Es noticia
Menú
Las acciones de Amazon han caído en picado, pero su futuro luce más brillante que nunca
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Este jueves presenta resultados

Las acciones de Amazon han caído en picado, pero su futuro luce más brillante que nunca

El gigante del comercio 'online' ha caído más de un 30% en bolsa este año, pero algunas voces del mercado consideran que podría duplicar o triplicar su valor en los próximos años

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Amazon.com ha presentado sus beneficios unas 100 veces desde que empezó a cotizar en bolsa en 1997. Cada uno de esos informes trimestrales ha mostrado una empresa en crecimiento, a pesar de los muchos altibajos de la economía y de internet. El peor trimestre de Amazon se produjo en septiembre de 2001, cuando la burbuja de internet se estaba desmoronando. Incluso entonces, los ingresos crecieron ligeramente respecto al año anterior. Ahora, sin embargo, la buena racha de Amazon puede estar llegando a su fin.

Cuando Amazon (AMZN) presente sus resultados del segundo trimestre el 28 de julio, los analistas de Wall Street esperan un crecimiento de los ingresos de solo el 5%. Es una cifra insignificante para los estándares de Amazon, y si las cosas son ligeramente peores de lo esperado, los ingresos podrían disminuir. Sería un momento significativo, ya que Amazon se enfrenta a los mayores retos desde que su fundador, Jeff Bezos, empezó a vender libros en su casa hace casi 30 años.

La ventaja que durante mucho tiempo ha tenido la empresa en el comercio electrónico se ha convertido en una debilidad, ya que las tiendas físicas están disfrutando de un resurgimiento después de la llegada del covid. Los elevados costes del combustible, por su parte, están reduciendo los beneficios de Amazon, con el coste de las entregas y las devoluciones en aumento.

Los márgenes de beneficio de Amazon nunca han sido elevados, pero los analistas prevén un ajustado margen operativo del 1,8% en el segundo trimestre. Después de años de dar a Amazon un pase en los beneficios, los inversores se han impacientado. Desde que alcanzó su punto máximo el pasado mes de julio, las acciones han bajado un 33%, hasta los 125 dólares, y ha perdido más de 600.000 millones de dólares en valor de mercado. Visto a través de la lente del comercio electrónico, Amazon es una empresa tecnológica más en apuros.

Foto: Foto: P. Rossignol. (Reuters)

Y aun así, nada de eso debería importar. La preocupación de los inversores por las operaciones minoristas de Amazon pasa por alto la transformación de la empresa. Este año, el negocio de la nube de Amazon Web Services representará alrededor del 15% de los ingresos totales de la empresa, pero más del 100% de sus beneficios. Antes, durante y después de los cierres por pandemia, los ingresos de AWS crecieron a un ritmo trimestral superior al 30%. A largo plazo, esas tendencias deberían continuar.

Mientras tanto, Amazon tiene un negocio de publicidad que tiene ingresos anuales de cerca de 40.000 millones de dólares. Eso es casi cuatro veces el tamaño de Twitter (TWTR) y Snap (SNAP) juntos. Y es una empresa de medios de comunicación que ahora controla los derechos de un partido semanal de la Liga Nacional de Fútbol, un paquete que antes era exclusivo de los gigantes de la radiodifusión Comcast (CMCSA), Fox (FOXA), Paramount Global (PARA) y Walt Disney (DIS) . También hay una creciente operación logística que rivaliza cada vez más con FedEx (FDX) y United Parcel Service (UPS).

El reto para los inversores es que la expansión de la operación ha hecho que Amazon sea difícil de valorar. Merece la pena el esfuerzo: las acciones de Amazon rara vez han sido más atractivas. Las acciones podrían duplicarse o triplicarse en los próximos años. Sí, el último trimestre será malo. Pero el futuro no podría ser más prometedor.

Gene Munster, gestor de carteras de Loup Ventures, afirma que su empresa ha ido aumentando su posición en Amazon. Aunque Munster admite que los inversores están preocupados por la rentabilidad del comercio electrónico a corto plazo, está convencido de que, a largo plazo, "nadie va a competir con Amazon" en las compras 'online'. Munster calcula que AWS y el negocio publicitario generarán juntos 45.000 millones de dólares de ingresos operativos este año. Si se valora esto a 25 veces los beneficios, dice Munster, se obtienen 1,1 billones de dólares, que es casi el valor de mercado total actual de la empresa. Eso significa que los inversores están recibiendo actualmente todo lo demás gratis: las tiendas 'online', Prime, la logística, Whole Foods Market y una serie de otros negocios que Amazon ha adquirido a lo largo de los años.

Foto: Bolsa de Madrid. Efe/Altea Tejido

Dice Munster: "Es difícil que no te guste Amazon con esta valoración".

Sin duda, Amazon sigue enfrentándose a la mala publicidad. La empresa está haciendo frente a los sindicatos que intentan organizar a los trabajadores de Amazon, un equilibrio difícil para una empresa que pretende ser el mejor contratante del mundo. La empresa también está lidiando con una Comisión Federal de Comercio recién habilitada, dirigida por la presidenta Lina Khan, que en una ocasión escribió en la revista iYale Law Review' que la posición dominante de Amazon en el mercado era una clara prueba de que las leyes antimonopolio de Estados Unidos no estaban regulando eficazmente el sector de internet de ese país. Con toda seguridad, Amazon se enfrentará a un intenso escrutinio gubernamental en futuras adquisiciones. Y podría verse obligado a hacer concesiones al Gobierno.

De momento, sin embargo, Amazon sigue encontrando formas de crecer a través de acuerdos. La semana pasada, la empresa acordó la compra de One Medical, un propietario de clínicas de atención sanitaria basadas en la afiliación, por 3.900 millones de dólares.

También existe la posibilidad de que la ralentización de la economía pueda lastrar las ventas de AWS en los próximos trimestres. Para este año, Wall Street espera unos ingresos totales de Amazon de 520.000 millones de dólares, un 11% más, con unos beneficios de 56 centavos por acción, frente a los 3,24 dólares del año anterior.

Pero para los defensores de Amazon, los problemas que afectan a la empresa son fugaces y tienen un precio. Aunque la economía podría entrar en recesión a finales de este año o en 2023, esa recesión no será permanente. Mientras tanto, el mercado del comercio electrónico sigue expandiéndose, y la parte de Amazon en el pastel sigue siendo enorme, alrededor del 40%. Y todavía hay espacio para ganar más cuota de mercado.

Foto: Foto: EC Diseño.

El negocio publicitario de la empresa, por su parte, está en alza. Dada la dura postura de Apple (AAPL) en cuanto a compartir información sobre la actividad de los consumidores en el iPhone, los anunciantes están buscando más allá de Meta Platforms (META), Facebook, Alphabet (GOOGL), YouTube y Snap para gastar su dinero en publicidad. Muchos compradores de publicidad están recurriendo a opciones en las que la intención de compra del consumidor es clara a primera vista. Meta tiene que deducir lo que podría querer comprar; en el caso de Amazon, los consumidores escriben sus intereses de compra exactos en un cuadro de búsqueda. En un mercado repleto de opciones para el consumidor, el mercado publicitario de Amazon es una mina de oro.

Y luego está Amazon Web Services, la gigantesca plataforma de informática en la nube de la empresa. Desde que la compañía comenzó a desglosar los resultados de AWS en 2015, el negocio ha representado más de la mitad de los beneficios operativos de Amazon, incluyendo casi el 75% del total en 2021. En 2022, con la probabilidad de que las operaciones de comercio electrónico pierdan dinero, se prevé que AWS constituya el 150% de los ingresos operativos de Amazon.

Con unos ingresos cercanos a los 82.000 millones de dólares, AWS es una de las mayores empresas de 'software' y servicios del mundo, más grande que Oracle (ORCL), IBM (IBM) o SAP (SAP), y más del doble que Salesforce (CRM), la mayor de las llamadas empresas de 'software' como servicio. Y AWS va a crecer mucho más. No es de extrañar que cuando Bezos decidió dejar de ser CEO en 2021, eligiera como sucesor al arquitecto de AWS Andy Jassy. (Amazon se negó a poner a Jassy o a cualquier otro ejecutivo a disposición de esta historia, citando el periodo de mutismo antes de las ganancias).

Una de las estrategias favoritas de Wall Street para evaluar el valor de una empresa es la 'suma de las partes': hacer una lista de lo que posee la empresa, poner un valor a cada parte y luego sumarlo todo.

Foto: empresas-construccion-valor-inversiones-bra

Para algunos de los negocios de Amazon, es difícil encontrar comparativas adecuadas. No hay valores de la nube pública que se parezcan en nada a AWS; sus principales rivales —Microsoft (MSFT) Azure y Google Cloud— están igualmente integrados dentro de grandes empresas. El negocio publicitario de Amazon es valioso, pero está vinculado al negocio principal de comercio electrónico y, por lo tanto, no es fácil de valorar.

También está Amazon Prime, que incluye un servicio de 'streaming' de vídeo similar a Netflix y un servicio de música similar a Spotify. Hay otros negocios ocultos en las finanzas de la empresa, como el servicio de 'streaming' de videojuegos Twitch, la empresa de audiolibros Audible, el productor de pódcast Wondery y el fabricante de vehículos autónomos Zoox, por nombrar algunos.

Al informar sobre esta historia, 'Barron's' encontró al menos cuatro intentos diferentes de analistas de Wall Street para averiguar el verdadero valor de la empresa. Se trata de diferentes partes, diferentes métricas y diferentes conclusiones. ¿El único punto consistente? Las partes de Amazon suman mucho más que su valor de mercado actual.

Comencemos con el enfoque centrado en el entretenimiento de la analista de Needham Laura Martin. En su opinión, gran parte del valor de Amazon proviene de sus negocios de medios de comunicación. Considera que Amazon Prime Video, Amazon Music, Twitch y la publicidad superan los 500.000 millones de dólares. Valora AWS en 650.000 millones de dólares. Esas dos cifras dan 1,15 billones de dólares, es decir, aproximadamente el valor de mercado actual de Amazon. Eso no incluye el comercio electrónico, que los cálculos de Martin ignoran actualmente.

placeholder Reuters/Pascal Rossignol.
Reuters/Pascal Rossignol.

El analista de internet de Truist, Youssef Squali, tiene un enfoque diferente. Calcula un valor de más de 500.000 millones de dólares para el negocio de servicios "minoristas de terceros" de Amazon, que incluye la logística y otros servicios prestados a millones de vendedores. Añade 172.000 millones de dólares a la venta al por menor de "primera mano": productos de la marca Amazon, incluidos productos electrónicos como los televisores Fire y los Kindles, además de miles de productos AmazonBasics. Valora el negocio de suscripción de la compañía —básicamente Prime— en algo más de 100.000 millones de dólares. Luego, valora AWS en 867.000 millones de dólares, utilizando un múltiplo de 30 veces los beneficios estimados antes de impuestos para 2022. (Salesforce, que crece más lentamente que AWS, cotiza a unas 30 veces los beneficios antes de impuestos). En definitiva, Squali llega a un valor de Amazon de 1,7 billones de dólares.

El analista de JP Morgan Doug Anmuth adopta el punto de vista más sencillo: dividir Amazon en dos partes. Calcula el valor de AWS en 20 veces su estimación de 52.000 millones de dólares de beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, o ebitda, lo que supone algo más de un billón de dólares. Para el negocio minorista, aplica un múltiplo de 1,25 veces su valor bruto de las mercancías estimado para 2023, lo que supone algo más de 950.000 millones de dólares. Anmuth señala que Walmart (WMT) cotiza a aproximadamente una vez el valor bruto de las mercancías, mientras que el negocio minorista de Amazon tiene un crecimiento "significativamente mayor", lo que merece un múltiplo más alto. Para Anmuth, eso supone un valor total de Amazon de dos billones de dólares.

El modelo de suma de partes más agresivo corresponde al analista de Redburn Research Alex Haissl. En junio, Haissl llegó a la conclusión de que AWS vale tres billones de dólares, basándose en unas expectativas de crecimiento muy superiores a las estimaciones actuales de Wall Street. Su opinión es que Amazon cotiza como una acción minorista, lo que es incoherente con la abrumadora importancia de AWS para el negocio.

Para ser conservador, Haissl utiliza dos tercios de su estimación de tres billones de dólares de AWS en su cálculo de la suma de las partes. A continuación, añade las contribuciones de cada una de las otras líneas de negocio desglosadas en las cuentas de resultados de la empresa: tiendas 'online', tiendas físicas, servicios de venta de terceros, suscripciones y publicidad. Su valor total es de 2,8 billones de dólares. El resultado de Haissl convertiría Amazon en la empresa más valiosa del mundo, eclipsando a Apple, que actualmente vale 2,5 billones de dólares, y a Saudi Aramco, con 2,3 billones de dólares. Haissl tiene un valor estimado de 270 dólares para las acciones de Amazon, el más alto de la bolsa.

Los inversores llevan mucho tiempo especulando sobre una separación de AWS como una forma de liberar más valor de la nube de Amazon. Pero el jefe de AWS, Adam Selipsky, dijo a principios de este año que Amazon no tiene planes de separar el negocio. El reciente nombramiento del CEO Jassy, que pasó años construyendo AWS, es también un fuerte indicio de que Amazon ve la nube como el futuro de la compañía.

Foto: Imagen del lanzamiento de la 'región cloud' de Google. (Google)

Haissl escribe que la separación de AWS "puede no estar sobre la mesa por ahora", pero podría ocurrir más adelante a medida que la nube siga creciendo.

El análisis de Haissl —y el motivo por el que sostiene que Amazon está tan infravalorada— requiere una profunda apreciación de la nube de Amazon.

Mientras que AWS generalmente se agrupa con Microsoft Azure y Google Cloud, los tres servicios tienen diferentes puntos fuertes. Haissl, que recientemente también ha retomado la cobertura de Microsoft con una calificación de compra, escribe que el punto fuerte de Azure, como era de esperar, es la ejecución del propio 'software' de Microsoft. Google Cloud tiene una especial destreza en el aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Pero Haissl considera que AWS es el proveedor de nube más fuerte en general, con una plataforma que incluye almacenamiento de datos en bruto, 'software' de base de datos, aplicaciones y análisis. Entre otras cosas, cree que AWS ofrece la opción de almacenamiento de datos más rentable y algunas de las herramientas de 'software más potentes para generar valor a partir del tesoro de datos de internet.

Clouds comienza con un servicio de almacenamiento central conocido como ‘lago de datos’, que incluye la información en su forma más pura. Encima de este lago de datos hay varios servicios conectados que hacen más valiosos los datos en bruto. Amazon ofrece más de 200 aplicaciones de este tipo, señala Haissl.

En el caso de Amazon, su lago de datos se conoce como S3. Lanzado el 14 de marzo de 2006, Día de Pi , S3 es la abreviatura de 'Storage Service. La idea detrás de S3 es proporcionar una forma de bajo coste para almacenar datos en masa. Es una versión digital de una unidad de autoalmacenamiento. Y ha tenido un éxito espectacular, posiblemente la idea más existosa que ha creado Amazon.

En el 15º aniversario de S3, el evangelista jefe de AWS, Jeff Barr, escribió en un blog que S3 contiene ahora más de 100 billones de objetos de datos, más de 13.000 por cada ser humano del planeta, "o 50 objetos por cada uno de los aproximadamente dos billones de galaxias del universo". Haissl espera que S3 siga creciendo a un ritmo considerable: prevé que aumenten los ingresos a un ritmo superior al 40% anual hasta 2030, con un crecimiento de los objetos en ese periodo de casi el 60%. Haissl cree que tan solo S3 tiene un valor de 1,5 billones de dólares, más que el valor de mercado actual de Amazon, y estima que S3 representará el 20% de los ingresos de AWS este año y cerca del 50% en 2030.

"Las organizaciones todavía están al principio de la implementación de arquitecturas modernas y de la aplicación de tecnologías más avanzadas, como el aprendizaje automático", escribió a finales de junio. "Una vez que pasen a la siguiente fase de adopción de la tecnología, habrá un efecto multiplicador de datos".

Haissl sostiene que las prestaciones de almacenamiento que ofrece S3 convierten a AWS en una opción de computación en la nube más barata que las ofertas de la competencia. A medida que la computación en la nube vaya ocupando una mayor parte de los presupuestos generales de tecnología de la información, afirma que los clientes serán cada vez más conscientes de los costes.

Foto:

Gartner calcula que el mercado mundial de servicios en la nube pública asciende actualmente a casi 500.000 millones de dólares, y que el año que viene aumentará a casi 600.000 millones. Synergy Research Group informa de que AWS controla un tercio del mercado mundial de infraestructura en la nube. Eso es un 50% más que Azure, y más del triple que Google Cloud. Los tres están ganando cuota de mercado a los actores más pequeños.

El éxito en la nube no puede cambiar un entorno difícil a corto plazo para el negocio minorista de Amazon, pero esos problemas son pasajeros. "Pasará tiempo antes de que los costes y la dinámica del capital circulante se normalicen tras un periodo extraordinario, pero desde nuestra perspectiva no hay problemas estructurales en el negocio", afirma Haissl. Cree que este último trimestre marcará el punto más bajo para la rama minorista de Amazon.

Mientras tanto, AWS continuará su ascenso. Y, en algún momento, el comercio minorista empezará a crecer de nuevo. Para cuando eso ocurra, las acciones de Amazon ya estarán por las nubes.

*Contenido con licencia de 'Barron's'.

Amazon.com ha presentado sus beneficios unas 100 veces desde que empezó a cotizar en bolsa en 1997. Cada uno de esos informes trimestrales ha mostrado una empresa en crecimiento, a pesar de los muchos altibajos de la economía y de internet. El peor trimestre de Amazon se produjo en septiembre de 2001, cuando la burbuja de internet se estaba desmoronando. Incluso entonces, los ingresos crecieron ligeramente respecto al año anterior. Ahora, sin embargo, la buena racha de Amazon puede estar llegando a su fin.

Amazon Comercio electrónico Inversores Jeff Bezos Acciones
El redactor recomienda