Es noticia
Menú
La próxima 'misión imposible' de Elon Musk: este es el robot que quiere colocar en tu casa
  1. Tecnología
DE LAS RUEDAS A LAS PIERNAS

La próxima 'misión imposible' de Elon Musk: este es el robot que quiere colocar en tu casa

Tesla acaba de presentar su primer prototipo de robot humanoide, que está muy por detrás de lo que hace la competencia. Pero Musk tiene un plan para adelantarlo: usar el 'software' de autoconducción y llevarlo a cada casa

Foto: El prototipo de Optimus presentado por Tesla. (Tesla)
El prototipo de Optimus presentado por Tesla. (Tesla)
  • Elon Musk es ya oficialmente el nuevo dueño de Twitter

Todas las luces están enfocando mientras los ojos se abren como platos. Elon Musk acaba de dar paso al que será el nuevo robot de la compañía, que entra al escenario bailando a ritmo de 'dubstep'. Ni sus movimientos ni sus contorsiones hacen que parezca un aparato y, en efecto, no lo es. Debajo, solo hay un hombre disfrazado que parece una metáfora de las promesas aplazadas de Tesla. Aquello fue hace un año y dejó a todos con el ceño fruncido. Ahora, la tecnológica ha presentado un nuevo prototipo de humanoide, Optimus, y esta vez sí apareció, aunque rodeado de matices. ¿Y cuándo llegará? "Meses o años", ha sido la respuesta del magnate, que sí tiene claro que quiere llevarlos a cada casa y que no cuesten más de 20.000 dólares.

En un año, Tesla ha pasado de mostrar únicamente a un tipo con mallas y unas cuántas diapositivas sobre sus avances a mostrar un robot en su AI Day, que tuvo lugar el pasado fin de semana. Este primer ejemplar, bautizado como Bumble C, consiguió salir ante el público por su propio pie y saludar a los asistentes, pero la firma no arriesgó mucho más. Era la primera vez que no usaba "ningún soporte, grúa o cable" para sostenerse, en palabras de Musk, que dio paso a un vídeo en el que se le veía regando plantas o transportando cajas, siempre con algún tipo de ayuda para mantener el equilibrio.

El problema es que este tipo de proyectos ya se habían visto antes en compañías como Honda o Toyota, que llevan años trabajando en sus propios robots. Por no hablar de los avances de Boston Dynamics, que cuenta con los modelos más punteros. Solo hace falta ver esta presentación del verano 2021, donde se veía a un prototipo haciendo todo tipo de acrobacias en una habitación. Nada que ver con lo que ha mostrado Musk por ahora, pero eso no supone necesariamente que vaya por detrás

¿Humo o adelantamiento?

"El robot de Tesla es completamente distinto", argumenta Guillermo Quintana, ingeniero de inteligencia artificial que lleva años estudiando los desarrollos de Tesla en materia de conducción automática. "Lo que ha mostrado Boston Dynamics no deja de estar coreografiado y, aunque sean más ágiles y buenos en tareas específicas, han sido resultado de desarrollo de más de una década. Aquí llevan poco más de un año", defiende este especialista. "La principal diferencia es la inteligencia artificial en diseño y capacidades de percepción y navegación. Boston Dynamics no tiene ni de lejos esto", recalca Andrés Torrubia, cofundador del Instituto de Inteligencia Artificial, que también enfatiza la rapidez con la que han conseguido ciertos resultados. "En su caso, prima más la velocidad y la fuerza que la habilidad y la eficiencia. Por eso, la autonomía que tienen después de muchos años es muy pequeña, de una hora".

Foto: Los robots de Boston Dynamics se han hecho famosos por sus bolos en internet.

Por ahora, Bumble C tiene una estatura 1,73 metros y pesa 57 kilos y, para moverlos, contará con un paquete de baterías de 2,3 kWh que, según los técnicos, darían autonomía para "una jornada completa de trabajo". Sin ir más lejos, los primeros ejemplares van a ser probados y entrenados en las plantas de fabricación de Tesla, donde se espera que realicen distintas tareas y mejoren capacidades sobre la marcha. "Es lo que me parece más interesante, porque ya tiene una aplicación dentro de la compañía", incide Quintana.

En todo esto también hay una cuestión que ha llamado la atención a muchos: si ya hay fábricas robotizadas sin forma humana, ¿para qué crear ahora un dispositivo con dos piernas, dos brazos y cinco dedos en sendas manos? "Lo normal es que se hagan atajos y solo se utilice un brazo robótico inventado al que agarrar piezas o herramientas", responde este experto, que aclara que la razón que hay detrás es que puedan agarrar estos instrumentos igual que lo haría un humano. "Es una forma de reducir costes, porque los sustituyes por una persona sin tener que diseñar nuevas herramientas para ellos", comenta este ingeniero, que pone un ejemplo práctico: "Desde hace años, Tesla reconoce que la automatización del cableado era el punto que más se le resistía, así que lo pueden usar para estas tareas más precisas".

Esto último está conectado con el que, hasta ahora, ha sido el gran obstáculo de Boston Dynamics: no sabe cómo rentabilizar estos aparatos. De hecho, la compañía fue adquirida por Hyundai hace poco más de un año por un precio de 880 millones de dólares, después de haber pasado por las manos de Softbank y Google, que no supieron hacer que ganara dinero. Y ahí Musk tiene otra idea: que tengan tanto uso doméstico como industrial para producirse en masa y, así, bajar el precio. Sin embargo, no parece que sea algo que pueda llegar pronto.

"El primer caso de uso no será el doméstico. Va a tener una curva de adopción similar a los Tesla: los primeros eran más caros y solo los compraba gente con mucho dinero o que le iba a sacar una gran utilidad", adelanta Torrubia al respecto. "Es una tecnología que aún está en pañales para eso. Por ejemplo, necesitas unos estándares de seguridad que no se han inventado todavía y que son necesarios para evitar que, por ejemplo, alguien se caiga. Y eso en un entorno industrial, que es más peligroso, es aún más lento", dice Quintana por su parte. Además, la robótica en el hogar siempre ha estado más enfocada a las aplicaciones médicas o asistencias, tareas que son mucho más complicadas de aprender que mover cajas.

Los baches de los humanoides

Una de las claves diferenciadoras del robot de Tesla es que es, a priori, capaz de tomar decisiones basándose en lo que ocurre, aunque no reciban indicaciones. Sí, el proyecto es también una forma de reciclar los desarrollos que Tesla ya ha avanzado para sus coches. Según explicaron, Optimus usa tanto el mismo 'software' (Autopilot) como sensores de inteligencia artificial que los automóviles de la marca. "Es pasar de un robot sobre ruedas a uno sobre piernas", en palabras de uno de los ingenieros que estuvo en la presentación. Además, Musk ha dicho que el objetivo es que cueste menos de 20.000 dólares, lo que supondría que costara cuatro veces menos que el más barato de Boston Dynamics. Eso sí, aquí cabe recordar que solo Autopilot, que se vende como extra, acaba de subir su precio a los 15.000 dólares en Estados Unidos.

placeholder Foto: Reuters/Adrees Latif.
Foto: Reuters/Adrees Latif.

"A la hora de detectar objetos y análisis volumétrico para saber dónde andar, es sencillo: en vez de las dimensiones del vehículo, se dan las del robot y se indica por dónde se puede mover", incide Quintana, que ve aquí una importante ventaja respecto al resto. "El robot pequeño de Boston Dynamics, 'Sport', navegaba de forma autónoma pero limitada, porque no respondían bien al encontrar obstáculos, algo que sí consigue este", ejemplifica. Pero la historia no acaba ahí. Ahora tienen que desarrollar nada menos que "el nuevo modelo que gestiona qué articulaciones mover para cada acción, la velocidad a la que irá cada una o cómo gastar la mínima energía posible". Así, este especialista pone de relieve que esto "es más complicado que la labor de conducción, que es un espacio de decisiones más limitado".

No son los únicos problemas, ya que el 'software' de Tesla también tiene sus propios claroscuros. Hay que tener en cuenta que al menos una treintena de investigaciones se mantienen abiertas por los accidentes de Tesla en Estados Unidos y que, desde 2016, llevan prometiendo conducción autónoma (Full Self-Driving) de nivel 5, pero hoy sigue en el 2. Un atraso que ha hecho que incluso algún cliente les acabe demandando y, seguramente, sea el motivo por el que han sido más que ambiguos a la hora de ofrecer plazos. Así, Quintana recuerda que "una cosa es la simulación y otra el mundo real". "Se asumen muchas variables que luego no son verdad, como que el terreno es regular o las condiciones climáticas estables", ejemplifica antes de zanjar: "Ellos se están centrando en ser muy buenos en la simulación, pero se están dando cuenta de que tienen que mejorar mucho en el mundo real".

  • Elon Musk es ya oficialmente el nuevo dueño de Twitter

Todas las luces están enfocando mientras los ojos se abren como platos. Elon Musk acaba de dar paso al que será el nuevo robot de la compañía, que entra al escenario bailando a ritmo de 'dubstep'. Ni sus movimientos ni sus contorsiones hacen que parezca un aparato y, en efecto, no lo es. Debajo, solo hay un hombre disfrazado que parece una metáfora de las promesas aplazadas de Tesla. Aquello fue hace un año y dejó a todos con el ceño fruncido. Ahora, la tecnológica ha presentado un nuevo prototipo de humanoide, Optimus, y esta vez sí apareció, aunque rodeado de matices. ¿Y cuándo llegará? "Meses o años", ha sido la respuesta del magnate, que sí tiene claro que quiere llevarlos a cada casa y que no cuesten más de 20.000 dólares.

Elon Musk Inteligencia Artificial Boston Dynamics
El redactor recomienda