Es noticia
Menú
La crisis de las 'fintech' ya golpea España: Madrid se queda sin los 500 ingenieros de Klarna
  1. Tecnología
Cambio radical de tendencia en un año

La crisis de las 'fintech' ya golpea España: Madrid se queda sin los 500 ingenieros de Klarna

La compañía sueca Klarna, la mayor 'fintech' de Europa, se ha hundido en valoración y ha despedido al 10% de su plantilla. Ahora tampoco abrirá el centro tecnológico que anunció

Foto: El cofundador y CEO de Klarna, Sebastian Siemiatkowski. (Reuters/Lehtikuva Heikki Saukkomaa)
El cofundador y CEO de Klarna, Sebastian Siemiatkowski. (Reuters/Lehtikuva Heikki Saukkomaa)

La crisis que vive el negocio de las 'fintech' por el hundimiento de los mercados y la incertidumbre económica ya afecta a España. La firma sueca Klarna, una de las mayores 'fintech' a nivel mundial, ha decidido cancelar su plan de abrir un 'hub' tecnológico en Madrid que daría empleo a 500 ingenieros. Anunciado a bombo y platillo en mayo de 2021 de la mano del alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, la realidad ahora es radicalmente diferente solo un año después. La empresa que puso de moda el 'compra ahora, paga luego' ('buy now, pay later'), como un nuevo modelo de crédito al consumo que está revolucionando el comercio en la red, vive ahora una tormenta perfecta. Ha reducido a la mitad su valoración y le ha obligado a cancelar una de las iniciativas tecnológicas estrella de Madrid.

"Estoy muy orgulloso de que hayan elegido Madrid, esto nos permitirá recuperar el futuro que nos ha arrebatado la pandemia", afirmó José Luis Martínez-Almeida hace justo un año en la presentación del 'hub' tecnológico de Klarna en la capital. Le acompañaba el fundador y máximo responsable (CEO) de la compañía, Sebastian Siemiatkowski. El proyecto ayudaría a "transformar e impulsar la ciudad" y a "atraer más talento y empleo de calidad". Un año después, todo se ha venido abajo.

Foto: Foto: Klarna.

La decisión de cancelar este proyecto llega poco después del anuncio de la compañía sueca de prescindir de un 10% de la plantilla a nivel global. Se trata de casi 700 trabajadores que han salido desde finales de mayo de todas las sedes de la empresa, incluida España. Según ha podido saber El Confidencial por diferentes fuentes cercanas a la empresa, entre estos 700 despedidos a nivel global habría tanto algunos de los ingenieros que iban a inaugurar el 'hub' español como varios empleados contratados con el objetivo de fichar a los 500 técnicos. Se trataba tanto de perfiles técnicos como otros relacionados con los recursos humanos, que tenían su sede en España y que hacían labores de reclutamiento. Varios de ellos habrían salido en mayo y otros tantos en junio, coincidiendo con el anuncio de la 'startup' de Estocolmo de hacer recortes. E incluso habría otro grupo que aunque conocen su salida, aún no se ha hecho efectiva.

*Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí

Los números cuadran con el último escándalo que ha dejado tras de sí el repliegue del gigante sueco. El propio CEO dejó al descubierto los datos personales de muchos de los cesados en un post de LinkedIn que aún sigue activo. Junto al mensaje, adjuntó un documento de Google Drive con todos los nombres y apellidos, el cargo que ostentaban o la ubicación, entre otros detalles. La idea, aseguraron desde la empresa, es que esas personas tengan más fácil encontrar un nuevo puesto, pero distintos empleados están molestos por lo ocurrido. En la lista aparecen hasta 12 empleados con ubicación en Madrid, de los cuales 5 tienen títulos relacionados con recursos humanos.

Desde El Confidencial hemos contactado con uno de los principales inversores de Klarna para conocer la versión de la empresa, pero al cierre de esta información no hemos recibido respuesta. Tras la publicación de este artículo, la empresa ha ofrecido una versión en la que asegura que los planes no se han suspendido. "Si bien los desafíos actuales a los que se enfrentan las empresas tecnológicas pueden retrasar nuestros planes, seguimos totalmente comprometidos en el desarrollo de nuestro 'hub' tecnológico en Madrid, así como en la mejora de nuestro producto gracias al trabajo de nuestros ingenieros a nivel nacional".

placeholder La 'app' de 'compra ahora, paga luego', de Klarna.
La 'app' de 'compra ahora, paga luego', de Klarna.

Lo cierto es que a Siemiatkowski no le ha temblado el pulso para hablar de la situación de la empresa. A principios de junio lo dejó claro en el blog de la compañía. "Cuando creamos nuestros planes de negocio para 2022, en otoño del pasado año, era un mundo muy diferente del que tenemos a día de hoy. Desde entonces, hemos visto una trágica e innecesaria guerra en Ucrania, un cambio en el sentimiento de los consumidores, un fuerte incremento de la inflación, un mercado de valores altamente volátil y probablemente una recesión".

Lo que llama la atención es la diferencia con las declaraciones ofrecidas hace poco más de 12 meses respecto a su desembarco en España. "Esto no es una prueba. Nos vamos a quedar aquí", comentaba el consejero delegado, en una entrevista ofrecida a 'Invertia'. Ahora Klarna y sus competidores directos, como la estadounidense Affirm o la australiana Aferpay, viven una tormenta perfecta que, entre otras cosas, ha recortado la valoración de la firma sueca de los 46.000 millones de dólares en junio de 2021 a los 15.000 millones actuales, según las últimas negociaciones para conseguir financiación adicional. ¿Qué está ocurriendo?

La respuesta es un combo de variables que, como el propio CEO de Klarna señala, nadie vio venir. De una situación pandémica en la que medio mundo se lanzó a comprar 'online' y muchos usaban la opción de comprar ahora y pagar más tarde que ofrecen estas 'fintech', hemos pasado a una situación de contención del gasto de los consumidores, inflación desbocada, tipos de interés al alza y un aumento de los impagos de deudas. Son cuatro variables que han golpeado directamente la línea de flotación de Klarna, Affirm y otras.

placeholder Klarna ha protagonizado grandes campañas de 'marketing', como esta con el rapero Snoop Dogg. (YouTube/Klarna)
Klarna ha protagonizado grandes campañas de 'marketing', como esta con el rapero Snoop Dogg. (YouTube/Klarna)

A ellas hay que añadir la incertidumbre sobre la guerra en Ucrania y las previsiones de una próxima crisis económica en la zona euro y EEUU. ¿Resultado? Las acciones de Affirn han caído un 80% en lo que va de año y Klarna anunció unas pérdidas de 250 millones de dólares el primer trimestre del año, cuatro veces más que hace 12 meses. La empresa, invertida por el gigante Softbank y otros grandes nombres como Sequoia Capital, Silver Lake o la española Mundi Ventures, lleva tiempo intentando levantar sin éxito una nueva ronda de financiación de 1.000 millones de dólares.

No es el único dolor de cabeza inesperado que le ha surgido a Klarna. Hace dos semanas, Apple anunció por sorpresa Pay Later, su propia versión del 'compra ahora, paga luego'. El modelo de negocio detrás es el mismo: los clientes no pagan extra por fraccionar el pago en tres o cuatro cuotas, es la tienda ('online' o física) la que paga una pequeña comisión a Apple, Klarna o la 'fintech' de turno. Pero la gran diferencia se llama iPhone y los más de 1.000 millones de personas en todo el mundo que tienen uno de los móviles de Apple en su bolsillo. La idea de competir contra los de Cupertino ha terminado por rematar a Klarna y su proyecto en Madrid.

placeholder El servicio de Apple, Pay Later. (Apple)
El servicio de Apple, Pay Later. (Apple)

La compañía sueca no es la única que se ha echado a temblar con Apple, que se ha constituido como banco por primera vez para gestionar por sí misma los créditos. Varias 'startups' en España, como Aplazame (propiedad de Wizink) o SeQura, se han colado también en este sector junto con la banca tradicional. Openbank lanzó a principios de año Zinia, su propio servicio de pagos fraccionados, CaixaBank hizo lo mismo poco después con iZZinow y Bankinter cuenta con el servicio Paga Cómodo.

Los reguladores tienen un ojo puesto en todos estos servicios para asegurarse de que no incentivan a los consumidores a endeudarse de forma excesiva y sin control. En EEUU, el regulador de consumo inició a finales del año pasado una investigación sobre Afterpay, Klarna, PayPal y Zip para conocer los riesgos asociados a esta actividad. En Reino Unido, Klarna se vio obligada a modificar su funcionamiento tras las críticas de que la gente joven se endeudaba en exceso. En España, de momento, Klarna ya ha dado un paso atrás en su gran centro tecnológico de Madrid. Ahora queda por ver cuántas de estas 'fintech' sobrevivirán a la crisis del sector.

La crisis que vive el negocio de las 'fintech' por el hundimiento de los mercados y la incertidumbre económica ya afecta a España. La firma sueca Klarna, una de las mayores 'fintech' a nivel mundial, ha decidido cancelar su plan de abrir un 'hub' tecnológico en Madrid que daría empleo a 500 ingenieros. Anunciado a bombo y platillo en mayo de 2021 de la mano del alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, la realidad ahora es radicalmente diferente solo un año después. La empresa que puso de moda el 'compra ahora, paga luego' ('buy now, pay later'), como un nuevo modelo de crédito al consumo que está revolucionando el comercio en la red, vive ahora una tormenta perfecta. Ha reducido a la mitad su valoración y le ha obligado a cancelar una de las iniciativas tecnológicas estrella de Madrid.

Sistema financiero Recesión Inflación
El redactor recomienda