tras los nuevos planes del brexit

Bruselas no quiere más juegos en Londres: deben mantener “un diálogo de adultos”

El Gobierno británico se acaba de dar un tiro en su propio pie. La primera ministra tendrá que volver a Bruselas a intentar modificar los términos de parte del acuerdo

Foto: Eu commission president meets with british prime minister teresa may
Eu commission president meets with british prime minister teresa may

El Gobierno británico se acaba de dar un tiro en su propio pie. El Ejecutivo de Theresa May ha animado a sus diputados a votar a favor de una enmienda que le obliga a renegociar su propio acuerdo, en concreto en lo referido al ‘backstop’ irlandés, el plan de emergencia para evitar que surja una frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

La primera ministra tendrá que volver a Bruselas a intentar modificar los términos de dicha parte del acuerdo, pero antes de que ella haya podido decir nada ya tiene una respuesta por parte de la Comisión Europea: no. Weyand, la adjunta a Michel Barnier, negociador jefe del Ejecutivo comunitario, señaló el único camino posible para el Reino Unido si quiere obtener algún cambio: modificar sus líneas rojas, que son salir del mercado único y de la unión aduanera, para poder retocar la declaración política de relaciones futuras, un documento adjunto al acuerdo que no tiene valor jurídico pero que marca las pautas para las relaciones futuras.

En un evento en el que estuvo acompañada por Ivan Rogers, el exembajador permanente del Reino Unido en la Unión Europea, Weyand volvió a recordar que el acuerdo de retirada no está abierto a la renegociación, y que por lo tanto tampoco se puede tocar el backstop.

La alemana señaló que los negociadores británicos han tenido mucha más influencia en la negociación de lo que se está haciendo público, y para eso un ejemplo: en un primer momento el plan de emergencia para Irlanda se limitaba únicamente al Ulster, y fue por petición británica y frente a una fuerte resistencia por el lado europeo, que el equipo de Weyand cedió y permitió que todo el Reino Unido quedara en una unión aduanera, para evitar así unas diferencias regulatorias mayores entre Gran Bretaña y la provincia de Irlanda del Norte.

Esa idea, que todo el país formara parte de una unión aduanera, es precisamente de lo que más se quejan los tories bexiters. Sin embargo Rogers señaló que el problema no serán esos, sino los unionistas norirlandeses (DUP): da igual que convenzas a los conservadores dejando el backstop limitado al Ulster porque el DUP seguirá oponiéndose.

El plan de emergencia para Irlanda parece un callejón sin salida perfecto, en el que ya no hay forma de resolver todas las diferencias. Para Weyand eso es resultado de que May no haya consultado de forma regular a Westminster, y señala que si ellos no hubieran informado de forma continua a los embajadores permanentes de los Estados miembros se habrían encontrado con un problema similar ahora. La alemana cuenta como en cada reunión a la que acudían a explicar los embajadores se quejaban de que cada semana se presentaban cosas distintas. “Sí, es así, bienvenidos a la vida”, bromeaba Weyand.

La alemana ha explicado que la UE está esperando que el Reino Unido tome una posición para poder tener una “conversación de adultos”. Weyand dejó caer que están esperando una reacción por parte de Londres, y que con eso se refieren tanto al Gobierno como al Parlamento.

La número dos de Barnier también señaló que a Bruselas no le vale con que May consiga recolectar una mayoría parlamentaria para aprobar el acuerdo raspando el palo: es necesaria una “mayoría estable” que garantice que no va a haber nuevos accidentes en el proceso de ratificación del Brexit.

Una bandera de la UE ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)
Una bandera de la UE ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)

¿Hay alguna manera de salir del backstop?

Bruselas ya ha dejado claro que no permitirá establecer una fecha de caducidad al plan de emergencia, y tampoco le dará al Reino Unido el derecho a cancelarlo de forma unilateral. A lo que sí que está abierta la Comisión Europea es a una cláusula para salir del backstop.

No solo es que esté abierta, sino que esta cláusula ya existe: es el artículo 20 del protocolo para Irlanda del Norte dentro del acuerdo del Brexit. En esos párrafos se dice que si una de las partes considera que ya no es necesario el backstop entero o partes del mismo, podrá notificar a la otra parte explicando sus razones.

El acuerdo del Brexit ya tiene una cláusula para salir del backstop: el artículo 20 del protocolo para Irlanda del Norte

Después el comité conjunto que establecerá la gobernanza del acuerdo y que estará formado por miembros de ambas partes, tendrá que reunirse en el plazo de los seis siguientes meses a un nivel ministerial para tomar en consideración la petición. Este comité tendrá que tener en cuenta las consideraciones que hagan las instituciones creadas por el Acuerdo del Viernes Santo.

Pero Weyand señaló hacia un nuevo horizonte: incluso sin acuerdo, el Reino Unido tendrá que cumplir con los acuerdos que pusieron fin a la violencia en Irlanda del Norte y a la número dos de Barnier no se le ocurre cómo, tras un Brexit sin acuerdo, Londres podrá seguir cumpliendo con los Acuerdos del Viernes Santo si no es con una solución muy similar a la que ofrece el actual backstop, dejando claro así que si el Reino Unido acaba saliendo de forma abrupta, las soluciones que la Comisión Europea pondrá encima de la mesa para Irlanda serán muy similares al actual y denostado plan de emergencia.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios