La agencia espacial rusa ya se fía de Musk y SpaceX
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Cosmonautas en la Crew Dragon

La agencia espacial rusa ya se fía de Musk y SpaceX

El director de la agencia espacial rusa dice que la Crew Dragon de SpaceX es ahora lo suficientemente segura como para transportar a sus cosmonautas y se abre a compartir misiones con la NASA

Foto: Roscosmos se abre a trabajar con Musk y su compañía SpaceX. (Reuters)
Roscosmos se abre a trabajar con Musk y su compañía SpaceX. (Reuters)

Dimitry Rogozin, director de la agencia espacial rusa Roscosmos, ha afirmado que la Crew Dragon de SpaceX ya tiene la experiencia necesaria como para que sus cosmonautas puedan viajar en ella con toda seguridad. Los rusos se abren así por primera vez a la posibilidad de utilizar las naves de Musk para sus viajes espaciales mientras intentan solventar los fallos que tienen las suyas.

Foto: El ArF nos acerca un poco más a dominar la energía de las estrellas. (NRL)

"En nuestra opinión, SpaceX ya ha adquirido suficiente experiencia para poder poner a nuestros cosmonautas en Crew Dragon", ha declarado Rogozin durante una intervención en el congreso internacional de aeronáutica que se ha celebrado estos días en Dubái.

Esto supone un giro a lo que Rogozin y otros miembros de Roscosmos han estado diciendo hasta ahora. A pesar de que la Crew Dragon ha transportado con éxito a astronautas de la NASA en la misión Demo-2, las misiones Crew-1 y Crew-2 y en la misión comercial Inspiration4, la agencia espacial rusa ha venido manifestando hasta ahora sus dudas sobre la Crew Dragon y su seguridad.

placeholder Roscosmos abre la puerta a permitir que sus cosmonautas viajen en una Crew Dragon. (SpaceX)
Roscosmos abre la puerta a permitir que sus cosmonautas viajen en una Crew Dragon. (SpaceX)

Ahora, Rogozin se abre no solo a la posibilidad de dejar que sus cosmonautas vuelen en la Crew Dragon sino también a vuelos con tripulaciones mixtas formadas por rusos y estadounidenses. "Creo que estaremos en condiciones de debatir sobre los candidatos que pueden volar a la estación espacial a bordo de la Crew Dragon", ha dicho Rogozin.

Este debate tiene como interlocutor a Pam Melroy, la actual administradora adjunta de la NASA. “En este momento, estamos teniendo esa conversación", afirmó Melroy durante la conferencia. "Creo que han sido muy claros desde el principio en que creen firmemente, y lo entendemos perfectamente, que como no tienen tantos datos como nosotros han esperado a que haya varios vuelos antes de sentirse seguros del rendimiento del vehículo”.

Foto: Musk cada vez más cerca de convertirse en emperador galáctico (JD/Novaceno)

La NASA está intentando que haya al menos un astronauta de la NASA y un cosmonauta de Roscosmos en cada misión. Así, en caso de que las Soyuz o los vehículos comerciales de la tripulación se queden en tierra durante un periodo prolongado, se garantiza la presencia de ambos países en la estación espacial y la capacidad de mantener sus programas separados.

SpaceX hunde aún más el programa espacial ruso

El actual director de Roscosmos y su equipo han mostrado un escepticismo con la seguridad de las naves de SpaceX que no aplican a su propio programa espacial. Las misiones de Roscosmos llevan años fallando debido a su errática gestión, la pérdida de talento, los recortes presupuestarios de Putin y la falta de confianza que generan sus naves.

Su director, Dimitri Rogozin, renegaba del programa espacial ruso hasta que Putin le nombró a dedo en 2018, y su gestión —salpicada por la corrupción y la falta de un plan claro— no ha ayudado a levantar un programa espacial que lleva años oliendo a ropero viejo.

placeholder Rogozin (izq.) y Putin le están dando la puntilla al programa espacial soviético. (EFE)
Rogozin (izq.) y Putin le están dando la puntilla al programa espacial soviético. (EFE)

Sin inversión en innovación y talento, Roscosmos sigue echando mano de naves antiguas que ya no están para demasiados alardes. Según la Planetary Society —una organización no gubernamental dedicada al seguimiento y fomento de la exploración espacial con fines científicos—, entre 2011 y 2016 los rusos tuvieron 15 problemas graves en sus cohetes que acabaron en la destrucción o inutilización de satélites y naves de carga.

Desde 2017, hemos visto cómo han seguido perdiendo decenas de satélites debido a fallos humanos y han puesto en grave peligro la integridad de la Estación Espacial Internacional (EEI). En 2018, la EEI comenzó a perder oxígeno debido a un agujero en la Soyuz MS-09 y, un par de meses más tarde, la Soyuz MS-10 abortó su lanzamiento poniendo en riesgo a su tripulación al hacerla caer a 500 kilómetros de su objetivo mientras soportaba aceleraciones de hasta 7G.

placeholder Uno de los agujeros en la Soyuz, que al parecer estaba tapado con pegamento. (NASA)
Uno de los agujeros en la Soyuz, que al parecer estaba tapado con pegamento. (NASA)

En julio de este año, su módulo Nauka, un modelo que viene coleando desde 2007, tuvo un fallo en sus retrocohetes que hizo que la EEI se pusiera a girar fuera de control. Y este mismo mes, un nuevo error de una Soyuz provocó que la EEI se saliera de su órbita.

La acumulación de errores y la abrumadora irrupción de SpaceX han provocado que Roscosmos deje de recibir contratos. Una losa que, unida a la desidia presupuestaria de Putin, ahora más preocupado en invertir en misiles hipersónicos, ha hecho que la caída del programa espacial ruso sea imparable.

SpaceX Espacio Vladimir Putin
El redactor recomienda