Asia, de motor a eslabón débil de la recuperación económica a causa de la variante delta
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
amenaza las cadenas de suministro

Asia, de motor a eslabón débil de la recuperación económica a causa de la variante delta

Un creciente número de casos de covid-19 y el lento avance de la vacunación empiezan a frenar la región que había mantenido el virus a raya

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Asia se presenta como el eslabón débil en una recuperación económica global por lo demás sólida, a medida que las nuevas restricciones de la pandemia frenan la producción en algunos países y las exportaciones que habían impulsado la recuperación en China muestran signos de ralentización.

Con un progreso en la vacunación más lento que en Occidente, Asia está alcanzando nuevos picos pandémicos impulsados por la variante delta del coronavirus. La propagación del virus amenaza con dañar la confianza del consumidor y socavar la ventaja de muchas economías asiáticas como gigantes productores.

Los países del sudeste asiático se encuentran entre los más afectados, lo que ha provocado nuevas restricciones de distanciamiento social y confinamientos en países que habían evitado en gran medida dichas medidas anteriormente en la pandemia. Mientras que los contratos de producción en el sudeste asiático, Indonesia y Malasia, que últimamente se han enfrentado a un aumento de contagios y muertes por covid-19, se encuentran entre los más afectados, según IHS Markit.

Foto: inversiones-mercados-inflacion-estados-unidos-bra

La demanda extranjera ha propulsado las economías exportadoras como China y Corea del Sur durante la pandemia, con las fábricas produciendo bienes de consumo, desde bicicletas hasta muebles pasando por aparatos electrónicos para consumidores en el extranjero. Pero ese motor está mostrando signos de ralentización. En China, los índices de gestores de compras del sector manufacturero, tanto privados como estatales, cayeron a su nivel más bajo en más de un año en julio, lo que indica que la demanda local y extranjera se estaba reduciendo.

En Occidente, unos mayores índices de vacunación están permitiendo que la actividad económica recupere su nivel habitual. En EEUU, que ha vacunado al 49,6% de su población (datos a fecha del 2 de agosto), la producción económica creció por encima de su nivel prepandemia en el segundo trimestre.

Las fábricas en Europa registraron niveles de crecimiento de la producción casi sin precedentes en julio. En la eurozona, donde las economías han relajado las restricciones sociales en los últimos meses, las firmas contrataron a un ritmo récord en julio a medida que la entrada de nuevos pedidos superaba la producción hasta un punto sin precedentes en 24 años de estudios de IHS Markit.

placeholder Campaña de vacunación en Myanmar. (Reuters)
Campaña de vacunación en Myanmar. (Reuters)

En EEUU, parte de las limitaciones de suministro que han afectado a los productores en los últimos cuatro o cinco meses parece estar aliviándose ligeramente, según el índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del Institute for Supply Management (ISM) de julio. El aumento de precios de las materias primas se ralentizó y la contratación aumentó. Las empresas también registraron menos demoras por parte de los proveedores.

Mientras tanto, la producción y la demanda del consumidor continuaron expandiéndose firmemente en julio, pero a un ritmo ligeramente menor que en junio. “Seguimos teniendo un largo camino por delante”, declara Tim Fiore, que dirige los estudios de producción del ISM. “Los retrasos están cerca de batir un récord”.

Cerca del 40% de la población de las economías avanzadas tiene la pauta completa de vacunación, en comparación con menos de la mitad de ese porcentaje en las economías de mercados emergentes, según el Fondo Monetario Internacional. En muchos países del sudeste asiático, la tasa es incluso menor. Alrededor del 8% de las poblaciones de Indonesia y Filipinas tiene la pauta completa, y este indicador baja a cerca del 6% en Tailandia (datos a fecha del 2 de agosto).

“La estrategia de 2020 [de contención del covid-19] es una estrategia insostenible en el futuro, porque solo haces eso para comprar tiempo”, declara Trinh Nguyen, economista sénior en Natixis, asentada en Hong Kong.

Foto: Un camión circula por la autovía A-30 que une Cartagena con Albacete. (EFE)

Malasia ha exigido que las fábricas de sectores no esenciales como el textil cierren desde principios de junio tras una serie de brotes de covid-19 vinculados al lugar de trabajo. Tan Thian Poh, director de Asia Brands, fabricante de ropa, dice que las regulaciones significan que no ha podido fabricar prendas durante dos meses, retrasando las entregas a compradores extranjeros.

