Es noticia
Menú
El miedo al 'círculo catastrófico' pone a prueba a los bancos italianos
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Vuelve el miedo en Italia a revivir 2008

El miedo al 'círculo catastrófico' pone a prueba a los bancos italianos

Se espera que el Banco Central Europeo presente un programa para blindar las economías endeudadas. Las acciones de los bancos italianos pondrán a prueba el éxito del plan

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La subida de los tipos de interés en Europa está haciendo que los inversores se preocupen por un viejo enemigo de los bancos italianos: el ‘círculo catastrófico’.

Se espera que el Banco Central Europeo desvele un programa especial de compra de bonos a finales de este mes para proteger a las economías altamente endeudadas de la eurozona —y a sus bancos— del aumento de los costes de los préstamos. El programa ‘antifragmentación’ es una respuesta a la ampliación de los rendimientos de los bonos en Italia, en particular, y a una dura liquidación de acciones bancarias en la tercera mayor economía de la zona del euro.

El éxito del programa se medirá en los precios de las acciones de los bancos italianos. Un índice de bancos italianos se desplomó casi un 14% en los días inmediatamente después de que anunciase el mes pasado su intención de subir los tipos de interés. Las acciones se han recuperado un poco gracias a la esperanza de que el programa calme las preocupaciones de los inversores.

Foto: Ana Botín, presidenta del Santander, junto a Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE/Luca Piergiovanni)

La fuente principal de la preocupación por los bancos italianos es el círculo catastrófico, un fenómeno en el que los bancos, dueños de grandes cantidades de deuda pública, no pueden evitar los efectos negativos sobre su capital cuando los rendimientos de esa deuda pública suben y el precio de la deuda baja. Debilitados, los bancos reducen los préstamos, lo que afecta a la economía y a las finanzas del Gobierno, y crea una espiral negativa. El círculo catastrófico llevó a Italia al borde de una crisis de deuda soberana en 2011. Hubo otro susto en 2018, cuando los partidos ‘antiestablishment’ se impusieron en las elecciones parlamentarias.

Según los analistas, ha habido algunos cambios clave desde entonces para suavizar los efectos de los círculos catastróficos: los grandes bancos están mejor capitalizados y han limpiado sus libros de préstamos antiguos dudosos. Ahora, gracias a un cambio en las normas de contabilidad, los prestamistas pueden ocultar sus carteras de bonos del Estado en una parte del balance en la que no tienen que asumir pérdidas inmediatas si los precios caen.

Pero siguen existiendo otros vínculos entre los bancos y sus gobiernos. En Italia, los bancos poseen colectivamente bonos del Estado por un valor aproximado del 10% de sus activos totales, lo que apenas ha cambiado desde el periodo de la crisis de la deuda soberana, según datos del Banco Central Europeo. De hecho, se han concentrado en la deuda pública durante la pandemia.

"El riesgo de entrar en un círculo catastrófico es probablemente menor, pero sigue estando ahí"

La deuda pública de Italia, por su parte, ha aumentado hasta cerca del 150% del producto interior bruto, frente a un 130% durante la crisis. Eso significa que la refinanciación de esa deuda será más difícil a medida que suban los tipos de interés. Los inversores pueden asustarse fácilmente y hacer que suba el precio de los bonos, como ocurrió hace una década.

Los rendimientos de la deuda pública italiana a 10 años no se acercan al máximo del 7,5% alcanzado durante la crisis, pero actualmente han subido al 3,2% desde el 1,2% de finales de 2021.

"El riesgo de entrar en un círculo catastrófico es probablemente menor, pero sigue estando ahí", advierte Ignazio Angeloni, antiguo miembro del consejo del Mecanismo Único de Supervisión del BCE, que supervisa directamente a los mayores bancos de la eurozona.

Foto: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (Reuters/Wolfgang Rattay)

Según Angeloni, aunque los grandes bancos italianos, como UniCredit SpA e Intesa Sanpaolo SpA, están bien capitalizados y han limpiado sus balances de préstamos incobrables, hay un puñado de prestamistas más pequeños que siguen en mala forma. Banca Monte dei Paschi di Siena SpA, el banco más antiguo del mundo, es un ejemplo emblemático. Lleva años luchando por conseguir capital fresco bajo un rescate estatal.

UniCredit ha recortado sus obligaciones nacionales, que ahora son inferiores al 5% de los activos totales, según Citigroup. Pero siguen siendo el 80% de sus fondos propios tangibles, una medida utilizada para evaluar la capacidad de una institución financiera para hacer frente a posibles pérdidas. En el caso de otros bancos, como el Banco BPM SpA y el Monte dei Paschi, sus obligaciones nacionales superan el 140% de los fondos propios tangibles.

Un portavoz de UniCredit hizo referencia a un comentario del consejero delegado, Andrea Orcel, quien recientemente declaró ante la prensa en un evento que la reacción del mercado se debía a que los inversores pensaban "ya he visto esta película antes", pero que los bancos estaban en mucha mejor forma que hace una década.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Olivier Hoslet)

Los portavoces de BPM y Banca Monte dei Paschi no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Nicola Nobile, economista italiano jefe de Oxford Economics, expone que los bancos italianos ya se han enfrentado en el pasado a presiones políticas para ayudar a su Gobierno cuando los costes de los préstamos se han disparado, y pueden verse obligados a hacer lo mismo en el futuro, lo que aumenta los riesgos.

"Actuaron como prestamistas de último recurso para el Gobierno", explica Nobile.

Los analistas de JPMorgan dijeron en una nota que el aumento de los costes de financiación para Italia desencadenaría un endurecimiento general de las condiciones de financiación en el país, "que prevemos que se convierta en un importante viento en contra a medida que avanza el año". Ha reducido sus previsiones de crecimiento de Italia para el próximo año. Un menor crecimiento, a su vez, sería malo para los bancos.

"Hay un círculo catastrófico macroeconómico que no se puede romper", afirma Jérôme Legras, jefe de Investigación de Axiom Alternative Investments.

Sin embargo, Legras explica que no cree que la eurozona esté abocada a una repetición de la crisis de la deuda soberana en 2011 debido al compromiso del BCE de controlar los rendimientos de los bonos del Estado en la periferia.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

La subida de los tipos de interés en Europa está haciendo que los inversores se preocupen por un viejo enemigo de los bancos italianos: el ‘círculo catastrófico’.

Acciones Crisis Inversores Tipos de interés Eurozona UniCredit Previsión de crecimiento Miedo Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda