Así era la primera furgoneta Vito eléctrica de Mercedes-Benz, una pionera hace 25 años
  1. Motor
  2. Eléctricos
Usada por los carteros en Alemania

Así era la primera furgoneta Vito eléctrica de Mercedes-Benz, una pionera hace 25 años

Mercedes-Benz ofrece en su gama Vito, fabricada en Vitoria, varias versiones eléctricas de hasta 204 CV. Pero hace 25 años ya hubo una Vito sin emisiones, y te contamos cómo era

Foto: De la Mercedes-Benz Vito 108 E entraron en servicio solo cinco unidades, usadas por la empresa alemana de correos Deutsche Post, sobre todo en Bremen.
De la Mercedes-Benz Vito 108 E entraron en servicio solo cinco unidades, usadas por la empresa alemana de correos Deutsche Post, sobre todo en Bremen.

Mercedes-Benz ofrece actualmente una completa gama cien por cien eléctrica de vehículos comerciales y para transporte de pasajeros, donde podemos encontrar desde el EQV, un lujoso monovolumen disponible en formatos Largo (5,14 metros) y Extra largo (5,37 metros) animado por un motor de 204 CV y dotado de una batería de 90 kWh con 355 kilómetros de autonomía, hasta la eSprinter, enorme furgón con 116 CV de potencia eléctrica y autonomías de 105 o 142 kilómetros en función de la versión elegida (hay una con batería de 35 kWh y otra con 47 kWh de capacidad), pasando por la eVito, fabricada en la planta de Vitoria, al igual que el EQV, y de la que existen cuatro variantes, fruto de combinar dos longitudes de carrocería con dos configuraciones: Tourer de pasajeros (204 CV, batería de 90 kWh y 358 kilómetros de alcance) y Furgón para carga (116 CV, batería de 35 kWh y autonomía de 149 kilómetros).

placeholder En la gama eléctrica de Mercedes-Benz Vans se ofrecen actualmente los modelos EQV, eSprinter y eVito.
En la gama eléctrica de Mercedes-Benz Vans se ofrecen actualmente los modelos EQV, eSprinter y eVito.

Pero hasta llegar aquí la evolución ha sido incesante, y ahora se cumplen precisamente 25 años del lanzamiento de la Vito 108 E, la primera furgoneta Vito de mecánica eléctrica, que vio la luz solo unos meses después de ser presentada la primera generación de la popular Vito, ya alavesa y que respondía a la denominación interna W 638.

Aquella Vito 108 E equipaba un motor eléctrico trifásico refrigerado por agua de solo 40 kW (equivalente a 54 CV) y 190 Nm de par máximo, con el que no obstante alcanzaba 120 km/h de velocidad máxima y podía transportar cargas de 600 kilos, o hasta ocho ocupantes.

Pero ya anunciaba 170 kilómetros de autonomía gracias a su avanzada batería ZEBRA (Zero Emission Battery Research Activities) de cloruro de sodio y níquel con 35,6 kWh, que había sido probada desde dos años antes en un Mercedes-Benz Clase C (W 202) experimental, y que la furgoneta montaba por detrás de las banquetas delanteras. Una batería que pesaba 420 kilos y que incorporaba un sistema de recarga muy rápido para la época, pues bastaban 30 minutos para reponer la mitad de su capacidad energética, aunque durante la marcha también se recargaba gracias al aprovechamiento de las deceleraciones y las frenadas. O sea, los principios que hoy son habituales en cualquier eléctrico... pero hace ya un cuarto de siglo. Aunque con una particularidad: no usaba cambio automático, sino una caja manual de cinco marchas, más marcha atrás.

placeholder En 2010, la segunda generación de la Mercedes-Benz Vito introdujo la variante eléctrica E-Cell, que ya se producía en Vitoria.
En 2010, la segunda generación de la Mercedes-Benz Vito introdujo la variante eléctrica E-Cell, que ya se producía en Vitoria.

Aunque aquella primera generación de la Mercedes-Benz Vito ya se fabricaba en Vitoria, la Vito 108 E, de mecánica eléctrica, era producida artesanalmente en las instalaciones que la firma de la estrella tenía en Mannheim, dedicadas al desarrollo de vehículos de movilidad sin emisiones. De hecho, solo cinco unidades saldrían de aquella planta alemana, entregadas todas al servicio de correos Deutsche Post AG en 1999 para sus labores diarias en la ciudad de Bremen y en la Expo 2000 de Hannover. Y la experiencia fue tan positiva que Mercedes-Benz decidió que la siguiente generación de la Vito, conocida con el código interno W 639, también tendría su variante eléctrica, lo que sirvió para introducir mejoras que desembocaron en las actuales eVito.

La auténtica precursora, en 1972

Sin embargo, la Vito 108 E no fue realmente la primera furgoneta eléctrica ‘moderna’ del fabricante de Stuttgart, lugar de honor que le corresponde a la Mercedes-Benz LE 306, desvelada en el Salón de Bruselas de 1972 y que causó sensación entre los expertos reunidos en una convención sobre el estudio de vehículos eléctricos. Y aquello no se quedó en un mero proyecto futurista, sino que se tradujo meses después en unas pocas unidades puestas al servicio de la organización de los Juegos Olímpicos de Munich de forma experimental, e incluso en una flota de 58 furgonetas con las que se realizaron posteriormente intensas pruebas en tráfico abierto.

placeholder La Mercedes-Benz LE 306 experimental de 1972 equipaba una batería Varta de 22 kWh que pesaba 860 kilos.
La Mercedes-Benz LE 306 experimental de 1972 equipaba una batería Varta de 22 kWh que pesaba 860 kilos.

Pero la Mercedes-Benz LE 306 sí podía ser considerada primitiva en comparación con la Vito 108 E de 1996, y no digamos frente a las eVito actuales, pues alcanzaba solo 80 km/h de velocidad punta con su motor eléctrico de 35 a 56 kW (equivalente a entre 48 y 76 CV) y la autonomía normal de uso oscilaba entre 50 y 100 kilómetros con su batería Varta de 22 kWh, que pesaba la friolera de 860 kilos. Por comparar, la batería de 21,6 kWh empleada en el actual Renault Twingo Electric, con 21,4 kWh de capacidad útil, pesa 165 kilos, cinco veces menos.

Coche eléctrico Investigación Batería Desarrollo sostenible Vitoria Transporte
El redactor recomienda