir todo su tamaño.

Además, el complejo momento que vive el sector bancario, con una caída de márgenes derivada del entorno de bajos tipos de interés y nuevas normativas que atacan a sus posesiones inmobiliarias, está azuzando a las entidades a poner en el mercado su amplio patrimonio en ladrillo.

Aunque Rodrigo Echenique, presidente de Metrovacesa y hombre fuerte de Santander en España, previó la recuperación vivida por el sector en los últimos dos años y apostó por frenar las ventas de activos y consolidar en la inmobiliaria gran parte del patrimonio en renta del banco, también es consciente de que ha llegado el momento de recoger lo sembrado.

Rodrigo Echenique, presidente de Metrovacesa.
Rodrigo Echenique, presidente de Metrovacesa.

De hecho, según afirman fuentes conocedoras, estas conversaciones las están manteniendo directamente los bancos accionistas de Metrovacesa, con Santander a la cabeza, con la idea de que sean los equipos de Merlin quienes lleven las riendas de la gestión de la nueva socimi, aunque la entidad presidida por Ana Botín sería, presumiblemente, el primer accionista.

Santander es quien controla accionarialmente Metrovacesa, con el 70,27% del capital, seguido por BBVA, con un 20,52%, y Popular, que tiene otro 9,14%, mientras que el restante 0,007% está en manos de un pequeño puñado de minoritarios. En Merlin, en cambio, no existe un accionista de control y el grueso de su capital cotiza libremente en bolsa ('free float'), aunque algunos fondos como Blackrock, Fidelity, Invesco o Principal Financial Group tienen posiciones significativas.

Nuevo protagonista

Merlin suma 124.019 metros cuadrados de residencial en alquiler, con una ratio de ocupación del 97,1% al cierre de 2015. Metrovacesa, por su parte, reconocía contar con 36.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable en viviendas antes de la ampliación de capital, valorada en 1.000 millones de euros, que sus bancos accionistas suscribieron con aportación de bienes.

En el caso de Santander, el grueso de sus activos correspondió al desaparecido fondo Banif Inmobiliario, posteriormente rebautizado como Luri 6, que, en sus últimas cuentas oficiales auditadas, valoraba su patrimonio en 1.113 millones de euros.

Merlin abrió el proceso de venta de sus viviendas nada más adquirir Testa, hace ahora un año, pero una serie de obstáculos fiscales lo convencieron de cambiar de planes y tratar de encontrar un socio con el que crear una sociedad conjunta. En este proceso de búsqueda de un aliado, en el mercado siempre se especuló con la posibilidad de un acuerdo con Acciona Inmobiliaria para fusionar sus viviendas en alquiler.

Sin embargo, la irrupción de Metrovacesa ha dado un vuelco a todo este proceso y puede marcar el pistoletazo de salida al proceso de consolidación que se espera en el sector, ante la necesidad de ganar tamaño de estas empresas para competir en el contexto internacional y poder acceder a mejores condiciones de financiación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios