Es noticia
Menú
Cómo afecta la pornografía al cerebro de los adolescentes (y cómo evitar que la encuentren)
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal

Cómo afecta la pornografía al cerebro de los adolescentes (y cómo evitar que la encuentren)

Los adolescentes tienen más dificultades para controlar los impulsos y desviar la atención, pero los psicólogos advierten a los padres de que no deben decirles que la pornografía les va a pudrir el cerebro

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Antes de que hubiera Internet, los adolescentes escondían revistas 'Playboy' bajo sus camas o veían a escondidas las películas nocturnas por cable. El acceso a la pornografía era limitado incluso para los niños más curiosos.

Ahora el mundo es diferente. Muchos padres me han expresado su preocupación por la facilidad con la que los niños encuentran este tipo de contenidos en Internet. Un grupo de investigadores de la Universidad de Indiana estima que, a partir de los resultados de un estudio realizado el año pasado, el 80% de los adolescentes estadounidenses ha visto pornografía. Muchos niños de Estados Unidos la han visto ya a los 10 años.

Lo que distingue a la pornografía en línea de las revistas escondidas es que, como ocurre con tantos otros alicientes digitales, hay una oferta infinita disponible en cualquier momento. Imaginemos una tienda de golosinas abierta las 24 horas del día en la que los niños pudieran atiborrarse de azúcar sin que los padres estuvieran allí para detenerlos. Eso no sería bueno para su salud. Entonces, ¿qué efectos puede tener la pornografía tan fácilmente accesible en el cerebro de los niños?

Foto: Un periodista observa en una pantalla la entrada de Kote Cabezudo en la sala de la Audiencia de Gipuzkoa. (EFE/Juan Herrero)

Aunque hay mucho que decir sobre las formas en que la pornografía puede afectar al desarrollo de las relaciones y la sexualidad, este artículo se centra más en la química del cerebro de los niños. Las investigaciones demuestran que el cerebro de los más jóvenes está más preparado para el placer que el de los adultos, ya que tiene mayores picos de dopamina, un neurotransmisor de sensación de bienestar que se libera en previsión de actividades placenteras.

Por ello, muchos investigadores creen que los jóvenes son más vulnerables al consumo compulsivo de pornografía, lo que puede conducir a una visión poco realista del sexo. La cantante Billie Eilish, que ahora tiene 20 años, ha hablado públicamente sobre su hábito de consumo de pornografía, que comenzó a los 11 años, diciendo: "creo que realmente destruyó mi cerebro".

Foto: Foto de archivo de la Policía Nacional en una intervención en Elche. (EFE/Morell)

Los psicólogos dicen que es importante hablar con los niños sobre la pornografía sin que se sientan avergonzados. Una cierta exposición a ella puede ser una parte natural de su desarrollo, explican, y no debe evitarse hasta el punto de crear un tabú. Sin embargo, recomiendan utilizar barreras tecnológicas para reducir las posibilidades de que los niños más pequeños vean cosas que no están preparados para ver. Más adelante explicamos cómo hacerlo.

El impacto en el cerebro

Valerie Voon, una profesora de psiquiatría de la Universidad de Cambridge, realizó en 2014 el primer estudio importante sobre el impacto de la pornografía sobre el cerebro. Ella y varios colegas escanearon los cerebros de hombres jóvenes que habían declarado tener hábitos pornográficos compulsivos. Cuando se les mostraban imágenes pornográficas, la actividad cerebral de los hombres se asemejaba a la de los drogadictos a los que se les mostraban fotos de drogas. Los investigadores observaron que las áreas de procesamiento de recompensas del cerebro estaban más activas en los hombres con hábitos de pornografía compulsiva que en los jóvenes de un grupo de control que veían el mismo material.

Este tipo de investigación siempre plantea la pregunta del huevo o la gallina que los científicos aún no pueden responder: ¿fue el consumo excesivo de pornografía el que causó estos cambios cerebrales o los participantes tenían rasgos que los predisponían al consumo compulsivo de estos materiales?

Se puede argumentar que los centros de recompensa del cerebro se encienden cuando se espera cualquier cosa agradable, ya sea un helado, un videojuego o imágenes sexuales. El estudio de la Dra. Voon realizó un control de este factor mostrando imágenes de dinero y de deportes emocionantes como el paracaidismo a los participantes. Sus cerebros no se iluminaron tanto con ellas.

Los que tenían hábitos compulsivos de pornografía declararon haberla visto por primera vez con 13 años, los del grupo de control con 17

Hay algunos paralelismos con el uso de TikTok. Hace poco cubrí un estudio sobre los hábitos de TikTok de los estudiantes universitarios chinos. Se descubrió que las recomendaciones de vídeos personalizadas de la plataforma suscitaban una reacción mayor de los centros de recompensa del cerebro que los vídeos de interés general mostrados a los nuevos usuarios. A algunos estudiantes les resultaba difícil desviar su atención de los vídeos. Una portavoz de TikTok me dijo que la empresa quiere que los adolescentes más jóvenes desarrollen hábitos digitales positivos, y que ha hecho varios cambios destinados a frenar el uso extensivo de la aplicación, como recordar a los usuarios que se tomen un descanso.

Por motivos legales y éticos, los investigadores no pueden realizar escáneres cerebrales a menores de 18 años ni mostrarles pornografía, pero pueden extrapolar los resultados obtenidos con adultos jóvenes a los adolescentes.

Los participantes más jóvenes del estudio de la Dra. Voon mostraron una mayor actividad en los centros de recompensa del cerebro que los participantes de más edad cuando se les mostraron las imágenes. Los que tenían hábitos de pornografía compulsiva declararon haber visto pornografía en línea por primera vez a los 13 años, en comparación con los miembros del grupo de control, que lo habían visto por primera vez a los 17 años.

Foto: Lexi fue despedida del trabajo por dar consejos en TikTok (TikTok/itslexilarson)

El centro emocional del cerebro se desarrolla más rápido que la parte del cerebro que controla los impulsos. Una revisión de las investigaciones acerca de los efectos que tiene la pornografía en Internet sobre los adolescentes, realizadas por investigadores de varias universidades, concluyó que esta disparidad ayuda a explicar por qué los adolescentes carecen de la madurez necesaria para "suprimir los deseos, pensamientos y comportamientos sexuales provocados por el contenido pornográfico".

A Nicole Prause, investigadora de la Universidad de California en Los Ángeles y psicóloga licenciada, le preocupa más lo que los padres y las figuras de autoridad dicen a los niños sobre la pornografía. Realizó recientemente una encuesta entre jóvenes adultos que habían participado en programas de abstinencia de la pornografía y habían recaído. Casi el 30% de los 228 encuestados contaron que habían tenido pensamientos suicidas; muchos más dijeron que sentían vergüenza debido a los mensajes de la sociedad sobre que la pornografía es mala.

"Si no tenemos conversaciones y nos limitamos a decir: 'no veas porno. Si lo haces, es una adicción y te pudrirá el cerebro', eso es aterrador", explica. "Son algunos de estos mensajes los que lo empeoran".

Foto: Portada del 'Nevermind' de Nirvana.

Common Sense Media, una organización sin ánimo de lucro que evalúa los medios digitales de los niños, tiene previsto realizar una encuesta a adolescentes, preguntándoles sobre cuándo fueron expuestos por primera vez a la pornografía, con qué frecuencia la ven y cómo les hablan sus padres de ella. La organización tiene previsto publicar sus resultados a finales de este año.

Usar la tecnología para bloquear la pornografía

Hay formas de filtrar el porno y otros tipos de contenido de las redes domésticas mediante un router Wi-Fi o un dispositivo como Circle. Las aplicaciones como Canopy y Bark pueden ayudar por medio del bloqueo de imágenes explícitas o la filtración de contenidos, a cambio de un coste. Primero, empiece por restringir los contenidos con las herramientas integradas en los dispositivos de sus hijos.

Apple: iPhone, iPad y iPod Touch En el dispositivo del niño, vaya a los ajustes y seleccione "Tiempo de uso". Cree un código de acceso para que nadie más pueda cambiar la configuración. A continuación, elija "Restricciones de contenido y privacidad". Desde ahí, active las restricciones y luego elija "Restricciones de contenido". Si selecciona "Limitar sitios web para adultos", restringirá la pornografía y otros contenidos web potencialmente inapropiados. Si selecciona "Solo sitios web permitidos", tendrá que elaborar una lista con las páginas web que su hijo puede visitar. (Hay una lista precargada que incluye PBS Kids y Disney).

En "Restricciones de contenido", también puede limitar películas y programas según la edad, y elegir si permite libros, música, podcasts y noticias explícitas. Sin embargo, la mayor parte de esto se aplica a las aplicaciones multimedia controladas por Apple. Netflix, Disney+, Spotify y otras aplicaciones de streaming tienen sus propios medios para establecer el contenido apropiado para la edad.

Foto: (iStock)

Para utilizar su propio dispositivo Apple para establecer las restricciones de contenido en todos los dispositivos Apple de sus hijos, configure "Compartir en familia" y luego busque sus nombres en su propia configuración de "Tiempo de Pantalla".

Google: Chromebooks, teléfonos y tabletas Android y Amazon La aplicación Family Link de Google para Android e iOS permite a los padres crear y gestionar cuentas de Google para niños menores de 13 años. Le ayudará a establecer restricciones de contenido en aplicaciones clave en Android y Chromebooks, empezando por el navegador Chrome. También se puede utilizar para bloquear o permitir sitios específicos.

Los padres también pueden aprobar o bloquear las aplicaciones que sus hijos quieran descargar de la Google Play Store, yendo a la aplicación de la tienda y seleccionando Configuración > Familia > Controles parentales.

Foto:  Opinión

Una actualización reciente de la aplicación principal de Google permite a los usuarios de dispositivos Android filtrar los resultados pornográficos en las búsquedas. En la configuración de la aplicación, busque "Ocultar resultados explícitos".

Las tabletas Amazon Fire, que ejecutan una versión modificada de Android, pueden limitarse a contenidos y sitios web apropiados para la edad, yendo a Configuración > Control parental. También se puede crear un perfil infantil de Amazon Kids y controlarlo desde el panel de control de los padres.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'

Antes de que hubiera Internet, los adolescentes escondían revistas 'Playboy' bajo sus camas o veían a escondidas las películas nocturnas por cable. El acceso a la pornografía era limitado incluso para los niños más curiosos.

Niños Internet Neurociencia Estados Unidos (EEUU) Hábitos de consumo Sexualidad Amazon TikTok Películas Android Noadex
El redactor recomienda