Es noticia
Menú
Si Estados Unidos está en una recesión, es una muy extraña
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Economía estadounidense

Si Estados Unidos está en una recesión, es una muy extraña

La producción económica ha bajado, pero, a diferencia de las recesiones anteriores, el mercado laboral es fuerte

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La economía estadounidense ha pasado por 12 recesiones desde la Segunda Guerra Mundial, y todas ellas comparten dos características: la producción económica se redujo y el desempleo aumentó.

Hoy en día, está ocurriendo algo muy poco común. La producción económica cayó en el primer trimestre y los indicadores sugieren que volvió a hacerlo en el segundo. Sin embargo, el mercado de trabajo no ha dado señales de flaquear durante el primer semestre del año. La tasa de desempleo bajó del 4% en diciembre al 3,6% en mayo.

Es el último giro extraño en la extraña trayectoria de la economía pandémica, y un enigma para quienes contemplan la posibilidad de una recesión. Si Estados Unidos está en una o cerca de ella, todavía no se parece a ninguna otra registrada.

En ocasiones, los analistas hablaron de "recuperaciones sin empleo" después de recesiones anteriores, en las que la producción económica aumentó pero los empresarios siguieron despidiendo trabajadores. Durante la primera mitad de 2022 tuvo lugar lo contrario: una recesión "llena de empleo", en la que la producción cayó y las empresas siguieron contratando. No se sabe si se convertirá en una recesión más completa y profunda, aunque cada vez son más los economistas que cree que será así.

Foto: EC.

Algunas empresas, sobre todo del sector tecnológico, han dado señales de estar contratando menos, aunque en el conjunto de la economía el mercado laboral nunca ha sido tan fuerte.

A finales de junio, eran 1,3 millones de estadounidenses los que cobraban cheques federales de desempleo, una cifra sustancialmente inferior a los 1,7 millones de personas que los cobraban de media cada semana durante los tres años anteriores a la pandemia, cuando se consideraba que la economía era excepcionalmente fuerte. El número de personas que recibían estas prestaciones superó los 6,5 millones durante la recesión de 2007-09 y superó los 3 millones durante las dos recesiones anteriores.

"Me sorprendería que hubiera una recesión sin mucha pérdida de empleo", opinó Gregory Mankiw, profesor de economía de la Universidad de Harvard. Matizó que, de producirse una, probablemente se debería a las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal. Sugirió además que podría ser necesaria una "pequeña desaceleración" para controlar la inflación.

El árbitro oficial de las recesiones en EEUU es la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), un conjunto de economistas, en su mayoría académicos, que ponen fecha al comienzo y al final de las recesiones desde 1857, año en que comenzó la primera recesión registrada en EEUU. Mankiw formó parte del comité durante la década de 1990.

Foto: Foto: EC.
El miedo al 'círculo catastrófico' pone a prueba a los bancos italianos
The Wall Street Journal. Patricia Kowsmann y Chelsey Dulaney

Una regla generalizada popular considera que la economía está en recesión cuando el producto interior bruto, una medida de la producción nacional de bienes y servicios, se contrae durante dos trimestres consecutivos. Sin embargo, el NBER no lo ve así. Su comité de datación de ciclos económicos, compuesto por ocho miembros, examina una serie de indicadores mensuales y trimestrales, como la producción, los ingresos, la actividad manufacturera, las ventas de las empresas y, quizá lo más importante, los niveles de empleo. A continuación, emite un juicio.

Según el comité, "una recesión consiste en un descenso significativo de la actividad económica que se extiende por toda la economía, normalmente visible en la producción, el empleo y otros indicadores".

Los indicadores no siempre se mueven de forma sincronizada. En 2001, la producción no disminuyó mucho, y el PIB no se contrajo durante dos trimestres consecutivos, pero el NBER lo calificó de recesión de todos modos. En 1960, los ingresos de los hogares ajustados a la inflación aumentaron, y eso también se consideró una recesión.

Un denominador común ha sido el empleo. La tasa de desempleo ha aumentado en todas las ocasiones, desde un 1,9% en 1960 y 1961 hasta el 11,2% de 2020. El aumento medio de la tasa de desempleo entre las 12 recesiones posteriores a la Segunda Guerra Mundial fue de 3,5 puntos porcentuales. Estados Unidos no salió de ninguna de esas recesiones con una tasa de paro inferior al 6,1%.

Foto: Foto: EC Diseño.

Las nóminas mensuales de las empresas, observadas de cerca por el NBER, también han caído en todas las recesiones, en torno al 3% en casos típicos. Sin embargo, en esta ocasión, las nóminas aumentaron en 2,4 millones, un 1,6%, entre diciembre y mayo. Son un indicador coincidente, esto es, tienden a subir y bajar en sincronía con la actividad económica general.

Este viernes, el Departamento de Trabajo publicará las cifras nacionales de nóminas y desempleo de junio, un momento potencialmente crítico en el debate sobre la recesión. Los economistas encuestados por The Wall Street Journal antes de la publicación del informe dijeron que esperaban que el Departamento de Trabajo informara de que la tasa de desempleo se mantuvo estable en el 3,6% el mes pasado y las nóminas siguieron creciendo.

Ahora mismo, EEUU está ante un panorama del empleo inusual. Ha registrado más de 11 millones de puestos de trabajo sin cubrir en seis de los últimos siete meses, cuatro millones más de lo habitual antes de que el covid-19 azotara la economía a principios de 2020. En otras palabras, la demanda de trabajadores es abundante.

Al mismo tiempo, la mano de obra es escasa, en parte porque los baby boomers se están jubilando, lo que hace que las empresas sean reacias a despedir a los trabajadores que tienen. El tamaño de la población activa, de 164,4 millones en mayo, seguía siendo ligeramente inferior a los 164,6 millones de personas que trabajaban o buscaban trabajo justo antes de la pandemia, por lo que incluso cuando la gente pierde el trabajo, ha habido muchos puestos disponibles sin cubrir.

Foto: Bolsa de Nueva York. (EC Diseño)

Robert Gordon, profesor de economía de la Universidad de Northwestern y miembro del comité de citas del ciclo económico del NBER, explicó que ésta podría ser una situación en la que otros indicadores apunten a la recesión pero el mercado laboral no lo haga, o muestre un retraso atípico de varios meses.

"Vamos a tener un conflicto muy inusual entre las cifras de empleo y las de producción durante un tiempo", afirmó. Otros indicadores significativos, como las ventas de manufacturas y de mayoristas, también se han debilitado, añadió, lo que le hace desconfiar de la proximidad de una recesión. Señaló que no hablaba en nombre del comité ni de las decisiones que éste pudiera tomar.

Incluso los economistas más pesimistas prevén un modesto descenso del empleo en los próximos meses.

Alrededor de dos de cada cinco economistas encuestados por el Journal en junio dijeron que veían al menos un 50% de posibilidades de que Estados Unidos entre en recesión el año que viene, pero pocos de ellos esperan que se produzca un gran aumento de la tasa de desempleo. Prevén una tasa de desempleo del 3,9% a finales de este año y del 4,6% a finales de 2023. En la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos nunca ha tenido una recesión con una tasa de desempleo tan baja.

"Estados Unidos está en, o a punto de entrar en, una recesión poco profunda pero de un año de duración. Esto ayudará a la Reserva Federal en sus esfuerzos por combatir la inflación", sentenció Sean Snaith, director del Instituto de Previsión Económica de la Universidad de Florida Central, en la encuesta del Journal. Snaith considera que la tasa de desempleo aumentará hasta el 6% a finales de 2023, y es el único encuestado que considera que la tasa alcanzará ese nivel en los próximos 18 meses.

Foto: 'Millennials'. (EC Diseño)

La historia muestra que las recesiones tienen muchas formas.

Algunas han sido largas y profundas, como la de 2007 a 2009, que llevó la tasa de desempleo al 10%. Otras han sido cortas y superficiales, como la recesión de 2001, que duró ocho meses. Otras formaron parte de una serie, como ocurrió en los años 50 y 80, cuando las recesiones se sucedieron con poco tiempo de diferencia.

"Cada recesión parece tener una fuerza motriz diferente y una duración y un impacto diferentes en el empleo y la producción", explicó Peter Klenow, profesor de economía de la Universidad de Stanford. "Pienso en la recesión de 1980 como los controles de crédito de Carter, en la de 1981-1982 como la recesión de Volcker, en la de 1990-1991 como el ‘crunch’ del crédito, en la de 2001 como el estallido de la burbuja de las puntocom, en la de 2008-2009 como la crisis financiera mundial y en la de 2020 como la recesión pandémica".

La recesión de 2020, en particular, no se parece a nada de lo que se ha registrado en la historia de Estados Unidos: fue excepcionalmente corta, de sólo dos meses, y excepcionalmente intensa. Las empresas recortaron 22 millones de puestos de trabajo en esos dos meses, 14 veces más de lo que jamás habían recortado en un periodo de dos meses durante la época posterior a la Depresión.

Esto fue un precursor de las turbulencias que siguen afectando a la economía más de dos años después, como las olas de un lago en el que ha caído una roca.

Los funcionarios de Washington reaccionaron al ‘shock’ del covid inundando la economía con estímulos e impulsando la demanda. Las cadenas de suministro se rompieron, en parte por el cierre de empresas relacionadas con el covid en todo el mundo. Entonces, el aumento de la demanda y el colapso de la oferta generaron una mayor inflación. La Reserva Federal intenta ahora frenarla subiendo los tipos de interés a corto plazo para frenar la demanda de gasto sensible a los intereses, como puede ser en coches, viviendas y proyectos empresariales.

