Es noticia
Menú
El biógrafo que mejor conoce a Elon Musk: "Ha superado a Steve Jobs en muchos frentes"
  1. Tecnología
Entrevista con Ashlee Vance

El biógrafo que mejor conoce a Elon Musk: "Ha superado a Steve Jobs en muchos frentes"

El periodista de Bloomberg, Ashlee Vance, es una de las personas que mejor conoce a Elon Musk. Se pasó dos años y medio investigando sobre él para su biografía. Ni él mismo entiende por qué ha comprado Twitter

Foto: Ashlee Vance, periodista de Bloomberg y autor de la biografía de referencia sobre Elon Musk. (Cedida)
Ashlee Vance, periodista de Bloomberg y autor de la biografía de referencia sobre Elon Musk. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Cuando Elon Musk leyó la biografía que había publicado Ashlee Vance, se pilló un cabreo monumental. Musk había estado torpedeando el proyecto durante dos años y medio, rechazando todas las propuestas de Vance para participar. A regañadientes, le concedió dos entrevistas en el último momento, pero se negó a implicarse más. La tormenta llegó tras la publicación. "¿Qué es lo que no le gustó? Bufff...", se ríe Vance al otro lado del teléfono desde su casa en Mountain View (California). "Muchas cosas, pero sobre todo la parte en la que hablo de lo duro que es con sus empleados. Dejó de hablarme durante mucho tiempo, cortó la relación... hasta hace año y medio. Nos hemos vuelto a escribir".

Vance, periodista de reportajes en Bloomberg, donde presenta el programa Hello World, publicó en 2015 la biografía Elon Musk: El empresario que anticipa el futuro. Se convirtió en 'best-seller' al instante y sus 416 páginas siguen siendo hoy la mejor guía para entender cómo funciona el cerebro del creador de Tesla, SpaceX, ahora dueño de Twitter y 'troll' profesional. El drama de la compra de Twitter y todo lo que viene promete dar para un par de libros más. "Oh, dios, no. Estoy con un nuevo libro, pero nada que ver con él, prefiero explorar otras cosas. Quizás... ¿dentro de 20 años?".

Foto: Elon Musk, tras la compra de Twitter: nadie sabe qué hará con la red social (Reuters)

PREGUNTA. Vayamos al grano. ¿Para qué demonios ha comprado Twitter Elon Musk?

RESPUESTA. Es un poco un misterio. Es un movimiento muy diferente de lo que ha venido persiguiendo durante las dos últimas décadas. Ha estado siempre más centrado en máquinas, en tecnología industrial. Incluso solía reírse de los servicios de tecnología orientados al entretenimiento. En los últimos 4 o 5 años, Elon ha usado Twitter como una herramienta muy efectiva para promociarse a sí mismo y a sus compañías, es como si se hubiera enganchado a ello, es un adicto. Creo que simplemente le encanta y lo quería. Me da que hay algo de antojo en todo esto, no parece una decisión muy calculada.

placeholder Ashlee Vance. (Cedida)
Ashlee Vance. (Cedida)

P. Algunos ven en todo esto una decisión de puro ego. Si Jeff Bezos tiene el 'Washington Post', yo tengo que tener algo.

R. No creo que lo haya hecho en esos términos. Esto fue más un impulso, hacerse con un objeto de deseo para él. Puede haber un componente de ego, pero más por ser la única persona en el mundo que podía permitirse esa operación. Twitter para Musk es una potencial fuente de distracción enorme y una carga financiera. Creo que la compra no juega en su interés.

P. Publicó su biografía en 2015, cuando Musk aún no había atravesado el peor momento en Tesla, que estuvo a punto de irse a la bancarrota varias veces entre 2017 y 2019. ¿En qué se diferencia el Musk de 2015 y el Musk actual?

R. Cada éxito en su carrera le ha llenado de confianza, le ha alimentado el ego y su ambición. Siempre ha parecido estar en una misión de superarse a sí mismo, pero cada vez se lo pone más difícil. Su situación ha mejorado, pero incluso hace años, cuando Tesla estaba a punto de desaparecer, podía considerarse una persona exitosa. Ahora Tesla es rentable y él se ha convertido en la mayor fortuna del planeta. Ha pasado de ser un icono de Silicon Valley a una especie de figura tecno-religiosa a nivel global. Ha aumentado su éxito año a año y también se ha convertido en alguien mucho más controvertido. Ha abrazado parte de la ideología de derechas, es muy combativo en Twitter y no le da miedo a alienar a sus fans tradicionales.

Foto: Elon Musk. (Getty)

P. Se burla de Bill Gates, llama "bastardos" a los funcionarios de la SEC, pedófilo a un submarinista británico, juega a inflar el precio del bitcoin... Se ha vuelto cada vez más polémico. ¿No puede vivir sin llamar la atención? ¿Por qué lo hace?

R. Creo que hay muchos factores en su personalidad pero, por simplificarlo... ¡la gente se lo toma demasiado en serio! En realidad, tiene un gran sentido del humor, muy seco, la mitad de lo que dice en Twitter son chistes estúpidos que la gente se toma muy en serio. Él solo trolea. También se hace mayor, y como todos cuando nos hacemos mayores, nos volvemos más conservadores. Desde un punto de vista financiero, desde luego es mucho más de derechas que antes. Solía ser apolítico, no hubiera dicho que era ni republicano ni demócrata. Pero ahora, desde el punto de vista de política fiscal, es mucho más republicano. Tiene también una clara aversión a algunas de las tendencias que están ocurriendo en EEUU, como el movimiento 'woke'.

P. ¿Se ha escorado tanto a la derecha como para llegar a ser pro-Trump?

R. No diría tanto. Elon es pro-Elon (risas).

"Está convencido de que Twitter es un sitio único en Internet. ¿Si me preguntas? Yo suelo pensar que Twitter es un estercolero"

P. Musk parece creer de verdad en toda esa teoría de comprar Twitter para salvar la libertad de expresión y la democracia. Nadie se lo traga, pero él está empeñado.

R. Sí, cree en ese mensaje de verdad. Elon cae en esa categoría de gente que piensa que hay voces canceladas en Twitter. Está convencido de que Twitter es este sitio único en Internet donde la gente intercambia su forma de pensar. ¿Si me preguntas? Yo suelo pensar que Twitter es un estercolero. En EEUU está claro que ha habido casos de gente que ha sido vetada, sus opiniones no eran tan dañinas o controvertidas, solo iban contra la corriente general de opinión. No estoy de acuerdo con cerrarles las cuentas, pero esta idea de que no hay libertad de expresión en Twitter es absurda.

placeholder Elon Musk. (Reuters)
Elon Musk. (Reuters)

P. El concepto de libertad de expresión de Musk recuerda al de su excolega en PayPal, Peter Thiel, quien llevó a un medio online a la bancarrota, Gawker Media, porque le molestaba su cobertura.

R. Sí, ambos siempre han sido unos libertarios. Han exigido y defendido la libertad de expresión pero ha demostrado tener la piel muy fina cuando eran objetivo de las críticas. Es bastante irónico.

P. Elon define la libertad de expresión como aquella que respeta las leyes de cada país. En EEUU la pornografía es legal pero no está permitida en Twitter. ¿Significa eso que se va a llenar de pornografía? La propaganda rusa también es legal, pero Twitter la ha vetado. ¿Va a darle carta blanca Musk a la maquinaria del Kremlin?

R. Bueno, ya hay pornografía en Twitter y ya hay desinformación de Rusia y China. El tema de la libertad de expresión en internet es una cuestión tan pantanosa y terrorífica que no entiendo qué hace Musk metiéndose en medio de este lío. Me cuesta imaginar Twitter siendo un sitio peor de lo que es ahora. Musk probablemente ha infravalorado el esfuerzo que requiere todo el tema de la moderación. De hecho no estoy seguro que entienda todos los matices y grises. Va a ser uno de los frentes más complicados para él a medida que pase el tiempo. Por otro lado, Twitter ha estado muy mal gestionada durante los últimos 10 años. Quizás salga algo bueno de tener a alguien con una reputación muy fuerte y capaz de probar nuevas ideas y cambiar cosas.

P. Mucha gente dice que cerrará su cuenta y ya hay datos que apuntan a un aumento desmesurado de perfiles de derechas.

R. No me trago que estén creciendo tanto los perfiles de derechas. Creo que la gente está sobre reaccionando. Nadie se va a ir, no hay otro sitio al que ir en el que puedas hacer algo parecido. Todo el mundo seguirá ahí.

placeholder (Reuters)
(Reuters)

P. Parece que la resistencia a Musk va a venir también desde dentro, muchos empleados de Twitter creen que la venta es una pésima noticia.

R. Hay 7000 empleados en Twitter y muchos de ellos trabajan en la parte de moderación. No sé muy bien a qué se dedica el resto. Son los que deben estar preocupados, Elon no tolera estas cosas. La gente va a tener que trabajar y probar nuevas ideas, así que imagino que veremos muchos despidos. Pero hay que ver cómo evoluciona. Musk corre el peligro de distraerse y ponerse en una situación financiera precaria. Tesla y SpaceX son negocios exitosos, pero Elon en sí mismo puede verse en aprietos si la compra sale mal.

P. ¿Estamos cayendo en la trampa de Musk prestándole tantísima atención a esta compra y a su persona?

R. Esa es mi impresión. Elon es una persona que polariza, es como una religión, o eres un creyente fervoroso o lo odias, hay muy poca gente en medio. Así que todo lo que hace se amplifica de una forma muy surrealista. Veo a todo el mundo lanzando sus opiniones de qué significa esto para Twitter y para el mundo… Creo que nadie tiene ni idea de lo que va a ocurrir ni de lo que implica la compra. Twitter quizás acabe siendo más parecido a lo que es ahora y no radicalmente diferente. Elon probará nuevas ideas, más de lo que la compañía estaba acostumbrada, pero ya.

P. ¿Quién aconseja a Musk en este tipo de decisiones? ¿Cuál es su círculo más cercano?

R. Elon. Es una de esas personas que no tiene gente a su alrededor para estas cosas, hace lo que le gusta hacer, sin más. Creo que la decisión de comprar Twitter fue él pasándose un día a lo grande.

placeholder Steve Jobs, en una de las presentaciones de Apple en 2010. (Getty Images)
Steve Jobs, en una de las presentaciones de Apple en 2010. (Getty Images)

P. ¿Qué cree que opinan de Elon otros referentes de Silicon Valley como Tim Cook, Mark Zuckerberg o Sundar Pichai?

R. Elon lleva una vida mucho más dramática y pública que Cook o Zuckerberg. Dudo que envidien las controversias en las que se mete, pero sí creo que admiran su ambición y habilidad para resolver cosas muy complicadas. La comparación que siempre he hecho es con Steve Jobs, era la figura más parecida. Creo que Elon le ha superado en muchos frentes. Es una figura más global. Jobs era muy conocido y la gente le admiraba, pero Elon ha llevado eso a otro nivel. También en los extremos del fenómeno. Jobs y Apple tenía admiradores y detractores, pero los ‘haters’ de Jobs no llegaban al odio visceral al que llegan los de Musk. Con él es todo mucho más extremo. A Jobs le adoraba casi todo el mundo, lo único que la gente no le gustaba es que podía ser un jefe despiadado. Pero no se metía en política todos los días y no se burlaba de nadie como hace Elon.

P. ¿Ve a Musk metiéndose en política?

R. No, tiene demasiado que hacer ya. No puede ser presidente de los EEUU porque no ha nacido allí, así que qué va a hacer…

P. ¿Cómo se lo imagina entonces en 15 o 20 años?

R. Quién sabe. Creo que SpaceX y Marte sigue siendo su principal preocupación. Si SpaceX sigue consiguiendo más y más cosas, mi intuición me dice que será el sitio al que el acabe regresando y dedique la mayoría de su tiempo.

Cuando Elon Musk leyó la biografía que había publicado Ashlee Vance, se pilló un cabreo monumental. Musk había estado torpedeando el proyecto durante dos años y medio, rechazando todas las propuestas de Vance para participar. A regañadientes, le concedió dos entrevistas en el último momento, pero se negó a implicarse más. La tormenta llegó tras la publicación. "¿Qué es lo que no le gustó? Bufff...", se ríe Vance al otro lado del teléfono desde su casa en Mountain View (California). "Muchas cosas, pero sobre todo la parte en la que hablo de lo duro que es con sus empleados. Dejó de hablarme durante mucho tiempo, cortó la relación... hasta hace año y medio. Nos hemos vuelto a escribir".

El redactor recomienda