Es noticia
Menú
Los clientes más vip de Porsche serán parte del equipo diseñando sus coches de ensueño
  1. Motor
  2. Novedades
Porsche Exclusive Manufaktur

Los clientes más vip de Porsche serán parte del equipo diseñando sus coches de ensueño

Porsche ofrece su legendario programa Sonderwusch, ya visto en la década de los setenta, para llevar la personalización de nuestro coche a un nivel casi inimaginable

Foto: Paolo Barilla ha sido el primer cliente en pasar por este proceso. (Porsche)
Paolo Barilla ha sido el primer cliente en pasar por este proceso. (Porsche)

Porsche Exclusive Manufaktur crea en Zuffenhausen vehículos muy personales para los clientes. Pero ahora, el fabricante alemán ofrece una nueva interpretación de su legendario programa Sonderwunsch de finales de los 70 (podrán fabricarse piezas únicas y exclusivas fruto de una colaboración entre el cliente y la marca), que permitirá en el futuro diseñar coches personalizados y únicos, con la participación activa del cliente en su gestación antes de que Porsche se encargue de producirlo. Un proceso, sin embargo, que ya ha podido vivir el italiano Paolo Barilla, ganador de las 24 Horas de Le Mans en 1985 al volante de un Porsche 956 de un equipo privado.

placeholder Barilla ganó las 24 Horas de Le Mans de 1985.
Barilla ganó las 24 Horas de Le Mans de 1985.

Con motivo de su 60º cumpleaños, Barilla ha querido 'regalarse' un capricho diferente y mucho más dinámico de lo que suelen ser los típicos recuerdos de una carrera en el deporte del motor. Él ha sido el primer cliente en realizar un proyecto de coche completo junto a Porsche Exclusive Manufaktur. Así, el ahora empresario quería diseñar su Porsche 911 GT3 para que fuese único, basado en su coche ganador de Le Mans; pero además deseaba participar plenamente en su creación. Como detalles más llamativos, el coche goza del característico aspecto de carreras en amarillo, blanco y negro, así como del número 7 en el capó y las puertas, el mismo dorsal con el que venció en la mítica prueba francesa. Además, elementos como el alerón trasero o la palanca de cambios se han reinterpretado y desarrollado de forma independiente.

placeholder El Porsche 956 del 85 es el tomado como inspiración para el 911.
El Porsche 956 del 85 es el tomado como inspiración para el 911.

Para el vicepresidente de Personalización y Clásicos de Porsche AG, Alexander Fabig, ''ofrecer una experiencia única al cliente es algo que está en el corazón de la marca Porsche. Por eso, la importante ampliación del programa Sonderwunsch (solicitudes especiales) es otro hito para los clientes de todo el mundo. Y este proyecto de automóvil es la joya de la corona en cuanto a personalización en Porsche Exclusive Manufaktur''.

Un proceso largo y delicado

Pero crear todo esto no ha sido tarea sencilla, pues el proceso ha llevado en total tres años desde el primer boceto hasta la verificación de viabilidad técnica y la construcción. Una de las características especiales de este 911 GT3 es su llamativa pintura exterior en amarillo, blanco y negro, que reinterpreta el diseño con franjas de distinto color del histórico coche de competición. El faldón delantero y los embellecedores redondos de los faros también están pintados en ese amarillo especial. Y el diseño de las llantas con tuerca central está inspirado en las del Porsche 956. Las delanteras, cuando se usaban en carrera, tenían 'aeroblades' (láminas aerodinámicas) de color blanco, razón por la que las llantas del 911 GT3 también son blancas en el eje frontal, mientras que en el trasero están pintadas en color dorado, como entonces.

placeholder Los colores son fieles al modelo de carreras de la época.
Los colores son fieles al modelo de carreras de la época.

Por su parte, los laterales del alerón posterior también están influenciados por el diseño y la geometría de su histórico predecesor. Sin embargo, las modificaciones no solo tenían que funcionar de manera visual, sino que también debían cumplir con sus funciones aerodinámicas. Con esto en mente, los ingenieros del 911 GT3 producido en serie se involucraron en el proyecto desde el inicio, verificando su eficacia en el túnel de viento.

En el interior, el color negro domina el habitáculo, como era de esperar en un coche de carreras, pues se trata de evitar reflejos o deslumbramientos mientras se conduce. El umbral de las puertas y la moldura decorativa amarilla en la parte del salpicadero situada frente al pasajero están personalizados con un logotipo especialmente creado pensando en el cliente. Este combina el número 956, el escudo de 'Le Mans 1985' y la silueta estilizada del vehículo de competición. Y tanto el logo como el circuito de 1985 están bordados en los reposacabezas. La palanca de cambios, asimismo, recuerda al pomo de magnesio del 956 y es una elaborada pieza hecha a medida de un solo bloque de aluminio.

placeholder El interior es de color negro, como suelen ser los de carreras.
El interior es de color negro, como suelen ser los de carreras.

Dentro del nuevo programa Sonderwunsch, el cliente asumió el papel de director de Proyecto. Barilla, como el resto del equipo, formado por expertos de Porsche Exclusive Manufaktur y del departamento de diseño de la marca, colaboró directamente en la creación del coche de sus sueños. De hecho, Grant Larson, que diseñó el primer Boxster y es actualmente director de Proyectos Especiales de Style de Porsche, afirma que ''lo mejor que puede tener un diseñador es el contacto directo con el cliente''. El mayor desafío al que tuvo que enfrentarse Larson fue transferir el diseño gráfico extremadamente plano y cuadrado del coche de carreras a las formas más redondeadas del 911 actual. Para ello, Larson trabajó primero digitalmente en el ordenador, para luego proyectar las líneas con un dispositivo láser en una carrocería de prueba, sobre la que se pintaron. Esta pintura se aplicó hasta tres veces para que el diseñador y Paolo Barilla quedaran satisfechos. El tono amarillo cálido también tuvo que elegirse cuidadosamente para que coincidiera con el del modelo histórico, pero también para que funcionase tanto con la luz artificial como con la luz natural. Atención absoluta a los detalles.

placeholder Se han necesitado más de 3 años para llevar a cabo el proyecto.
Se han necesitado más de 3 años para llevar a cabo el proyecto.

Tal ha sido la implicación del cliente en el proyecto de desarrollo de su coche que Barilla visitó tres veces Porsche durante la fase conceptual para participar activamente, desde la especificación inicial hasta su finalización. Durante la etapa de implementación también se realizaron consultas frecuentes por teléfono, correo electrónico y videoconferencia, alternadas con otras visitas. De hecho, se convirtió oficialmente en un empleado de producción, porque el propio Barilla fue el encargado de fijar la caja de cambios al motor de su automóvil.

Porsche Exclusive Manufaktur crea en Zuffenhausen vehículos muy personales para los clientes. Pero ahora, el fabricante alemán ofrece una nueva interpretación de su legendario programa Sonderwunsch de finales de los 70 (podrán fabricarse piezas únicas y exclusivas fruto de una colaboración entre el cliente y la marca), que permitirá en el futuro diseñar coches personalizados y únicos, con la participación activa del cliente en su gestación antes de que Porsche se encargue de producirlo. Un proceso, sin embargo, que ya ha podido vivir el italiano Paolo Barilla, ganador de las 24 Horas de Le Mans en 1985 al volante de un Porsche 956 de un equipo privado.

El redactor recomienda