Foto: EC.

Lo sucedido en la primera parte del año reflejó en parte la volatilidad de la economía que siguió al covid, agravada por la invasión rusa de Ucrania. Las empresas redujeron sus inventarios en el primer trimestre después de haberlos aumentado en 2021, según los datos del Departamento de Comercio. La posición comercial de Estados Unidos también se deterioró, lo que conlleva un descenso de las exportaciones y un aumento de las importaciones.

Las reducciones de inventarios fueron fundamentales para una contracción del producto interior bruto a una tasa anual del 1,6% en el primer trimestre. En lugar de fabricar nuevos coches o chips de ordenador, las empresas los retiraron de sus estanterías.

Un modelo del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, muy seguido en Wall Street, estima que la producción económica volvió a contraerse en el segundo trimestre, a un ritmo anual del 2,1%. El modelo sitúa la reducción de los inventarios como el mayor peso a la baja en la producción.

Los inventarios son un amortiguador empresarial para las sorpresas, y los ciclos de creación y reducción de existencias han sido ingredientes comunes en las primeras etapas de recesiones pasadas. Las empresas a veces producen demasiado en previsión de la demanda y luego tienen que retirarse cuando ésta no se materializa. En ciclos anteriores, los descensos de la producción asociados a las reducciones de existencias desencadenaron una serie de acontecimientos que provocaron recesiones, como despidos, pérdida de ingresos de los hogares y, posteriormente, la ralentización del gasto de los consumidores.

Uno de los riesgos actuales es que la reducción de los inventarios provoque más reducciones por parte de las empresas que se retroalimenten, como ocurrió en algunas recesiones anteriores.

Otra fuente de incertidumbre es el futuro de la construcción de viviendas, que es muy sensible a los tipos de interés y ha sido otro indicador clave durante anteriores recesiones. La construcción de viviendas nuevas cayó un 14% en mayo con respecto al mes anterior, ajustado estacionalmente, un lastre que podría persistir a medida que la Reserva Federal suba los tipos de interés a corto plazo.

Foto: EC.

La mayoría de las recesiones posteriores a la Segunda Guerra Mundial se han asociado a descensos en la construcción de viviendas, aunque el golpe esta vez puede no ser grave porque la construcción no estaba tan sobrecalentada en los últimos años como en el pasado. Por ejemplo, en el primer trimestre, el gasto total de EEUU en la construcción de viviendas estaba todavía un 22% por debajo del ritmo de construcción en el pico del boom inmobiliario de principios de la década de 2000, según los datos del Departamento de Comercio.

Bruce Kasman, economista jefe de J.P. Morgan, prevé que la economía pasará por lo que se conoce como un escenario de "bend-but-don’t-break” (flexibilidad sin ruptura), lo que implica una fuerte desaceleración de la actividad que no resquebraja el mercado laboral. Sin embargo, añade que no tiene una gran convicción sobre esta predicción, dado el inusual telón de fondo y las perturbaciones que siguen afectando a la economía.

Cuenta que, aunque los beneficios empresariales se están ralentizando, los márgenes de beneficio de las empresas son excepcionalmente altos, en términos históricos. Los beneficios después de impuestos, que quedaron en torno al 18% de las ventas el año pasado, rara vez han sido mayores en la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial. Al entrar en las recesiones de 1991 y 2001, los márgenes de beneficio de las empresas habían caído a niveles de un solo dígito. Las empresas recortaron el gasto para aumentar los beneficios y arrastraron a la economía en el proceso.

Foto: EC.

Según Kasman, ahora las empresas cuentan con un gran colchón para la creciente desaceleración de los beneficios. Las empresas también están nadando en casi 4 billones de dólares de efectivo, que Kasman califica tanto de récord como de colchón adicional.

El crecimiento lento y la contratación continuada dan pie a presiones sobre la productividad y los beneficios de muchas empresas. Eso sería una mala noticia para las acciones, admite. ¿Pero una recesión? No cuenta con ello.

Los hogares también están llenos de efectivo. A finales del primer trimestre, tenían 18,5 billones de dólares en cuentas corrientes, cuentas de ahorro y fondos de inversión del mercado monetario, según datos de la Reserva Federal. Esta cifra es superior a los 13,3 billones de dólares que había antes de la pandemia, impulsada en parte por varias rondas de cheques de ayuda enviados a los hogares en los últimos dos años.

*Con la contribución de Anthony DeBarros

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

La economía estadounidense ha pasado por 12 recesiones desde la Segunda Guerra Mundial, y todas ellas comparten dos características: la producción económica se redujo y el desempleo aumentó.

Recesión Reserva Federal Wall Street Wall Street Journal Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda