TRAS OCHO AÑOS USANDO MAC

He abandonado mi MacBook Pro por este clon de Huawei y casi vuelvo a Windows

El MateBook X es el segundo ordenador de la marca china. Un equipo ultrafino que busca emular el éxito de las máquinas de Apple a un precio más asequible. Lo hemos probado

“Yo es que desde que probé un Mac no vuelvo a un PC ni harto de vino”. Hay que reconocerlo. Todos hemos escuchado —cuando no soltado— una frase de este estilo alguna vez. Incluso hay quien la dice cuando en realidad el único portátil de Apple que ha tocado es el de su cuñado. Por eso, cuando me propusieron cambiar mi MacBook Pro durante unos días, me pareció interesante hacer la prueba. Llevo ocho años siendo usuario de portátiles de la manzana, pero…¡qué diantres!, solo son 15 días. ¿Qué mal podría hacerme?

El portátil que cayó en mis manos fue un Huawei MateBook X. Se lo enseñé a un amigo, Adrián, que rápidamente me dijo: “Es como el Mac pero de Huawei, ¿no?”. Perfecto. Qué mejor para poner a prueba mis usos y costumbres que un clon que se inspira en los equipos de Cupertino. Y con Windows 10. Se ponía interesante.

Diseño: si funciona… imita lo que puedas

Empieza el cara a cara. Un MateBook X —el segundo intento de Huawei por entrar en el mundo de los portátiles—- versus un MacBook Pro de 2017. Son fácilmente diferenciables a simple vista, cada uno tiene sus particularidades, pero respiran un mismo espíritu.

El tacto exterior es muy similar. Ambos cuentan con una 'piel' metálica que, además de elegante, es muy agradable al tacto. El acabado es muy parecido en ambos casos, hasta en sus defectos: corren el mismo peligro de 'atrapar' huellas.

El MateBook X es más ligero y pequeño que el MacBook Pro. (Carmen Castellón)
El MateBook X es más ligero y pequeño que el MacBook Pro. (Carmen Castellón)

Las primeras grandes diferencias se notan al agarrar el portátil. Al final, la diferencia del tamaño de pantalla (13 pulgadas frente a las 13,3 del MacBook) condiciona un poco el aspecto de la portabilidad. El peso del MateBook X es de apenas un kilo (1.050 gramos), mientras que el de Apple lo supera en más de 300 gramos. El equipo del fabricante asiático no se queda ahí en lo que a atractivo físico se refiere.

Es un aparato muy estilizado con tan solo 12,5 milímetros de grosor. Dos guarismos (grosor y peso) que hacen que sea un dispositivo muy cómodo de manejar y llevar de lado a lado sin necesidad de una bolsa o una mochila. El MacBook Pro es, de nuevo, ligeramente superior: 15 milímetros. Pequeñas diferencias que se acaban notando.

Aunque la diferencia es solo de 0,3 pulgadas, el MateBook es más fácil de llevar

Mi nuevo 'compañero' también resulta más compacto. Sus medidas (ancho y largo) son de 286 por 211 milímetros (el de Apple, 304x212). ¿El motivo? Tirar de la receta que se está poniendo de moda en el mundo de los 'smartphones': reducción de marcos al máximo. Otro aspecto del diseño a resaltar es que la delgadez del MateBook X condiciona el número de puertos. Cuenta con dos conexiones USB Tipo C (una dedicada al cable de carga y otra para usos diversos), así como la conexión para auriculares. El MacBook tiene cuatro conexiones y dos puertos Thunderbolt.

Resultado: MateBook X 1 – MacBook Pro 0

Pantalla: Huawei, cumples, pero necesitas más

El MacBook Pro y el Huawei MateBook X, frente a frente. (Carmen Castellón)
El MacBook Pro y el Huawei MateBook X, frente a frente. (Carmen Castellón)

'Marco Polo'. Temporada 2. Así tachamos una de las 'pendientes' del listado de series. Aquí es donde el MacBook Pro empieza a mostrar el porqué de su buena fama. Hay que reconocer que las pantallas de Apple son (casi) únicas en este apartado. Estamos hablando de un panel IPS de 13,3” de 2.560 por 1.600 píxeles de resolución. La cuenta sale a 227 píxeles por pulgada. La reproducción de colores, francamente fiel. Y con un brillo de 500 nits, no sufre en las escenas más oscuras.

Vaya por delante que Huawei cumple en este apartado. Pero tanto la densidad de imagen (195 píxeles por pulgada) o el brillo (195 nits) son menores. ¿Esto qué significa? Que este PC, por ejemplo, sale un tanto mal parado para trabajar en exteriores (peligro, reflejos...). Además, hay veces que la imagen no se percibe tan nítida como en el MacBook Pro.

Resultado: MateBook X 1 – MacBook Pro 1

La pantalla del MacBook Pro es un lujo y su clon no puede seguirle el ritmo en este aspecto

'Trackpad': cuesta, pero te acabas acostumbrando

No es algo que le ocurra solo al MateBook X, sino a más portátiles con Windows. Por contra, Apple tiene muy controlado este apartado y ofrece una experiencia muy grata con múltiples opciones de personalización. El acabado del 'trackpad' que Huawei ha 'impreso' a esta zona no resulta tan fino e, incluso, tienes ganas en un primer momento de salir corriendo a por un ratón.

El 'trackpad' del MacBook Pro funciona mejor que el de su clon. (Carmen Castellón)
El 'trackpad' del MacBook Pro funciona mejor que el de su clon. (Carmen Castellón)

Sin embargo, en el trabajo diario, tras ese primer contacto, notas un buen desempeño. Si hay que ponerle un pero, además del tacto, es la falta de sensibilidad en los bordes, que no son hábiles. Su funcionamiento es fluido, pero no es tan preciso ni tiene un espacio tan grande como el del MacBook.

Resultado: MateBook X 1 – MacBook Pro 2

Sensor de huellas y teclado: tenemos un empate

No sería justo meter en esta comparativa la 'Touch Bar', un excéntrico añadido de Apple a sus modelos superiores y que facilita accesos directos diferentes en función de la aplicación que estés utilizando. Nos centraremos entonces en la biometría que incluyen ambos equipos.

El MacBook ofrece una respuesta casi perfecta, pero lo cierto es que Huawei ha sabido llevar también toda su experiencia en móviles a este equipo e integrar su sistema biométrico con Windows. La ubicación, situada en ambos casos en la esquina superior derecha, es la acertada.

Huawei ha llevado perfectamente su sensor de huellas a su portátil. (Carmen Castellón)
Huawei ha llevado perfectamente su sensor de huellas a su portátil. (Carmen Castellón)

Personalmente, no tiene sentido otra posición que no sea ahí. Aunque podríamos hablar de empate técnico, lo cierto es que el del MateBook X me ha respondido mejor con el dedo ligeramente húmedo.

Pasa tres cuartas partes más de lo mismo con el teclado. Siempre que cojo un portátil que no es el mio me preocupa no sentirme a gusto escribiendo, que al final es lo que más tiempo hago en un ordenador. Teclas considerablemente grandes, 'silenciosas' (cuando escribo rápido aporreo el teclado, no lo toco) y una presión ajustada en ambos casos que hacen que los toques no se sientan extraños. Por supuesto, retroiluminación. Algo esencial para un buen ordenador que se precie. Lo dicho, empate técnico.

Resultado: MateBook X 2- MacBook Pro 3

Rendimiento: más que suficiente para el usuario normal

Yo soy un usuario típico de ordenador. Lo más pesado que le puedo exigir a mi portátil es alguna cosa en Photoshop o, como mucho, un vídeo lacrimógeno (por lo emocional, no por la calidad del montaje) para eventos o cumpleaños de amigos y familiares.

En líneas generales, el rendimiento de ambos es muy bueno. Por ejemplo, a la hora de editar y exportar un vídeo de unos tres minutos en Full HD, más allá de las diferencias de 'software' (iMovie versus Windows Movie Maker). El Huawei MateBook X cuenta con un procesador Intel iCore 5 7200 U, 8GB de RAM y 256 GB de SSD. Es algo que nos podemos encontrar en otros ordenadores 'punteros' de este año con Windows. Suficiente para la mayor parte de usuarios, repito.

El MateBook X es el segundo portátil de Huawei. (Carmen Castellón)
El MateBook X es el segundo portátil de Huawei. (Carmen Castellón)

El MacBook, por su parte, dispone de un Intel Core i5 de doble núcleo a 3,1 GHz (Turbo Boost de hasta 3,5 GHz) y 8GB de RAM. Múltiples ventanas abiertas y un sinfín de pestañas de Chrome al aire y editando fotos al mismo tiempo y sin problemas en ambos equipos. El único pero es que ninguno de los dos equipos va a gustar a los 'gamers'. Si buscas un ordenador con estos fines, busca otro. Ni lo pienses. Ni un segundo. ¡Olvídalo!

Tanto el encendido y puesta en marcha como la reanudación —bendito desbloqueo por huella— son bastante similares. Ambos son equipos muy sigilosos. No tienen ventilador y, aun así, la gestión del calor es impecable.

Resultado: MateBook X 3 – MacBook Pro 4

Autonomía y carga: ninguno es sorprendente

El MateBook me ha dado para cinco o seis horas sin pasar por el enchufe. Y eso con el brillo controlado (un 55-60%) y un uso relativamente intenso, pero sin poner el motor al máximo de revoluciones. Cuenta con una batería de 41,4 mAh y, obviamente, esta capacidad viene condicionada por sus 'estrecheces' físicas. Lo más positivo es la carga rápida, que funciona francamente bien.

La diferencia de tamaño se nota en la autonomía. Sin embargo, ninguno ofrece nada sorprendente. Lo esperable

En este apartado, es Apple quien gana, por poco. Cuenta con una 49,2 Wh y ofrece, dependiendo la carga de trabajo, hasta ocho horas sin conectarse a la red eléctrica. Correctos ambos dos, pero ninguno ofrece nada escandaloso.

Resultado final: MateBook X 4 – MacBook Pro 5

Tiempo extra: el 'software', todo es el 'software'

Hubiese sido algo injusto decidir esta comparativa en base al 'software', pero la realidad es que la experiencia, personalmente, me parece diferenciadora a favor de Apple y su macOS Sierra, a pesar de que Windows 10 ha conseguido recortar distancias considerablemente.

Ambos sistemas cuentan con asistente de voz bastante bien integrado, tanto Cortana en el caso del MateBook X como Siri en el MacBook Pro. Quizás otro punto a favor de Apple es que su paquete de ofimática (Keynote, Pages, Numbers…) es gratuito, frente al Office de Microsoft.

Personalmente, me inclino más hacia macOS, probablemente por mi experiencia siendo usuario de estos ordenadores durante los últimos ocho años.

¿Qué hacer: MateBook X o MacBook Pro?

Todo depende de lo que busques y lo que te quieras gastar. Si lo que quieres es portabilidad, mover el ordenador fácilmente de un lado a otro, probablemente tu equipo sea el MateBook X, cuyo precio oficial es de 1.399 euros.

Si lo que buscas es un punto extra en aspectos como la calidad de pantalla o batería, por 1.505 euros puedes adquirir un MacBook Pro de 13,3 pulgadas, con procesador Intel Core i5 a 2.3GHz de séptima generación y 8GB de RAM. Si quieres —y puedes— redondear la compra con el TouchID y un procesador ligeramente más potente, te costará 1.755 euros.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios