¿PCR caducada por 15 minutos? Denegada: Marruecos se toma muy en serio el covid-19
  1. Mundo
Rigurosidad contra la corrupción

¿PCR caducada por 15 minutos? Denegada: Marruecos se toma muy en serio el covid-19

En contra de lo que pensaban algunos, Marruecos ha tomado las medidas de control con anticipación y con un grado de seriedad que ha sorprendido en su entorno vecino

placeholder Foto: Un grafiti en Salé, Marruecos. (EFE)
Un grafiti en Salé, Marruecos. (EFE)

El 14 de diciembre, las autoridades marroquíes no dejaron volar —en un vuelo de la compañía Royal Air Maroc que salía de Casablanca y se dirigía a Madrid— a una ciudadana de origen chino por haberse pasado 15 minutos de las 72 horas desde que se hizo la PCR, que se exige para entrar en España. La mujer lo sabía, pero pensó que, siendo Marruecos, esos 15 minutos darían igual. Y, como a ella, esto ha sorprendido a muchos otros ciudadanos que han pensado que el país magrebí no se tomaría la pandemia en serio. Precisamente ha sido todo lo contrario desde el estallido de la crisis: un control riguroso y medidas anticipadas.

Cuando España aún no estaba confinada, el 12 de marzo, Marruecos ya anunciaba el cierre de todas sus fronteras: tierra, mar y aire. El día siguiente, se suspendieron de inmediato las conexiones marítimas y aéreas con España. Y pocos días más tarde llegó el cierre de las fronteras terrestres con Ceuta y Melilla, dejando así a miles de marroquíes fuera de su territorio, que no pudieron volver a sus casas ni juntarse con sus madres, padres e hijos hasta muchos meses después.

Foto: Numerosos vehículos esperan para embarcar en el puerto de Algeciras, en la operación Paso del Estrecho de 2019. (EFE)

'Apps' de control

El uso de mascarilla obligatoria también fue una medida anticipada. La curva nunca subió al ritmo que lo hacía en todos los países de la vecina Europa, pero aun así determinó el confinamiento domiciliario además de otro perimetral por barrios, aislando la medina —ciudad antigua en árabe— u otros barrios populares cuando se conocía algún caso. Con el objetivo de controlar a la gente que salía de su perímetro, las autoridades marroquíes lanzaron una aplicación, para uso de los cuerpos de seguridad, en la que insertaban el DNI de un ciudadano y les indicaba dónde vivía y cuáles eran las zonas donde tenía restringida la movilidad y si debía o no debía estar en la localización donde se encontraba. Con otro propósito, el de llevar a cabo un registro fiel de los contagios, lanzaron otra aplicación para que los ciudadanos especificaran la fecha en que se les diagnosticaba el positivo y la fecha en que se les indicaba que eran negativos, así como las personas y círculos con los que habían estado en contacto.

"La vigilancia de sus ciudadanos es una herramienta social no solo aplicada en temporadas de crisis, sino su 'modus operandi"

Aunque estas herramientas de control llevadas a cabo por las autoridades marroquíes ayudaron de alguna forma a mantener la curva, han estado cuestionadas y se han visto envueltas en polémica desde el primer momento. Sociólogos expertos explican a El Confidencial que en países como Marruecos, donde el “control y la vigilancia de sus ciudadanos es una herramienta social no solo aplicada en temporadas de pandemia o de crisis, sino su 'modus operandi' habitual, es más fácil recurrir a este tipo de medidas que en otros países donde se valoren más la libertad, los derechos individuales y la privacidad”.

Seguimiento a clínicas privadas

La prensa local de Murcia informaba hace unos días de que se está investigando por fraude a varias clínicas de localidades murcianas que hacían pasar por pruebas PCR —con un importe aproximado de 100 euros— test serológicos o de antígenos —con un importe de unos 40 euros— para ciudadanos de origen marroquí que trabajan en los campos murcianos y que pretendían viajar a Marruecos.

Sin embargo, en Marruecos, esto ha sido casi imposible, ya que el Ministerio de Sanidad marroquí no dejó trabajar a los laboratorios privados en pruebas y test para detectar el covid hasta bien avanzada la pandemia. En septiembre, solo 12 laboratorios privados podían realizar estos test. Una de las principales razones era evitar la corrupción, pero también la inexistencia de una cantidad de test necesarios para todos los laboratorios y asegurarse de que los datos de registros de positivos no se perdían entre las clínicas públicas y las privadas, como empezó a ocurrir una vez se abrieron estos centros privados en el mes de julio.

placeholder La policía marroquí discute con unos viandantes que se han saltado el toque de queda. (EFE)
La policía marroquí discute con unos viandantes que se han saltado el toque de queda. (EFE)

“Es prácticamente imposible que haya habido casos de este tipo de corrupción en las clínicas privadas de Marruecos. Cuando estalló la pandemia, todas estaban cerradas, y en cuanto abrieron, Sanidad las controló desde el primer momento. Se arriesgan a grandes multas y al cierre total y definitivo de las clínicas. Si les pillasen, no volverían a ejercer en Marruecos, prácticamente”, aseguran abogados expertos en corrupción médica de Casablanca.

De hecho, el Laboratorio Internacional de Análisis Biomédicos, uno de los más importantes en Marruecos, no abrió sus puertas hasta mediados de julio, siendo uno de los primeros en realizar aproximadamente 300 pruebas al día. A partir de ahí, el Ministerio de Sanidad estudió la posibilidad de abrir otros laboratorios de forma escalonada.

Foto: El rey de Marruecos, el 7 de noviembre cuando pronunció su último discurso.

El 24 de noviembre, la Agencia Nacional de Seguros de Salud (ANAM) decidió sancionar a varias clínicas privadas que sobrefacturaron a pacientes con covid-19, cantidad que ahora se verán obligadas a devolver a los pacientes. Esto es solo otra evidencia más del control y supervisión que se ha llevado a cabo en el sector privado en cuanto a la gestión de la pandemia.

Vacunación masiva

Ahora, el país está a punto de empezar su campaña de vacunación masiva. Ha comprado la vacuna china Sinopharm y ya ha asegurado la entrega de 10 millones de dosis, que permitirían la vacunación de cinco millones de personas. En primer lugar, se vacunará a los profesionales de la salud, a las fuerzas de seguridad y a los profesores y personal del ámbito de la educación. También a las personas de riesgo, como mayores de 65 años, así como personas con patologías que les hacen ser más vulnerable al virus. Una vez vacunadas estas personas, se continuará vacunando a adultos, siempre de forma voluntaria. “Se pretende vacunar al 80% de la población marroquí mayor de 18 años en un plazo de tres meses”, publica la prensa local marroquí.

Redouane Abouqal, del Hospital Universitario Ibn Sina de Rabat, miembro del comité técnico y científico del covid e investigador principal del progreso del ensayo clínico de la vacuna anticovid-19 en Marruecos, ha defendido en varias ocasiones la vacuna china frente a sus numerosas críticas. "Escucho mucho que los datos chinos no son transparentes, sin embargo, las vacunas chinas han seguido perfectamente el desarrollo científico habitual de todas las demás vacunas. Pasaron por los mismos procedimientos científicos transparentes y no se ha observado ningún efecto secundario", aclaró.

Foto: La vacuna china. (Reuters)

La vacuna en Marruecos se ha probado en 600 voluntarios que pertenecen al Ejército. La condición era que los 600 presentaran una PCR negativa y que no hubiesen pasado la enfermedad. Estos pacientes se dividieron en dos grupos: uno que recibió la vacuna y otro que recibió un placebo.

Desajuste en registros y muertes

Recientemente, Marruecos ha instaurado un toque de queda de las nueve de la noche a las seis de la mañana, ha cerrado los bares y restaurantes de las principales ciudades, como Marrakech, Fez y Casablanca, y ha prohibido las fiestas y celebraciones.

Foto: Un preso desinfecta una puerta en una cárcel de Marruecos. (Reuters)

Un país que, en contra de los que pensaban algunos, ha tomado las medidas con anticipación y con un grado de seriedad que han sorprendido en su entorno vecino. Informaron del primer caso positivo el 2 de marzo y a partir de ese momento se pusieron a trabajar en las medidas con agilidad. El 15 de abril —según datos del Ministerio de Salud marroquí— se había realizado el test a 8.404 personas, con 1.988 positivos en el país, 127 fallecidos y 218 recuperados.

Aunque precisamente el recuento de cifras ha sido uno de las críticas a las que se ha tenido que enfrentar la cartera de Sanidad marroquí, y el principal motivo ha sido ese, el desajuste en los datos de los centros públicos y los centros privados. Según fuentes internacionales que trabajan en el ámbito de la salud en Marruecos, el problema radica en que “los centros privados no están pasando con rigurosidad los datos y los registros al sector público”.

Pandemia Noticias de Marruecos
El redactor recomienda