LA NUBE TE OFRECE TODO LO QUE NECESITaS

Por qué deberías borrar casi todo el 'software' de tu ordenador (y qué usar)

Olvídate de perder archivos o que tu ordenador se ralentice por culpa del ‘malware’. Utilizar aplicaciones web es la mejor alternativa para tener un ordenador ágil

Foto:

Cada vez que cambias tu viejo ordenador por uno nuevo se repite el mismo calvario: toca rebuscar en el cajón de la memoria hasta recordar qué programas había instalados en el antiguo y cuáles necesitamos urgentemente para, a continuación, averiguar cómo descargarlos y recuperar nuestra cuenta. Además, no es algo que suceda solo cuando compramos un equipo: cada vez que se avería y hay que repararlo y formatearlo, la situación es idéntica.

Así, la comodidad en ambos casos podría ser el primer argumento para decantarse por dejar atrás eso de descargar e instalar programas. Por suerte, en la nube hay alternativas de sobra como para hacer que todos (o casi todos) los iconos del escritorio desaparezcan sin mayor problema.

Si bien es cierto que la compra o la reparación son solo dos momentos puntuales que tampoco causan muchos inconvenientes en el día a día, no todo acaba ahí. Hay otro buen puñado de motivos por los que abandonar la descarga e instalación de ‘software’ en nuestro equipo.

Menos espacio, más velocidad

Una de las principales ventajas es el ahorro de espacio que supone para nuestro disco duro, tanto directa como indirectamente. Por poner un par de ejemplos, tanto el paquete ofimático de Microsoft como la herramienta de edición Photoshop necesitan tres gigas de espacio libre para su instalación. Prescindiendo de ambas no solo liberaremos seis gigas de nuestro ordenador, sino que también evitaremos almacenar archivos y archivos generados a partir de estos programas.

 La velocidad de los Chromebooks se debe, en parte, a la ausencia de programas instalados (John Karakatsanis)
La velocidad de los Chromebooks se debe, en parte, a la ausencia de programas instalados (John Karakatsanis)

Además, esto influye directamente en la velocidad del equipo. Si con el paso del tiempo el ordenador y su rendimiento ya no son lo que eran, prescindir del ‘software’ instalado ayudará a que funcione con algo más de agilidad. De hecho, ese es uno de los secretos de los Chromebooks, los ordenadores con el sistema operativo Chrome OS de Google: sin programas instalados y con la mayor parte de sus funciones delegada en la nube de los de Mountain View, el ordenador se enciende rápido y funciona a una velocidad aceptable incluso si sus especificaciones son tirando a malas o tiene a sus espaldas un puñado de años.

Trabajar en la nube, además, pone otra ventaja sobre la mesa: da igual en qué ordenador estés. Ya tengas un equipo en el trabajo y otro en casa o te veas en la obligación de pedirle prestado a alguien el suyo, podrás acceder a tus archivos y documentos. Solo tienes que tener presente tu usuario y contraseña (recordando, eso sí, cerrar luego la sesión si el ordenador no es tuyo) para poder ver aquello que necesitas. Se acabó lo de llevar el portátil siempre en la mochila o hacer copias de todo lo importante. Con una simple conexión a internet, viajará contigo y no habrá posibilidad alguna de perderlo.

Trabajar en la nube, además, pone otra ventaja sobre la mesa: da igual en qué ordenador estés

La guinda del pastel a la hora de apostar por herramientas en la nube la pone la posibilidad de trabajar en equipo y, por lo tanto, acelerar en buena medida algunas tareas laborales. Los editores de texto disponibles como aplicación web (Google Docs, sin ir más lejos) sí contemplan el trabajo colaborativo como opción.

Más seguro (y compatible con todo)

Lo invertido por grandes compañías como Google en materia de seguridad siempre hará de sus herramientas una opción mejor que las instaladas en tu vulnerable equipo. No en vano, la amplia mayoría de los antivirus se quedan obsoletos a una velocidad de vértigo y, en definitiva, son inseguros. Así, optar por almacenar tu trabajo en la nube te dará la tranquilidad de saber que está protegido contra todo tipo de amenazas. O, al menos, que su seguridad está en manos de un gigante de la tecnología al que le conviene que todo vaya bien.

En ese sentido, uno de los pocos escollos que pueden presentarse a la hora de trabajar con herramientas basadas en la web es que, por motivos técnicos, se caigan. Por suerte no es lo más habitual: Google Drive estuvo fuera de servicio en 2015 durante unas 3 horas y en 2013 fueron apenas unos minutos los que el servicio no estuvo operativo.

Otra ventaja es la de la compatibilidad: cualquier problema derivado de trabajar en equipos con sistemas operativos distintos se esfuma. Al no haber programas instalados y acceder a todas nuestras herramientas a través de la web, poco importa si el equipo es Windows o Mac o si el sistema operativo está basado en Linux. Da lo mismo.

¿Cómo hacerlo?

Para hacer la transición del mundo del ‘software’ instalado al ventajoso universo de las herramientas en la nube (y no perecer en el intento) hay un buen puñado de alternativas para la amplia mayoría de las soluciones a las que recurre un usuario en su día a día.

El básico paquete ofimático presente en cualquier ordenador es perfectamente sustituible por herramientas como las de Google Drive. Sin embargo, la alternativa de los de Mountain View no es la única: Microsoft ofrece algo similar con la versión online de Word, Excel y compañía y, por su parte, Dropbox cuenta con Dropbox Paper, una solución colaborativa para trabajar en casi todos los formatos.

Por su parte, aquellos que necesiten de forma habitual algo similar a Photoshop también pueden elegir entre varias opciones basadas en la web. Por una parte, Google Photos permite editar imágenes además de almacenarlas de forma ilimitada. Por otra, herramientas como Pixlr ofrecen un amplio abanico de posibilidades. Mientras tanto, los que necesiten esporádicamente editar vídeos pueden encontrar en Vimeo o en WeVideo soluciones aptas para sus necesidades.

Photoshop parece único e inigualable pero para lo que hacemos la mayoría de usuarios hay varias opciones 'online'

En definitiva, y a menos que seas un fiel seguidor de alguna marca o un producto en concreto, prácticamente todo lo que necesitas en un ordenador está disponible a través de aplicaciones web. Si quieres un ordenador rápido y seguro (sin gastarte un dineral) y respirar aliviado ante la certeza de que no vas a perder tus archivos, no lo dudes: desinstala programas y mira hacia la nube.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios