acomete una ampliación de capital

Zandi arruina a los vips de Prisa y de La Finca al reducir a cero el valor de Star Petroleum

El empresario de origen iraní ha acometido una ampliación de capital en la petrolera en la que están varios consejeros del grupo de comunicación y otros inversores de postín

Foto: Massoud Zandi, junto a Cristina Salvador, la administradora de sus sociedades. (EC)
Massoud Zandi, junto a Cristina Salvador, la administradora de sus sociedades. (EC)

Massoud Zandi ha vuelto a pedir dinero a sus ilustres inversores para revitalizar Star Petroleum, la petrolera española con domicilio en Luxemburgo con la que pretende extraer crudo en Sudán del Sur. El problema para sus socios en esta aventura es que el empresario de origen iraní ha reducido a apenas un millón de euros el valor de la compañía a partir de la valoración realizada por Deloitte, un deterioro que supone la pérdida del dinero aportado hasta la fecha por personajes como Juan Luis Cebrián, Javier Merino, Alberto Cortina, Andres Piedrahita (Madoff España), Guillermo Mesonero Romanos y Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, entre otros.

Según distintas fuentes, Star Petroleum ha llevado a cabo recientemente una ampliación de capital a través de la cual Zandi ha pedido a sus accionistas inyectar más dinero a la sociedad para acometer el proyecto de Sudán del Sur. La novedad es que, para esta operación, la valoración de la compañía ha pasado de los casi 300 millones en los que se tasó hace justo un año a tan solo un millón. Un deterioro o 'writte off', como se conoce en el mundo financiero, de prácticamente el 100% que supone, 'de facto', el reconocimiento de haber perdido toda la inversión anterior.

El fiasco ha supuesto una enorme decepción entre los accionistas, que aún esperaban un milagro para revitalizar una aventura que lleva casi cinco años parada. Aunque algunos daban por hecho que el proyecto ya era un fracaso, no entienden cómo en abril de 2015, hace poco más de un año, Zandi firmó con Cebrián el contrato de opciones para que el presidente de Prisa pudiera comprar hasta un 4,9% adicional de Star Petroleum por 14,69 millones en tres fases. En consecuencia, el valor total de la sociedad era de 299,7 millones.

Ahora, la compañía presidida por el propio Zandi y gestionada por Miguel Ángel Remón, exdirector general de Repsol, apenas vale un millón de euros preampliación de capital. Pese a esta operación acordeón, que algunos empiezan a calificar de estafa, varios de los inversores han vuelto a suscribir la emisión de acciones nuevas para no ver diluida su participación. Es el caso de Guillermo Mesonero Romanos, que explica que su inversión es minoritaria. En realidad, tiene el 3,5% de la empresa, lo que le coloca como el quinto accionista. Su participación valía, según el contrato entre Zandi y Cebrián, 10,5 millones de euros, pero ahora se ha visto reducida a apenas 35.000 euros.

El líder de los empresarios americanos, pillado

Entre los afectados también está Jaime Malet, que en su día adquirió 14.322 acciones de Star Petroleum, que en el momento álgido tenían un valor de mercado próximo a los 600.000 euros. Tras el ajuste del patrimonio, ahora podría venderlas por 5.000 euros, motivo por el cual también ha acudido a la ampliación de capital, según ha reconocido a El Confidencial. No obstante, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, habitual colaborador de medios de comunicación y ponente de conferencias, rechaza dar más explicaciones de por qué invirtió en esta compañía.

Malet han advertido en los últimos meses del gran riesgo político que había en España para los inversores por la incertidumbre electoral. Pero, sin embargo, le debió parecer más seguro destinar parte de sus ahorros a Sudán del Sur, un país nacido en 2011 tras años de guerra con sus vecinos del norte, que ahora está en otra lucha sangrienta entre sus dos principales etnias, un conflicto que ha provocado 50.000 muertos, según publicó 'El País' en agosto de 2015.

La reducción del valor de Star Petroleum afecta sobre todo a Juan Luís Cebrián, presidente de Prisa, editora del citado periódico, ya que Zandi le regaló un 2% del capital por su relación de amistad. Con la tasación previa a la ampliación de capital, ese paquete valía unos seis millones de euros, presente que ahora se habría visto disminuido hasta los 20.000 euros. Se supone que, tras este brutal deterioro de la compañía, el miembro de la Real Academia de la Lengua no habrá ejercido el primer plazo de la opción de compra por el 4,9% del capital. El pago, acordado a través de un banco uruguayo con cuenta en Suiza a favor del propio Zandi, le obligaba a desembolsar cuatro millones de euros el pasado 30 de abril.

Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, bajo la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)
Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, bajo la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)

El ejercicio de esa opción hubiera sido una ruina para Cebrián, que conoce de primera mano la situación de Star Petroleum. Primero, porque fue consejero durante 2015; y segundo, porque tiene una estrecha relación con Luis Jiménez, el auditor de Deloitte al que la petrolera encargó un análisis exhaustivo de las cuentas y de su balance. Jiménez, que fue el que firmó el informe anual de Prisa durante ocho años, ha liderado el estudio de la consultora, un documento vital para el posterior deterioro del valor de la compañía y la consecuente pérdida para los accionistas.

La operación acordeón también afecta a Roberto Alcántara, el millonario mexicano que inyectó 100 millones en Prisa; Alain Minc, otro consejero del grupo editorial y de Caixabank, y a Antonio Navalón, socio y colaborador de 'El País', que entraron en Star Petroleum por consejo de Cebrián.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios