EL DÉCIMO COMITÉ FEDERAL DESDE LAS GENERALES DEL 20-D

El PSOE fija la fecha de su congreso federal con ruido interno y sin consenso

La gestora ultima el calendario que el sábado aprobará por amplia mayoría el máximo órgano. Baraja espaciar más las primarias y el cónclave para diferir la elección de delegados y destensar el partido

Foto: La portavoz de las plataformas pro primarias ya, Nieves Hernández, rodeada de sus compañeros, profiriendo el ¡No es no!, este 13 de enero en Madrid. (EFE)
La portavoz de las plataformas pro primarias ya, Nieves Hernández, rodeada de sus compañeros, profiriendo el "¡No es no!", este 13 de enero en Madrid. (EFE)

Quién diría que el PSOE se encamina hacia un comité federal decisivo (otro más, el décimo desde las generales del 20-D), en el que pondrá fecha de una vez por todas a su 39º congreso ordinario. Un año salvaje después, habiendo sufrido la devastación por la abrupta caída de su secretario general y por haber facilitado, con su abstención, la permanencia de Mariano Rajoy. Lo hace con las aguas internas más serenadas, en medio de un clima de tensión pero no de guerra civil, con las bases aún escamadas pero con los cuadros dirigentes algo más relajados. La gestora superará, y es seguro, una prueba de fuego capital, aunque no sin heridas, porque el consenso, como se preveía, no ha sido posible.

A la cúpula provisional le queda poner el lazo en el comité federal de este sábado. Javier Fernández ya había expresado hace semanas su voluntad de que el cónclave se ubicase "antes del verano", y así será. Las conversaciones que ha mantenido en los últimos días con los barones territoriales —incluidos los críticos, que empujaban para que el congreso se celebrara "cuanto antes" y veían factible situarlo en abril— no le han hecho cambiar de parecer. Su dirección, reunida hoy a las 9 horas, aprobará una propuesta de calendario que validará el comité, convocado para media hora después.

Javier Fernández y Mario Jiménez, en el último comité federal del PSOE, el pasado el 23 de octubre. (EFE)
Javier Fernández y Mario Jiménez, en el último comité federal del PSOE, el pasado el 23 de octubre. (EFE)

A falta de conocer la fecha final, la horquilla sobre la que se trabaja ya está bastante tasada: se prevén las primarias entre militantes para elegir secretario general para finales de mayo (el 21, la más plausible, o bien el 28) y el 39º Congreso Federal, en el que los delegados ratificarán al líder y votarán los documentos políticos, los estatutos y los nuevos órganos de dirección, para mediados de junio (el 17 y 18 de junio es la fecha más segura, la que está prácticamente "cerrada", aunque cabría la opción del 10-11 o, la más remota, del 24-25). Es decir, entre una cita y otra pasarían entre tres semanas y un mes.

En 2014, entre la elección de Pedro Sánchez (13 de julio) y la celebración del cónclave (26 y 27 del mismo mes) mediaron solo 15 días. Pero aquel era un congreso extraordinario en el que, aunque hubo confrontación, no existía un grado de hostilidad tan mayúsculo como el que condujo al destronamiento del ya exdiputado madrileño el pasado 1 de octubre y el que, aunque mitigado por el paso de las semanas, sigue existiendo. Por eso Ferraz baraja que transcurra más tiempo entre la consulta a las bases y el congreso, para permitir que baje la temperatura interna. Ello posibilitaría diferir la elección de delegados al cónclave, que estos sean votados después que el secretario general para garantizar una asamblea tranquila. En cualquier caso, de este comité saldrá el fin de semana preciso del cónclave, pero no de la consulta para designar jefe de Ferraz.

Los críticos piden congreso en abril. Fernández no cede: quiere primarias a finales de mayo y cónclave a mediados de junio (lo más probable, el 17 y 18)

Sánchez, cuando planificó tras la debacle de las elecciones vascas y gallegas un congreso ordinario, ubicó las primarias el 23 de octubre de 2016 y el cónclave, para el 2, 3 y 4 de diciembre. O sea, más de un después de votado el líder. Cuando reconvirtió su propuesta a un congreso extraordinario, dejó la fecha de la consulta en el mismo lugar (23-O) pero adelantó el cónclave al 12 y 13 de noviembre. La normativa interna del PSOE, en consecuencia, otorga flexibilidad a la hora de disponer el calendario. En cualquier caso, este sábado no se convoca el congreso: se hará más adelante, en primavera, puesto que los estatutos estipulan que ese acto formal debe hacerse con "al menos" 60 días de antelación. Será entonces, previsiblemente antes de Semana Santa, cuando todos los plazos del proceso congresual queden ya fijados, incluidas las primarias.

Habrá fecha fija

Fernández se empeñó en dilatar los tiempos para asegurar la celebración de "un buen congreso" y propiciar una reflexión tranquila sobre el proyecto, aunque los críticos aducen que el presidente asturiano y su dirección buscan acomodar el calendario a los deseos de Susana Díaz, la líder de la federación más poderosa del PSOE y la más que probable aspirante a la sucesión del trono de Ferraz. De hecho, como verbalizó el pasado martes Mario Jiménez, el portavoz de la gestora, se ha decidido que en este comité se apruebe la fecha precisa del cónclave —y no una planificación "orientativa", como era la primera intención— para intentar aplacar el desasosiego interno, para hacer que todo el partido centre sus "energías" en la elaboración de la ponencia marco —que se irá componiendo a partir de varias convenciones temáticas, y no con una sola conferencia política— y en la tarea de "oposición útil" al Gobierno del PP. El 'planning' y la argumentación son compartidos por los presidentes de Andalucía (Susana Díaz), Extremadura (Guillermo Fernández Vara), Castilla-La Mancha (Emiliano García-Page), Valencia (Ximo Puig), Aragón (Javier Lambán), más la mayoría de la federación asturiana que pilota Fernández y la gestora canaria.

El PSOE fija la fecha de su congreso federal con ruido interno y sin consenso

Los críticos entienden que la situación de provisionalidad "perjudica" al PSOE, porque no ofrece "credibilidad", y "desconcierta a los ciudadanos y a los militantes", porque no es comprensible que la gestora esté tomando decisiones que "trascienden a su función de convocar un congreso", según glosaba este viernes, en una entrevista en 'El País', la líder del PSE, Idoia Mendia. "No hay ni una sola razón ni un solo argumento objetivo, válido, razonable, razonado, ni comprensible que justifique estar sin dirección en el partido durante nueve meses", comentaba a Efe por su parte su homóloga navarra, María Chivite. Los contrarios a la dirección advierten de que no hace falta tanto tiempo para discutir sobre el proyecto, porque en los más de 100 días que lleva al frente del partido no ha debatido "absolutamente de nada", en palabras de Chivite. Asimismo, presionan para que en ningún caso se excluya a los militantes del PSC de la votación del líder del PSOE.

La contestación a la hoja de ruta de la dirección se visualizará con las palabras, pero puede que no se fuerce votación ni haya contrapropuesta

Los barones que discrepan de Fernández son más en número —la presidenta de Baleares, Francina Armengol; más los líderes de Euskadi (Mendia), Navarra (Chivite), Madrid (Sara Hernández), La Rioja (César Luena), Castilla y León (Luis Tudanca), Murcia (Rafa González Tovar) y Ceuta (Manolo Hernández) y las jefas de las gestoras de Galicia (Pilar Cancela) y Melilla (Gloria Rojas)—, pero su peso en el comité es bastante menor al de las grandes federaciones, que están alineadas con Ferraz. Por esa razón, y porque varios de los dirigentes críticos creen que en el fondo "es absurdo" votar si el congreso es en mayo o en junio —abril, en realidad, tiene la contraindicación de que cae la Semana Santa justo a la mitad—, es previsible que no se fuerce una votación. Se evidenciará el malestar y la contestación a la dirección interina a través de los turnos de palabra, pero la colisión quizá no se visualice por tanto numéricamente. Eso sería una muestra de que aunque hay un choque de modelos, el clima se ha destensado algo.

El realineamiento del PSC

Los dirigentes contrarios a la gestora, además, saben que la hoja de ruta diseñada por Fernández saldrá aprobada por amplísima mayoría, y muchos creen que no merece la pena desgastarse en una contienda que tienen perdida, cuando la guerra vendrá en pocas semanas, cuando se destapen las candidaturas. El viento sopla a favor de la gestora. El 1 de octubre, los susanistas ganaron por 132 votos a favor y 107 en contra (25 de diferencia), y el 23 de octubre, cuando se decidió la abstención, se impusieron por 139-96 (43 a su favor). Ahora la victoria podría ser más holgada, ya que el PSC apoyará el plan de Fernández, según adelantaron fuentes del aparato de Miquel Iceta a este periódico, porque además así lo acordó la delegación en una reunión que mantuvo este mediodía en Barcelona. La cántabra Eva Díaz Tezanos también desearía que el cónclave tuviera lugar cuanto antes, pero no es partidaria de entrar en "polémicas". Forzar una votación o presentar una contrapropuesta, que no está en los cálculos de los discrepantes, serviría para visualizar una minoría menguante.

Los socialistas catalanes están esforzándose al máximo para exhibir la "neutralidad" prometida por Iceta tanto a la gestora como a Díaz, pese a que son conscientes de que sus bases, a día de hoy, respaldarían mayoritariamente a un candidato contrario a la presidenta andaluza. Además de "reconducir" sus planteamientos políticos —así lo entiende Ferraz—, el PSC multiplica sus gestos de distensión para convencer a los oficialistas de que conviene a ambas partes que sigan en los órganos de dirección y que sus militantes puedan votar al líder del PSOE. Por eso, como adelantó 'La Vanguardia', el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, y el responsable de Coordinación e Implantación Territorial, José Luis Jimeno, convocaron el pasado martes a los jefes del aparato de las 16 federaciones catalanas, para exigirles "máxima neutralidad" en el proceso congresual del PSOE, para que no se volcaran con ninguno de los aspirantes y sí fomentaran en cambio la participación de las bases. La petición a los barones locales partía de una decisión de la ejecutiva del PSC, no a un requerimiento manifestado por Ferraz.

El PSC exigió a sus federaciones "máxima neutralidad" en el proceso congresual del PSOE y ha acordado apoyar el plan de Fernández

La voluntad de la dirección de Iceta era lanzar un mensaje potente: el compromiso con la "neutralidad" es total e inequívoco, y nada lo va a quebrar. Sin embargo, no es percibido de la misma manera por los miembros de la delegación del PSOE en la comisión bilateral que está repasando los vínculos entre las dos organizaciones hermanas. En Ferraz son conscientes de que el PSC intenta "hacerse perdonar" por su "gravísima" equivocación de haber desobedecido el mandato del comité federal, ordenando el voto en contra a Rajoy en la investidura, pero subrayan que la "neutralidad" se tenía que haber demostrado antes —el PSOE recuerda que la perdió en el congreso de 2012, cuando apostó en bloque por Carme Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba— y que en todo caso ese gesto, un "elemento coyuntural o circunstancial", no influye en las conversaciones que están llevándose a cabo para evaluar las relaciones de forma "estructural".

Patxi López y Pedro Sánchez, el pasado 19 de abril en el Congreso. (EFE)
Patxi López y Pedro Sánchez, el pasado 19 de abril en el Congreso. (EFE)


Otro guiño del PSC se verá este sábado: no solo se alineará con la gestora en la cuestión del congreso, sino que Iceta, en caso de que tome la palabra, no hablará sobre el proceso interno, según confirman desde su círculo de confianza.

Sánchez no hará más actos hasta la convocatoria

En cuanto se fije la fecha del cónclave, habrá que estar atento a los movimientos de los posibles candidatos. El que antes podría destaparse es Patxi López, a quien la mayoría de barones críticos ven como mejor alternativa a Díaz: con más garantía de éxito frente a ella y con un talante más componedor, más idóneo para evitar que se agrande la fractura en el PSOE. El exlendakari sigue calibrando sus opciones, y en su entorno lo ven bastante decidido a dar el paso, pero su decisión dependerá de los apoyos que recabe. El miércoles se vio en una cafetería próxima a Ferraz con Guillermo Fernández Vara, declarado partidario de Díaz. Fuentes próximas a ambos dirigentes sostenían que se trataba de "un encuentro de dos grandes amigos" que saben que están ahora en trincheras distintas. El presidente extremeño es proclive a una candidatura de unidad liderada por la baronesa andaluza, aunque esta deba ser consciente de que no puede reconstruir el PSOE "con una parte del partido", según manifestó él mismo a los medios el mismo miércoles.

Patxi López y Vara se citaron el miércoles en Madrid. El exlendakari parece decidido a competir. El extremeño es partidario de Díaz

Sánchez, a su vez, no hablará de su candidatura hasta que no sea formal la convocatoria del congreso y se conozcan "las reglas del juego". Su equipo sí traslada ya que, hasta entonces, ni siquiera protagonizará más actos públicos con militantes como los dos que hizo antes de final de año. La razón es que prefiere "administrar sus tiempos" e impedir que le acusen de abanderar "un proyecto personal". Sus colaboradores niegan que su 'desaparición' obedezca a la falta de apoyos en los territorios. Díaz, mientras, sigue con su agenda institucional, pero la impresión generalizada no cambia: ha dado tantos pasos al frente, aducen fuentes de todos los sectores, que resultaría insólito que no se lanzara al ruedo esta vez, después de amagar en otras ocasiones. La semana próxima arranca su 'precampaña' orgánica en Castilla y León.

El PSOE fija la fecha de su congreso federal con ruido interno y sin consenso

Las plataformas críticas piden nueva dirección para mayo por si hay adelanto electoral y que no se eche al PSC

El ambiente puede estar algo más relajado por las alturas del PSOE, pero no en las bases. Este viernes los portavoces de las plataformas críticas que han eclosionado en todo el país al grito de primarias y congreso ya se reunieron en Madrid para trasladar su posición a los medios vía manifiesto horas antes del comité federal de este 14 de enero. 

La cita fue a las cinco de la tarde en un bar pegado a la Fundación Abogados de Atocha, en el barrio madrileño de Embajadores, y la maestra de ceremonias fue la portavoz estatal de las plataformas, la exconcejal sevillana Nieves Hernández. Los convocantes, en su escrito [aquí en PDF], apelan a la "responsabilidad" de la gestora y de los miembros del comité para que aprueben, "sin más dilaciones", la convocatoria del congreso "de forma inmediata", precedido por las primarias. El proceso, dicen, ha de llevarse a cabo de forma "inaplazable, en fechas que permitieran contar con una nueva dirección democráticamente elegida en el mes de mayo de 2017, para que el partido esté preparado en caso de adelanto electoral". Las plataformas rechazan "cualquier decisión" que signifique la aprobación de los Presupuestos del Estado (la dirección ya ha dicho que no lo hará) y no quieren que se deje "al margen" del congreso a los militantes del PSC.

El manifiesto está firmado por las 56 plataformas ya constituidas (algunas locales o comarcales), que agrupan a "miles y miles de militantes", según Hernández. También han sido apoyadas en este viaje por algunos de los diputados que votaron no a Mariano Rajoy en la investidura, como Odón Elorza o Zaida Cantera, ninguno presente este viernes. Los colectivos se quejan del "menosprecio" infligido por los dirigentes y se temen el "caso omiso" que haga mañana el comité. "La persistencia en la falta de convocatoria de las primarias y el congreso "no puede ser interpretada para apaciguar los ánimos". "Lo normal es que las dilaciones sin explicación convincente alguna contribuyan a lo contrario", reza el escrito.

Dado que la previsión es que el cónclave se haga en junio, se preguntó a Hernández por esa diferencia de pocas semanas respecto a su petición. La portavoz sostuvo que no se puede reducir la disputa a un mes, puesto que junio "puede ser tarde", ya que si Mariano Rajoy no saca adelante sus Presupuestos, puede disolver las Cortes, y unos nuevos comicios pillarían al PSOE en una situación muy precaria. 

Pese a que este sábado se pondrá ya fecha al congreso, Hernández avisó de que el escenario puede no quedar del todo "claro", por lo que las plataformas "tienen trabajo que seguir haciendo". Hernández rechazó que se asimile su movimiento a Pedro Sánchez. De hecho, no quiso pronunciarse sobre ninguno de los posibles candidatos porque ninguno "ha dado el paso" de postularse. Pero los portavoces sí gritaron durante la rueda de prensa el "no es no" santo y seña del exsecretario general. Además, Hernández no descartó que las plataformas se reconviertan posteriormente en colectivos de apoyo a un aspirante ("lo decidirán ellas"), igual que constató las "dificultades" detectadas para afiliarse a través de la web, queja de otro grupo de militantes críticos, Recupera PSOE (ahora rebautizados como Recupera Socialismo), responsables de la apertura de una 'sede paralela' en Ferraz, 10, de la que Hernández se desvinculó. La portavoz sí dijo que desde el 1 de octubre "muchas agrupaciones" de base están "cerradas"

Por cierto que Recupera PSOE presentó también este viernes un "escrito informativo" a la gestora "donde se acreditaban algunos casos de incidencias relacionadas con la afiliación, especialmente 'online', para que desde la lealtad se tuviera constancia desde el órgano correspondiente de esos problemas en aras de una mayor transparencia y participación".

La plataforma insiste en un comunicado totalmente conciliador, al que tuvo acceso este diario, en que "no suplanta ninguna función del partido" y garantiza que actuará siempre con el "máximo respeto a las siglas". Por eso agradece a Ferraz que reconociera, como hizo a El Confidencial, que había "deficiencias" en la web de afiliación y se ofrece a "ayudar a mejorar el partido". Recupera PSOE añade que, aunque nació de la mano de una cincuentena de militantes, ahora son "cientos" de Madrid y de toda España, y sin vinculación con ninguna posible candidatura. Y concluye que, aunque muchos de sus miembros forman parte de las plataformas proprimarias, entiende que tras "aclararse" el calendario, cabe iniciar "una etapa de tranquilidad y sosiego para que el proceso de elección de la nueva dirección se realice en un clima de normalidad". El tono es mucho menos beligerante que el empleado hoy por Hernández y sus compañeros.

El portavoz de la cúpula provisional, Mario Jiménez, quitó hierro a la reunión de este viernes de los críticos. En declaraciones en Antena 3 y RNE definió como "un acto de participación interna" y una "expresión de la libertad interna que funciona" en el PSOE la rueda de prensa de las plataformas proprimarias. El dirigente andaluz añadió que la gestora "escucha a toda la militancia" y que hay "interacción continua con ellos a través de las redes sociales", informa Efe.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios