"El Kremlin no está interesado en tener relaciones normales con la UE"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista con David McAllister

"El Kremlin no está interesado en tener relaciones normales con la UE"

El presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo habla con El Confidencial sobre los retos que el bloque afronta en sus relaciones con sus vecinos

placeholder Foto: El presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, David McAllister. (EFE)
El presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, David McAllister. (EFE)

David McAllister (Alemania, 1971) es una de las voces más prominentes del Parlamento Europeo. Lidera el escuadrón para las relaciones futuras con el Reino Unido y es el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores en un momento de creciente volatilidad global. El eurodiputado del Partido Popular Europeo repasa en una conversación con El Confidencial en el marco del proyecto ‘Decodificando el Parlamento Europeo’ las relaciones entre la UE y Rusia y la salida del Reino Unido del bloque comunitario.

Le gusta hablar castellano y se atreve con algunas palabras al inicio de la charla, pero cambia a inglés para abordar los asuntos que más preocupan al presente y futuro cercano de la UE. Advierte de que la maquinaria de Pekín y Moscú sobre las vacunas responde a sus motivaciones políticas internas y señala que las últimas acciones del Reino Unido, violando el Acuerdo de Salida, son equivocadas y mal medidas porque la Eurocámara todavía no ha dado su visto bueno al acuerdo comercial.

PREGUNTA: El Reino Unido ha anunciado de forma unilateral que relajará las medidas operativas en la frontera norirlandesa. ¿Cómo debería reaccionar la Comisión Europea? ¿Tenemos que acostumbrarnos en el futuro a violaciones por parte de Londres del acuerdo sellado con la UE?

RESPUESTA: Seguimos los acontecimientos en Londres con preocupación. El Acuerdo de Retirada, incluyendo el crucial Protocolo de Irlanda, tiene que ser implementado por las dos partes. El Gobierno británico ha anunciado de forma unilateral ampliar el periodo de gracia sin consultarlo con la Unión Europea. Y es una violación clara del Acuerdo de Retirada y del Derecho Internacional. La Comisión Europea está analizando qué medidas legales podría tomar. Es un paso muy desafortunado y les digo a mis colegas en Londres que este es innecesario, no ayuda y en el tiempo equivocado porque el Parlamento Europeo todavía no ha votado el acuerdo futuro.

*Días depués de esta entrevista la Comisión Europea activó el procedimiento de infracción que se recoge en el propio Acuerdo de Retirada. Ese proceso se inicia con una carta de notificación formal que Bruselas envió el pasado lunes, y podría finalizar con un caso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

P: ¿Por qué el Parlamento Europeo no ha votado todavía el acuerdo comercial para la relación futura? ¿Cuándo prevé hacerlo?

R: La provisión inicial expiró el 28 de febrero. Y se ha prolongado otros dos meses. Así que tenemos tiempo. Pero todavía no hay fecha para el voto final debido a los últimos desarrollos en Londres. Queremos dejar claro que hacen falta dos para bailar un tango, pero también hacen falta dos para implementar el Acuerdo de Retirada. Solo queremos que Londres cumpla los compromisos negociados de forma detallada durante muchos meses.

Foto: Una mujer camina frente a un mural de apoyo a los paramilitares unionistas en Belfast. (Foto: Reuters)

P: Las acusaciones sobre el nacionalismo de las vacunas o las prohibiciones de exportación son el último choque entre Bruselas y Londres. ¿Qué piensa de ello?

R: Todo esto es muy desafortunado. Es una pandemia global y necesitamos una respuesta global. Y desde luego necesitamos una respuesta unida en Europa. El Reino Unido y los Estados miembros están en esto juntos y tenemos que trabajar de forma unida. Lo importante es que las compañías que se han financiado con dinero europeo para el desarrollo de las vacunas cumplan sus compromisos en la UE. Creo que se trata más de lo que está haciendo Astrazeneca y de lo que tiene que hacer y menos sobre controversias entre el Reino Unido y la UE.

P: Sin embargo, el Reino Unido ha recibido ocho millones de dosis producidas en suelo europeo. ¿Se está aprovechando de los suministros de la UE?

R: Astrazeneca tiene que cumplir. Pero creo que con una clara discusión con la compañía podemos resolverlo.

P: ¿Deberían los Estados miembros seguir los pasos de Italia y bloquear el envío de vacunas?

R: Este fue el primer paso. Y pueden venir más en esta dirección. Desde luego que no es fácil de gestionar y tiene repercusiones. Pero por otro lado, al igual que hacen otros países en el mundo, la UE tiene que tomar medidas para proteger sus intereses económicos y sanitarios.

Foto: Vacunas en Italia. (Reuters)

P: Usted es presidente de la comisión de Asuntos Exteriores. Analicemos el panorama global empezando por Rusia. ¿Qué debería haberse hecho mejor en la controvertida visita de Josep Borrell a Moscú?

R: Tengo una buena relación con Borrell. Estoy de acuerdo con él en que debemos fortalecer la política de seguridad y defensa común. Hay mucho potencial sin aprovechar y necesitamos la voluntad política de las 27 capitales para avanzar.

Sobre Rusia, nuestras relaciones se encuentran en nuevo punto bajo. Es desafortunado. Rusia es un vecino difícil y la UE ha continuado su intento de acercarse a él para mejorar las relaciones. Pero el Kremlin de Putin no está interesado en tener relaciones normales con la UE. Los últimos acontecimientos en Moscú, especialmente el intento de envenenamiento de Navalny, su arresto, la expulsión de diplomáticos europeos o el trato desagradable a Borrell, demuestran que Rusia no está interesado en relaciones constructivas. Está socavando derechos fundamentales, algo que para nosotros es muy importante. Parece que Putin y sus amigos del Kremlin tienen miedo de la influencia democrática en su país. Tenemos que repensar nuestras relaciones con Rusia.

P: Ha mencionado que las relaciones están en uno de sus puntos más bajos. Pero, ¿hacia dónde se dirigen? ¿Debería la UE adoptar una posición más firme?

R: Dependerá mucho de lo que el Kremlin haga en el futuro. Tenemos que dejarle muy claro que hay muchas cosas que no podemos aceptar: las actividades ilegales contra la oposición; sus intentos de debilitar la democracia en los Estados miembros a través de 'fake news'; o su apoyo a movimientos populistas, antidemocráticos y radicales que atacan la credibilidad de las instituciones europeas.

Tampoco podemos aceptar su postura asertiva en política exterior. Putin es responsable de la anexión ilegal de Crimea; de la ocupación ilegal del Este de Ucrania; o de intentar desestabilizar a Moldavia o Georgia. Hay muchos ejemplos que poco a poco han llevado al deterioro de las relaciones. Creo que los cinco principios de 2016 para lidiar con Rusia siguen siendo válidos. Pero tenemos que dejar claro que Rusia es una rival estratégico con visiones diferentes sobre el Estado de Derecho, derechos humanos o libertad de expresión, valores fundamentales para nosotros.

Foto: Un reloj con la cara del presidente ruso, Vladimir Putin. (Foto: Reuters)

P: ¿Debería la UE comprar la vacuna rusa Sputnik V? ¿Qué consecuencias geopolíticas tendría?

R: Solo podremos usarla si cumplen los estrictos requisitos que tenemos en la UE. Tendrá que completar el proceso. Me gustaría saber si es suficientemente buena para cumplir nuestras condiciones. Si al final una buena vacuna rusa puede ayudar a superar la pandemia más rápidamente, entonces debemos intentarlo.

Por un lado, tenemos una relación política difícil con Rusia; pero por el otro, tenemos intercambios económicos y podemos colaborar juntos para superar la pandemia. Pero al tratar con Moscú siempre tienes que tener en mente que Putin utiliza las vacunas como un instrumento diplomático, como se puede observar en algunos países de nuestra vecindad.

P: De hecho, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha culpado recientemente a China y Rusia de incitar una guerra propagandística sobre las vacunas. ¿Son las vacunas una oportunidad de diplomacia en el mundo o una herramienta más de disrupciones?

R: En términos generales diría que esta pandemia ha demostrado una vez más que los cambios geoestratégicos que estamos enfrentando en las primeras décadas del siglo XXI. Rusia y China utilizan la pandemia para aumentar su influencia global desde diferentes vías. He hablado anteriormente de la propagación de 'fake news' para debilitar la confianza de los ciudadanos en occidente. Seguimos todo esto muy de cerca.

Cuando Rusia y China intentar apoyar a otros países, lo acompañan siempre de una fuerte propaganda para mostrarlo al mundo. No hacen nada sin alguna razón detrás. Todos sus movimientos tienen motivaciones políticas.

Foto: El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, anfitrión del G7. (Reuters)

P: Y desde unas relaciones difíciles a otras que no lo son tanto. Se ha hablado mucho del nuevo comienzo de la relación transatlántica con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca. ¿Vamos a asistir a una luna de miel entre ambos durante los próximos años?

R: No sé si habrá luna de miel, pero sí que hay una cosa clara: solo puede ir a mejor. Los cuatro años de Trump supusieron un estrés sin precedentes para la relación transatlántica. Atravesamos tiempos muy difíciles. Con Biden tenemos la oportunidad de un nuevo comienzo. Aquí en la UE estamos preparados para aprovechar esta oportunidad y sabemos que Biden y Harris también lo están. Biden conoce a la UE, sabe cómo funcionan sus instituciones y es consciente de la importancia de la unión transatlántica.

Europa no tiene un aliado mejor ni más cercano. En el núcleo de nuestra relación están el comercio y la seguridad y defensa. Tenemos que trabajar en una agenda transatlántica para impulsar la cooperación. Pero esto no va a suponer regresar a los buenos tiempos del pasado, que por cierto no estoy seguro de cuáles eran. Estados Unidos está avanzando y nosotros lo estamos haciendo. Desde hace veinte años, Washington está siguiendo mucho más de cerca los acontecimientos en Asia. Pero debemos decirle que juntos podemos hacer frente a desafíos globales como la pandemia o la lucha contra el cambio climático.

Reino Unido Comisión Europea Unión Europea Parlamento Europeo Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Josep Borrell Irlanda Vladimir Putin Proyecto Parlamento Europeo