No hemos doblegado la inflación, solo la hemos amansado
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
tendencias inflacionistas

No hemos doblegado la inflación, solo la hemos amansado

Una inflación de los precios al consumo más reducida en julio no demuestra que vaya a volver a los niveles prepandemia pronto

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La inflación se está sosegando, pero eso no significa que se vaya a congelar.

Este miércoles, el Departamento de Trabajo publicó que su medida referente a los precios de consumo creció un 0,5% en julio, ajustado estacionalmente, respecto al mes anterior —un aumento menor que el de junio, del 0,9%—, situándola un 5,4% por encima de su nivel del año anterior. Gran parte de dicha ganancia estuvo impulsada por el aumento de precios de alimentos y petróleo. Los precios básicos, que excluyen los de alimentos y energía en un intento por reflejar mejor la tendencia de la inflación, se elevaron un 0,3% en julio respecto al mes anterior, después de aumentar un 0,9% en junio.

Un motivo principal por el que las cifras básicas se moderaron el mes pasado fue que los precios de coches de segunda mano, que habían sido un gran motor de la inflación en los últimos meses, por fin han comenzado a disminuir. Según la medida del Departamento de Trabajo, crecieron solamente un 0,2% en julio respecto al mes anterior, tras dispararse un 10,7% en junio.

Puede que haya una mayor moderación en camino. Según el índice de precios de coches de segunda mano de la compañía de subastas Manheim, que suele preceder a los datos del Departamento de Trabajo, cayeron un 2,6% en julio respecto a junio.

Foto: EC.

Los precios de los coches de segunda mano son solamente uno de los muchos componentes de la inflación que parece probable se reduzcan a medida que se resuelven los déficits y bloqueos en la cadena de suministro. No obstante, podría ser un proceso largo. La escasez de semiconductores que ha afectado la fabricación de vehículos nuevos no ha desaparecido, y aunque los calendarios de producción de las empresas de automóviles sugieren que fabricarán más coches en los próximos meses, no parece probable que los niveles de existencias se recuperen hasta el año que viene.

Una dinámica similar podría desarrollarse con los precios de muchos servicios. El informe del miércoles mostraba que los precios de alojarse en hoteles, moteles, etc. crecieron un 6,8% en julio respecto al mes anterior y actualmente se sitúan un 8,8% por encima de su nivel prepandemia. Eso refleja el aumento de clientes a medida que más personas vuelven a viajar y las dificultades que los hoteles han experimentado para contratar a personal. Cuando los precios de coches, habitaciones de hotel, etc. empiecen a normalizarse, si es que lo hacen, podrían poner freno a la inflación.

Los costes de la vivienda, que el Departamento de Trabajo extrae de los precios de alquiler, representan casi un tercio de su indicador de inflación. En medio de una creciente demanda de vivienda, el indicador de los precios de alquiler del Departamento de Trabajo ha aumentado, pero un análisis de JP Morgan Chase de cifras de precios de alquiler de Zillow, que han aumentado notablemente, sugiere que aún queda mucho más.

Foto: (Reuters)

Más ampliamente, los salarios también han aumentado: el informe sobre empleo del viernes pasado mostraba que el salario por hora medio ha crecido a una tasa anual del 5% en los últimos tres meses. Eso llevará a muchas empresas a, al menos, intentar compensar unos mayores costes laborales aumentando sus precios.

El resultado final podría ser una moderación de la inflación respecto a sus últimos niveles, pero no la vuelta a los niveles tan bajos que persistieron antes de la pandemia. Eso no supondría un empeoramiento del entorno económico, pero seguiría siendo muy diferente a lo que los inversores están acostumbrados.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

La inflación se está sosegando, pero eso no significa que se vaya a congelar.

Petróleo Tendencias Inflación