LOS CONSERVADORES, A PIQUE EN LOS SONDEOS

Los 'tories', en modo Monty Python: el ocaso de los conservadores británicos

El partido de Wiston Churchill y Margaret Thatcher, considerado durante más de un siglo uno de los más serios y respetados de Europa, se ha convertido ahora en una parodia de sí mismo

Foto: La primera ministra británica, Theresa May. (Reuters)
La primera ministra británica, Theresa May. (Reuters)

La mayoría de 'tories' evita pasar estos días por Matthew Parker Street. El ambiente que se respira en la oficina central del Partido Conservador "es prácticamente de funeral", revelan fuentes cercanas a la formación a este diario. El batacazo sufrido en las recientes elecciones locales -donde perdieron 1.300 escaños y el control de 37 ayuntamientos- supuso una gran humillación. Pero el hecho de que ahora tengan que hacer campaña para las elecciones europeas va un paso más. "Es completamente una broma de mal gusto", asegura una persona del círculo conservador.

Lo cierto es que ver a los británicos teniendo que elegir representación en el Parlamento Europeo tres años después de haber apostado por el divorcio de Bruselas es un escenario delirante. La mejor metáfora, al fin y al cabo, del ocaso de la formación.

El partido de Winston Churchill y Margaret Thatcher, considerado durante más de un siglo uno de los más serios y respetados de Europa, se ha convertido ahora en una parodia de sí mismo. Las viñetas de los periódicos reflejan a diario cómo la solemnidad 'tory' es hoy una fuente inagotable de caricaturas. Como las del respetado Steve Bell, quien publicaba recientemente en 'The Guardian' una viñeta en la que Theresa May trata de "remontar como el Liverpool en Europa" y acaba metiéndose un gol en propia meta.

Por su parte, el reputado Norman Smith, analista político de la BBC, ha llegado a comparar las conversaciones entre la 'premier' y el líder de la oposición Jeremy Corbyn con el famoso "sketch" del loro muerto de los Monty Python, en el que el dependiente de una tienda de animales trata de convencer a un frustrado cliente de que su ave está en realidad dormida. "May insiste una y otra vez en que su acuerdo del Brexit es la mejor opción, pero Corbyn le dice que está muerto", explica Smith.

Después de que el Acuerdo de Retirada fuera rechazado hasta en tres ocasiones en la Cámara de los Comunes, la primera ministra ofreció un diálogo a la oposición laborista en un intento de desbloquear la peor crisis institucional de Westminster. Sin embargo, desde el primer momento, las conversaciones han estado abocadas al fracaso.

El Comité 1922, que representa a los 'tories' sin cartera, presionó a May para que fije una fecha de su salida, algo que ha hecho este viernes, cuando ha comunicado su decisión en firme de dimitir, fijando como fecha de su marcha el próximo 7 de junio.

Hasta el último momento, la 'premier' ha tratado de suavizar el gran batacazo que se espera para el Partido Conservador en los comicios europeos que el Reino Unido celebrará el próximo 23 de mayo. May finalmente ha tenido que agachar la cabeza y asumir el bochorno. El retraso en los preparativos ha contribuido, además, a incrementar la factura de los comicios, que será de 156 millones de libras (180 millones de euros), un 44% más comparado con los 108,7 millones de libras (125 millones de euros) de las europeas de 2014.

Debacle conservadora

Los conservadores ni siquiera han presentado de manera oficial la campaña cuando el resto de formaciones lleva ya semanas de mítines por todo el país, en especial el Partido del Brexit de Nigel Farage, que encabeza todas las encuestas.

Según el sondeo de Opinium, publicado por Observer, la formación del líder euroescéptico cuenta con más apoyo que la suma de votos que obtendrían conservadores y laboristas. El Partido del Brexit tiene un respaldo del 34%, seguido por los de Jeremy Corbyn (21%), los europeístas Liberal Demócratas (12%) y los 'tories' (11%). La misma encuesta otorga a los Verdes un 8%, el UKIP igualado con los nacionalistas escoceses SNP con un 4% y en última posición, con un 3%, Change UK: The Independent Group, formado por exconservadores y exlaboristas de centro.

Por su parte, el sondeo de YouGov, publicado por The Times, también otorga al Partido del Brexit un 34% de respaldo, pero sitúa a los tories incluso en quinta posición, con solo un 10% de apoyo.

En definitiva, el escenario para los conservadores es de auténtico acabose: no consiguen reunir voluntarios, ya que estos consideran que "se trata de una batalla perdida". No cuentan con manifiesto. Algunos diputados, como Maria Caulfield, han llegado a plantear públicamente sus dudas sobre si votarán por su propio partido en estos comicios. Y los eslóganes que aparecen en los panfletos son cada día motivo de polémica. El mensaje que protagonizaba los primeros folletos que se empezaron a enviar al electorado eran poco creíbles: "El único partido que puede hacer el Brexit posible es el Partido Conservador". El folleto incide en que a Farage solo le preocupa su "propio interés", no el de la nación, por lo que apostar por él "no garantizaría el divorcio".

"Es una idea horrible. ¿Cree realmente que haya voluntarios capaces de ir tocando puerta por puerta con esto?", aseguran desde el círculo 'tory' a El Confidencial. Los conservadores tienen más que asumido que la gran parte de sus votantes les va a abandonar por el líder populista, que ya en los comicios de 2014 se convirtió en el protagonista indiscutible forzando al entonces primer ministro David Cameron a convocar un referéndum sobre la permanencia en el bloque.

El descontento es tal que la Convención Nacional -que agrupa a los voluntarios- había convocado para el 15 de junio una votación sobre el futuro de May, algo que finalmente no va a ser necesario. Era la primera vez en los 185 años de historia del Partido Conservador que los activistas se daban cita para discutir el liderazgo. Los ánimos en la oficina central "están por los suelos". Y la gota que ha colmado el vaso es la nueva estrategia adoptada esta semana, donde prácticamente se culpa a los diputados que han votado en contra del Acuerdo de Retirada el haber llegado a esta situación.

Balones fuera

El panfleto señala: "¿Cómo pueden detenerse estas elecciones? Si la mayoría de los miembros del Parlamento respaldan un acuerdo a tiempo, podríamos cancelarlas, asegurarnos la salida y centrarnos en otros temas importantes para nuestro país". Acto seguido, se facilita una web (www.backthebrexitdeal.com) en la que el electorado, simplemente introduciendo su código postal, recibe un email donde se especifica si el diputado que representa a ese distrito ha apoyado el pacto en las tres votaciones realizadas hasta la fecha. En caso de que lo haya rechazado, se presenta un cuestionario para escribir directamente al parlamentario en cuestión.

Priti Patel, exministra de Desarrollo Internacional, asegura que el panfleto es "indignante". "El Partido Conservador ha alcanzado un nuevo mínimo cuando está haciendo campaña contra sus propios miembros del Parlamento. Es totalmente increíble", asevera.

El número de diputados que clamaba por un recambio de líder ha crecido día a día. Incluso el propio Philip -marido de la 'premier' y su principal apoyo- le habría sugerido, según algunos medios, que si no logra ratificar el Acuerdo de Retirada en un mes, sería el momento plantearse abandonar el puesto. Poco después, la 'premier' ha anunciado su adiós.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios