Es noticia
Menú
De los reyes de la tecnología híbrida, llega el bZ4x, el primer eléctrico creado por Toyota
  1. Motor
  2. Eléctricos
Equipa paneles solares en el techo

De los reyes de la tecnología híbrida, llega el bZ4x, el primer eléctrico creado por Toyota

Con una autonomía superior a 450 kilómetros y motores de 204 o 217 CV, según el tipo de tracción, llega el bZ4x, un revolucionario SUV creado por Toyota en colaboración con Subaru

Foto: El bZ4x está disponible en dos variantes principales: con 204 y tracción en un eje, y con 217 CV y tracción total.
El bZ4x está disponible en dos variantes principales: con 204 y tracción en un eje, y con 217 CV y tracción total.

Allá por 2014 conduje ya un Toyota 100% eléctrico por nuestro país, concretamente el pequeño iQ EV, conocido también como eQ y que anunciaba una autonomía de solo 85 kilómetros, pero aunque tenía la condición de 'modelo de serie' y llegaron a comercializarse decenas de unidades en algunos mercados (principalmente Estados Unidos y Japón), no pasó de ser un mero experimento por parte de un fabricante que entonces estaba volcado en la tecnología híbrida autorrecargable. De ahí que la propia firma nipona defina el nuevo bZ4x como el "primer vehículo eléctrico de batería de diseño y desarrollo de Toyota". Y de paso se convierte en el primer modelo de la nueva submarca bZ ('beyond Zero', o más allá de Zero), una división de Toyota especializada en modelos BEV (eléctricos de batería) comparable a las submarcas i, de BMW, o ID, de Volkswagen.

Pero aunque el Toyota bZ4X sea el primer eléctrico desarrollado en su totalidad por Toyota y tome como base la nueva plataforma e-TNGA de la firma japonesa, en el proyecto ha colaborado también Subaru, que más adelante presentará un modelo muy parecido que también pasará a ser su primer eléctrico. En el caso del Toyota bZ4x, su presentación oficial en Europa tendrá lugar el próximo 2 de diciembre, abriéndose a continuación el proceso de reserva online para aquellos clientes que quieran hacerse con algunas de las primeras unidades fabricadas.

El estreno de la plataforma e-TNGA es trascendental, porque es específica para vehículos 100% eléctricos y se empleará también en futuros modelos bZ, no necesariamente de tamaños o estilo parecidos a los del bZ4x. La batería, muy delgada, va bajo el piso y forma parte del chasis, lo que ayuda a bajar el centro de gravedad, a equilibrar el reparto de masas entre ambos ejes y a dar rigidez a la carrocería. Y se ha priorizado una larga distancia entre ejes (160 milímetros mayor que la del Rav4) en aras de una mejor estabilidad y un mayor espacio en su interior de cinco plazas. En concreto, mide 4,69 metros de largo por 1,86 de ancho y 1,65 de alto, tiene una batalla de 2,85 metros y presume de un maletero de 452 litros, y según Toyota esas dimensiones generosas no afectarán a su maniobrabilidad, pues el diámetro de giro es de 11,4 metros, pequeño en comparación con otros SUV de parecida talla.

Toyota, además, dice que el bZ4x se beneficia de los más de 25 años de experiencia en tecnologías de electrificación de la marca, y por ejemplo la batería de iones de litio de 71,4 kWh que propulsa al bZ4X funcionará aún al 90% de su capacidad original tras un periodo de uso de 10 años o un kilometraje de 240.000 kilómetros, lo que suceda antes. Con esa batería totalmente cargada, y a falta de la homologación definitiva, la autonomía podría superar los 450 kilómetros, ayudándose incluso de un panel solar en el techo que contribuye a cargar la batería mientras circulamos o el coche está estacionado. Al respecto, Toyota calcula que puede acumular suficiente energía a lo largo de un año como para circular 1.800 kilómetros.

El diseño incorpora también elementos aerodinámicos que ayudan a dilatar su autonomía. Es el caso de unas profundas aberturas en las esquinas del paragolpes frontal, la cubierta integral del chasis inferior, un alerón de techo dividido y un alerón trasero en forma de ‘cola de pato’, además del difusor trasero o una luneta trasera con una inclinación muy precisa. Además, la fina parrilla delantera incorpora una persiana de regulación activa que canaliza aire para refrigerar la batería si es necesario, y ayuda a reducir la resistencia al viento cuando va cerrada.

Y sobre el diseño interior, la marca dice que es ‘lagom’, un término sueco que expresa que algo es ‘sencillamente perfecto’. Confort y amplitud en busca de un ambiente similar al de una sala de estar, y presencia de texturas suaves, tejidos de alta calidad, detalles satinados y un techo panorámico en opción. El cuadro de mandos es fino y está situado más abajo, lo que potencia la sensación de amplitud y la visibilidad del conductor. El principio de ‘la vista en la carretera, las manos en el volante’ se refuerza con la cabina centrada en el conductor, en la que una pantalla TFT informativa de 7 pulgadas se sitúa justo enfrente, en su línea de visión, por encima del borde del volante.

En cuanto a la parte estrictamente mecánica, la versión de tracción delantera del bZ4x monta un motor eléctrico de 150 kW (204 CV) y 265 Nm de par, lo que sirve para acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima, autolimitada, de 160 km/h. Y el bZ4x AWD, de tracción total, genera una potencia de 217,5 CV y rinde 336 Nm de par, de modo que el '0-100' se completa en 7,7 segundos; aunque la velocidad punta es la misma: 160 km/h. Y el conductor podrá usar la función 'único pedal', que potencia la regeneración de energía al frenar y decelerar, y permite acelerar y ralentizar el vehículo usando solamente el pedal del acelerador.

El nuevo SUV eléctrico de Toyota, cuyas entregas comenzarán en 2022, equipa para su sistema de calefacción una bomba de calor, y según la firma japonesa apenas sufrirá reducción de la autonomía al circular a temperaturas bajo cero, al contrario de lo que sucede en modelos de la competencia. La batería se podrá cargar al 80% en unos 30 minutos utilizando un sistema de carga rápida de 150 kW (CCS2), aunque el bZ4x contará también con un cargador trifásico a bordo de 11 kW. Toyota explica que una de las claves de la calidad y durabilidad lograda en esta batería de 71,4 kWh es el control múltiple del voltaje, la intensidad y la temperatura, celda a celda. Si se detecta una generación anómala de calor, se activan automáticamente los controles oportunos; y se han implantado medidas para mitigar la degradación de los materiales y evitar la entrada de cuerpos extraños en la batería durante el proceso de fabricación. Además, por primera vez en un Toyota la batería está refrigerada por agua.

Avances en tracción y dirección

Toyota ha colaborado con Subaru, socio de desarrollo en este proyecto, para el diseño de un nuevo sistema de tracción total, con el objetivo de lograr una mayor seguridad al circular en condiciones complicadas y permitir que el bZ4X tenga capacidades de auténtico todoterreno para ser líder en la categoría de todocaminos eléctricos. Así, el modelo con tracción total monta unos motores de 80 kW independientes en los ejes delantero y trasero; y también se puede optar por la función XMode, con diferentes programas de conducción para adaptarse a nieve/barro, nieve gruesa y barro (por debajo de 20 km/h), e incluso un control del agarre para una conducción todoterreno más extrema (por debajo de 10 km/h).

Asimismo, el bZ4X será el primer modelo de serie de Toyota que ofrezca la dirección por cable One Motion Grip, cuya introducción en Europa está prevista para más adelante. Se trata de un sistema electrónico que prescinde de la conexión mecánica entre el volante y las ruedas delanteras, y ajusta el ángulo de los neumáticos con precisión según la intención del conductor. Además, deja más espacio para las piernas, con lo que da más libertad a la posición de conducción y facilita la entrada y salida, ya que el volante tradicional se sustituye por el mando de control One Motion Grip, que permite llevarlo de tope a tope con un giro de solo 150 grados, de manera que ya no hará falta cruzar los brazos al girar ni ir recolocando las manos en el aro a medida que viramos a uno u otro lado. Y puesto que el sistema no tiene conexiones físicas, se suprimen las posibles vibraciones que llegan desde los neumáticos hasta la dirección, aunque según Toyota el conductor seguirá notando sensaciones como las irregularidades de la calzada por la que transita. Además, su tacto se puede modificar en función del modo de conducción seleccionado.

Y en lo que se refiere a la seguridad, el bZ4x adopta ya la tercera generación del conjunto de soluciones Toyota Safety Sense, con funciones nuevas y mejoradas que ofrecen más protección contra un abanico mayor de posibles riesgos de accidente. Al expandir el rango de detección del radar de ondas milimétricas y la cámara, el rendimiento de cada función se ha optimizado, y entre las novedades destaca una expansión del Sistema de Seguridad Precolisión para detectar vehículos que circulen en sentido contrario e invadan el carril, suprimir la aceleración a baja velocidad y proporcionar asistencia para frenadas de emergencia. Además, una vez entregado el vehículo al cliente, éste podrá instalar un nuevo sistema multimedia mediante actualizaciones de software inalámbricas.

Allá por 2014 conduje ya un Toyota 100% eléctrico por nuestro país, concretamente el pequeño iQ EV, conocido también como eQ y que anunciaba una autonomía de solo 85 kilómetros, pero aunque tenía la condición de 'modelo de serie' y llegaron a comercializarse decenas de unidades en algunos mercados (principalmente Estados Unidos y Japón), no pasó de ser un mero experimento por parte de un fabricante que entonces estaba volcado en la tecnología híbrida autorrecargable. De ahí que la propia firma nipona defina el nuevo bZ4x como el "primer vehículo eléctrico de batería de diseño y desarrollo de Toyota". Y de paso se convierte en el primer modelo de la nueva submarca bZ ('beyond Zero', o más allá de Zero), una división de Toyota especializada en modelos BEV (eléctricos de batería) comparable a las submarcas i, de BMW, o ID, de Volkswagen.

Tecnología Japón Todocamino
El redactor recomienda