al empresario iraní massoud zandi

La Fiscalía denuncia al socio de Cebrián por defraudar más de tres millones a Hacienda

Massoud Zandi ha sido denunciado por simular su domicilio fiscal en Dubái y ocultarse del fisco a través de un entramado de sociedades que aparecen en los papeles de Panamá

Foto: Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)
Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, ante la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)

Massoud Zandi, el empresario español de origen iraní del que Juan Luis Cebrián dice ser “viejo amigo”, tiene un grave problema con la Agencia Tributaria. El hombre que hizo una millonaria donación al presidente de Prisa por su “larga relación de amistad y de mutuo apoyo en materias personales y profesionales” ha sido denunciado por la “posible comisión de un delito contra la Hacienda Pública”, según un documento oficial al que ha tenido acceso El Confidencial.

Zandi tendrá que declarar a principios de 2017 en calidad de investigado, al atribuirle la Fiscalía una presunta defraudación de 3,32 millones a la Hacienda española, “al no presentar en 2010 declaración alguna en relación al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, pese a obtener unas rentas inmobiliarias de 15,78 millones y unas ganancias de patrimonio no justificadas de 7,75 millones”. Borja Thyssen, que está siendo investigado por un caso similar, se enfrenta a una pena de tres años de cárcel por la presunta defraudación de 630.000 euros, cinco veces menos.

La Fiscalía abrió diligencias contra Zandi el pasado 20 de septiembre en el Juzgado de Instrucción número 3 de Pozuelo de Alarcón (Madrid). La sede judicial está curiosamente situada apenas a dos kilómetros de la casa del empresario iraní, vecino entre otros de Cristiano Ronaldo, Simeone y Alejandro Sanz. El auto también implica a Cristina Salvador Perucha, su secretaria personal y administradora de un gran número de sociedades del inversor amigo de Cebrián y Felipe González.

La denuncia de la Fiscalía se produce tras un informe remitido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en el que se demuestra que Zandi tenía su residencia en España, motivo por el cual “se encontraba obligado a tributar en nuestro país por el conjunto de las rentas por él obtenidas a nivel mundial”. Pese a ello, y con la intención de obtener “un beneficio fiscal ilícito”, el denunciado organizó un entramado societario a fin de simular su residencia en dicho ejercicio en Dubái y al tiempo ocultar la titularidad de los bienes que ostentaba tanto en España como fuera del territorio nacional.

Zandi siempre ha sostenido que ha acreditado que vivía en la capital del emirato del mismo nombre y que la inspección tributaria de Hacienda era simplemente “ordinaria”. Pero lo cierto es que la Agencia Tributaria llevó a cabo el 1 de junio de 2015 un registro en la sede de la oficina de representación en España de Star Petroleum (calle Serrano 51, Madrid) y en su propio domicilio personal. Los técnicos de Hacienda entraron en ambos inmuebles ante la “existencia de fundadas sospechas de la existencia de defraudación tributaria partiendo de la documentación recabada en registro efectuado en despacho profesional de un asesor fiscal”.

La colaboradora necesaria

Cinco días y un mes más tarde, el 6 de julio de 2015, Juan Luis Cebrián y Antonio Navalón, persona muy próxima también del presidente de Prisa, fueron nombrados consejeros de Star Petroleum, sociedad con domicilio en Luxemburgo. Esta compañía estaba y está controlada de forma mayoritaria por Zandi a través de Hyersonic Limited, creada en Samoa y traslada después a Seychelles con ayuda de los bufetes Mossack Fonseca y Morgan & Morgan. Tanto las empresas como los despachos aparecen en los conocidos papeles de Panamá. Uno de los dos bufetes panameños también ha sido imputado y llamado a declarar.

Star Petroleum es una de las sociedades que la Fiscalía considera que fue utilizada para cometer la presunta defraudación, en la que, según la denuncia del fiscal, tenía como colaboradora necesaria a Cristina Salvador Perucha, quien se encargaba de “la gestión diaria de los asuntos económicos de todas las sociedades de las que era verdadero dueño el denunciado, Zandi Gohazrrizi Massoud”. Perucha, según el auto, tenía como función hacer llegar al inversor el “dinero en efectivo” de estas empresas, para “atender a sus gastos diarios generados como consecuencia de su residencia en España, de manera que la misma no pudiera ser detectada por la Agencia Tributaria”.

De momento, la Fiscalía ha concluido que Zandi habría defraudado 3,32 millones de euros tan solo en el ejercicio fiscal 2010. Pero la acusación podría multiplicarse, porque los técnicos de Cristóbal Montoro están investigando los siguientes años del socio de Cebrián, al que regaló un 2% de la petrolera, valorado inicialmente entre 4,5 y seis millones de euros. Posteriormente, el académico de la Lengua firmó un acuerdo para adquirir un 4,9% adicional de Star Petroleum por 14,67 millones. La investigación parte desde 1999 en adelante, años en los que el empresario hizo constar que tenía domicilios en Luxemburgo, Suiza y Dubái.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios