Es noticia
Menú
Volvo avanza su revolución eléctrica con el Recharge Concept
  1. Motor
  2. Eléctricos
Mayor alcance y carga más rápida

Volvo avanza su revolución eléctrica con el Recharge Concept

Antes de finalizar esta década Volvo quiere tener coches eléctricos con mas de 1.000 kilómetros de autonomía, un reto que comienza con este avance del siguiente SUV XC90

Foto: El Volvo Recharge Concept no solo innova en la parte eléctrica, sino que también hace propuestas revolucionarias en otros capítulos.
El Volvo Recharge Concept no solo innova en la parte eléctrica, sino que también hace propuestas revolucionarias en otros capítulos.

Volvo Cars pretende que a mediados de esta década la mitad de sus ventas globales sean automóviles completamente eléctricos, con la ambición a más largo plazo de convertirse en una empresa neutral para el clima, lo que sitúan como objetivo para 2040. Y en esa estrategia será clave la inmediatez con que la firma sueca electrifique su gama, lo que no quiere convertir en un simple cambio de motores, sino que deberá suponer una verdadera revolución en el diseño de sus futuros vehículos. Y el Volvo Concept Recharge constituye toda una declaración de intenciones a respecto, pues avanza cómo podría ser la siguiente generación de Volvo eléctricos.

Así, al eliminarse la compleja mecánica que apareja un coche de combustión, los diseñadores han podido modificar las proporciones del vehículo para aumentar el espacio interior y optimizar de paso su eficiencia aerodinámica. Porque si en la primera generación de eléctricos de Volvo, con ejemplos como el XC40 actual, las versiones cien por cien eléctricas compartían su plataforma con las variantes diésel o de gasolina, lo que exige un equilibrio en las proporciones para reservar espacio a la batería en el primero pero también para el motor de combustión interna en los otros, con la segunda generación no existe ese compromiso, lo que dará mayor libertad a sus creadores. Y esa siguiente generación debutará con el sucesor del SUV XC90, que ya será totalmente eléctrico y tendrá suelos planos, como el Concept Recharge.

placeholder El Volvo Recharge mantiene rasgos de los Volvo, pero su carrocería se beneficia de nuevas proporciones logradas por la mecánica eléctrica.
El Volvo Recharge mantiene rasgos de los Volvo, pero su carrocería se beneficia de nuevas proporciones logradas por la mecánica eléctrica.

Como no hay un motor convencional pero sí una batería bajo el suelo, se amplía la distancia entre ejes y se acortan los voladizos frontal y posterior, y aumenta el tamaño de las llantas, lo que se traduce en una habitabilidad netamente superior y en una gran zona de almacenamiento entre los asientos delanteros, pues estos no irán situados exactamente en la misma posición que en los modelos actuales. También se redefine el perfil del techo y se baja el capó para lograr una mayor eficiencia aerodinámica, lo que redunda en una autonomía más generosa. La parrilla tradicional se sustituye por una estructura en forma de escudo, los faros incluyen la última tecnología HD de líneas gráficas puras que se abren de noche para mostrar las luces principales y las emblemáticas ópticas traseras verticales evolucionan respecto al diseño actual para crear una nueva imagen con un par de alas que se extienden a alta velocidad para mejorar la penetración en el aire.

Y dentro, una gran pantalla vertical de 15 pulgadas centra la nueva experiencia del usuario, pues integrará la siguiente generación del sistema de infoentretenimiento conectado de Volvo. Además, el Concept Recharge presume de la seguridad que se le supone a la firma escandinava, con ejemplos como el sensor LiDAR, desarrollado por la empresa Luminar, que es una parte esencial del plan de Volvo Cars para la futura tecnología de conducción autónoma y va ubicada sobre el techo para recoger perfectamente los datos del entorno del coche.

Tecnología eléctrica avanzada

En cuanto a las soluciones de electrificación de cara al futuro, Volvo Cars tiene como meta que las baterías empleadas por sus próximos vehículos cien por cien eléctricos se adapten a las necesidades de sus clientes: mayor autonomía y menor tiempo de carga. Para ello va a mejorar la tecnología de baterías de iones de litio en la siguiente generación de vehículos eléctricos, empezando con el sucesor eléctrico del XC90. Y para mediados de la década, cuando presente ya la tercera generación de vehículos eléctricos, empezando por el sucesor del XC60, la empresa nórdica piensa mejorar aún más la gama y hacer que la batería no solo vaya bajo el suelo del vehículo, sino que 'sea' el suelo del vehículo, utilizando la estructura de celdas para aumentar la rigidez a toda la carrocería y mejorar su eficiencia.

placeholder La aerodinámica de las nuevas carrocerías será clave, porque una mejor penetración en el aire incrementa la autonomía real.
La aerodinámica de las nuevas carrocerías será clave, porque una mejor penetración en el aire incrementa la autonomía real.

A corto plazo, Volvo Cars tiene previsto trabajar con Northvolt, la principal empresa sueca de baterías, para incrementar la densidad energética de sus celdas de batería hasta un 50 por ciento en comparación con lo que existe actualmente en el mercado. Más adelante, pero todavía en esta década, Volvo Cars pretende superar el hito de 1.000 Wh/l de densidad energética, para de esa forma alcanzar los 1.000 kilómetros de autonomía real de conducción, un valor estratosférico en comparación con los actuales.

En cuanto a las recargas, se espera que los tiempos actuales se reduzcan a la mitad a mediados de esta década gracias a la mejora en la tecnología de baterías y los avances en el software y en la tecnología de carga rápida. "Queremos aumentar constantemente las ventajas de conducir un vehículo Volvo eléctrico puro", dice Henrik Green, director de Tecnología. "Al simplificar el diseño y la integración de nuestras celdas de batería, podemos reducir el peso y maximizar el espacio, lo que permite hacer mejoras considerables en la capacidad, autonomía y tiempo de carga de la batería".

A medida que Volvo Cars avanza para convertirse en una empresa de vehículos totalmente eléctricos, crece la importancia de la sostenibilidad. Y si durante la próxima década la empresa va a incrementar la energía de las baterías de los vehículos, también trabajará continuamente para reducir su impacto medioambiental. Así, las celdas de batería resultado de la colaboración entre Volvo Cars y Northvolt se van a fabricar utilizando un cien por cien de energía renovable, y se está trabajando con otros proveedores de baterías para conseguir lo mismo de aquí a 2025. Además, Volvo Cars tiene una estrategia para seguir reduciendo el impacto medioambiental de las baterías utilizando mejor el valioso material que contienen; y, siempre que sea posible, la intención es refabricar o reutilizar las baterías, además de investigar posibles aplicaciones de segunda vida, como el almacenamiento de energía.

placeholder Los futuros Volvo eléctricos ya permitirán la carga bidireccional, con la que el coche puede alimentar de energía a la vivienda si es necesario.
Los futuros Volvo eléctricos ya permitirán la carga bidireccional, con la que el coche puede alimentar de energía a la vivienda si es necesario.

Las baterías al final de su vida útil se reciclarán, cuando sea posible, en plantas de reciclado autorizadas capaces de ofrecer un sistema de reciclado de circuito cerrado para materiales críticos que se utilizarán en baterías futuras. Con la colaboración prevista entre Volvo Car Group y Northvolt también se contempla la posibilidad de utilizar sus actuales instalaciones de reciclado.

Carga bidireccional en el hogar

Con el sucesor del XC90 anticipado por el Concept Recharge, la empresa ofrecerá ya la carga bidireccional, que permitirá a los clientes descargar el excedente de electricidad de la batería del vehículo en la red eléctrica. Eso significa que los conductores de un Volvo eléctrico podrán suministrar energía a la red eléctrica cuando los precios y las emisiones de CO2 asociadas a la producción de electricidad alcancen su máximo diario, y cargar el vehículo cuando las emisiones y los precios bajen. "Queremos ofrecer a nuestros clientes vehículos eléctricos puros sostenibles que les faciliten la vida y con los que puedan disfrutar más", señala Henrik Green, director de Tecnología. "Mediante innovaciones inteligentes y la colaboración con socios clave, podemos dar a los clientes lo que necesitan, como más autonomía, una recarga más rápida y menor coste, y seguir impulsando la adopción generalizada de la movilidad eléctrica".

Volvo Cars pretende que a mediados de esta década la mitad de sus ventas globales sean automóviles completamente eléctricos, con la ambición a más largo plazo de convertirse en una empresa neutral para el clima, lo que sitúan como objetivo para 2040. Y en esa estrategia será clave la inmediatez con que la firma sueca electrifique su gama, lo que no quiere convertir en un simple cambio de motores, sino que deberá suponer una verdadera revolución en el diseño de sus futuros vehículos. Y el Volvo Concept Recharge constituye toda una declaración de intenciones a respecto, pues avanza cómo podría ser la siguiente generación de Volvo eléctricos.

Tecnología
El redactor recomienda