La única vía de escape de sus fábricas ha sido producir equipos de protección individual, que el Gobierno considera un sector esencial, aunque incluso ahí se ve limitado al 60% de su personal habitual. Dice que puede que los compradores de ropa cambien a la larga a proveedores de fuera de Malasia. “Esta incertidumbre nos ha golpeado muy, muy duramente”, afirma.

Dadas las cadenas de suministro altamente integradas de la región, los cierres de plantas en un país pueden causar problemas en otras partes. PT Pan Brothers Tbk, fabricante de ropa indonesia con 31.000 trabajadores, ha podido operar con toda su plantilla a pesar de las recientes restricciones gubernamentales sobre los fabricantes porque ha sido designada como esencial. Sin embargo, no ha eludido completamente los desafíos productivos del covid-19, ya que los envíos de materias primas de Vietnam y otros países han sufrido retrasos por confinamientos en dichos lugares, declara Anne Patricia Sutanto, subdirectora general de la compañía.

Delta ha sido detectada en más de 26 ciudades chinas; amenaza el débil sentimiento consumista

En China, un subíndice del PMI manufacturero oficial que rastrea los nuevos pedidos de exportación cayó a 47,7 en julio, su nivel más bajo desde junio de 2020. Una lectura por debajo de 50 indica que más exportadores registran una caída en los pedidos, lo que sugiere que la demanda exterior se está reduciendo.

La variante delta ha sido detectada en más de 26 ciudades en China hasta ahora, amenazando con enfriar más el ya débil sentimiento del consumidor cuando las autoridades impusieron confinamientos a gran escala.

El sector exportador de Corea del Sur, que creció un 29,6% en julio respecto al año anterior en comparación con un crecimiento del 39,8% en junio, se enfrentará a vientos en contra similares, incluidas inseguridades en la cadena de suministro, en los próximos meses. “Incluso si la amenaza inmediata del virus desaparece en pocos meses, su impacto económico puede permanecer durante bastante tiempo”, declaró Frederic Neumann, codirector de Análisis Económico de Asia en HSBC, en una nota a los clientes el 2 de agosto.

Foto: EC.

Los analistas también advierten de que, si la variante delta sigue expandiéndose rápido en Asia mientras el despliegue de la vacuna se queda atrás, puede conducir a una serie de consecuencias económicas a más largo plazo.

Con la región como base de la producción global, los confinamientos ya han obstaculizado la producción en países como Tailandia, donde algunas fábricas de Toyota Motor Corp se cerraron temporalmente. Eso pone en peligro empeorar unas cadenas de suministro globales ya debilitadas en medio del aumento de los costes de envío y la escasez de algunos componentes. “Eso no es un buen presagio para el panorama de la inflación global”, indica Jingyi Pan, directora adjunta de Economía en IHS Markit asentada en Singapur.

Un aumento de los contagios de covid-19 también podría dificultar que los bancos centrales en Asia se adhieran a los planes iniciales de normalización, obligando a algunos a mantener las políticas más flexibles durante más tiempo. Eso puede agravar el riesgo de salida de capital al que se enfrentan estos países, dada la creciente posibilidad de que la Reserva Federal pueda endurecer la política antes en medio de una creciente presión inflacionista.

"Sin la rápida extensión de las vacunas, no hay muchas opciones en la región ahora salvo intensificar las restricciones"

Todos estos vientos en contra para la recuperación total de la región podrían impulsar a más países a reconsiderar la efectividad de imponer confinamientos prolongados, y acelerar el despliegue de la vacunación, un factor que les permitiría reabrir la economía, según los economistas. Singapur, que planea relajar las restricciones de viaje a finales de año cuando haya vacunado con la pauta completa al 80% de su población, podría ser un buen ejemplo a seguir.

“El elemento crítico es durante cuánto tiempo y con qué rigidez deberían los gobiernos gestionar los controles de movimiento y la distancia social para mantener el problema de salud pública a raya”, declara Steven Cochrane, economista jefe de Asia-Pacífico en Moody’s Analytics en Singapur.

“Sin la rápida extensión de las vacunas, no hay muchas opciones en la región ahora salvo intensificar las restricciones de movimiento”; añade.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Asia se presenta como el eslabón débil en una recuperación económica global por lo demás sólida, a medida que las nuevas restricciones de la pandemia frenan la producción en algunos países y las exportaciones que habían impulsado la recuperación en China muestran signos de ralentización.

Recuperación económica Corea del Sur Reserva Federal
El redactor recomienda