Es noticia
La pandemia refuerza el poder económico de las grandes empresas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Titanes tras el covid

La pandemia refuerza el poder económico de las grandes empresas

A medida que se afianza la recuperación, los titanes corporativos sacan partido de la ventaja que han obtenido en los últimos meses sobre sus rivales más pequeños

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La mayor interrupción de la actividad económica en las últimas décadas ha generado cambios que las grandes empresas han aprovechado para hacerse con un trozo más grande del pastel económico, obteniendo así una mayor ventaja frente a sus competidores.

Ahora, mientras el mundo rico se recupera del ‘shock’, los pesos pesados están aumentando aún más la ventaja obtenida por medio de incrementos del gasto en inversiones y adquisiciones, la atracción de talento, el uso de ‘big data’ y el aprovechamiento de nuevas tecnologías. Su éxito podría conducir a un choque con los reguladores antimonopolio.

El Gobierno de Biden está implementando nuevas políticas destinadas a promover la competencia en la economía estadounidense, advirtiendo de que un número menor de grandes actores está controlando una porción cada vez mayor del mercado. El poderoso regulador antimonopolio de la Unión Europea está reevaluando la forma en que vigila la economía digital.

Foto: EC.

Los economistas creen que la brecha entre las grandes y las pequeñas empresas ayudó a explicar el escaso crecimiento de la productividad antes de la pandemia. Tradicionalmente, las innovaciones se propagan de empresa en empresa, ayudando a la economía en general. No obstante, en los últimos años, las grandes empresas han acumulado los enormes beneficios que les aporta su tamaño y un gran número de pequeñas empresas se han visto en apuros al intentar mantener el mismo ritmo.

Los datos recogidos desde la crisis financiera mundial de hace una década sugieren que el aumento de la inversión, especialmente en activos intangibles, se traduce en mayores beneficios y un crecimiento más veloz, ya que las grandes empresas ejercen una mayor influencia sobre los precios al consumo y los salarios.

Según un estudio de McKinsey en el que se incluyeron 5.500 empresas europeas y estadounidenses, dos tercios del crecimiento anual en investigación y desarrollo hasta el tercer trimestre de 2020 proceden de empresas de tamaño considerable y gran productividad. Además, estas empresas no se enfrentaron a descensos en ventas durante este mismo periodo, mientras que otras empresas perdieron, de media, un 11% de sus ingresos.

placeholder Logos de Amazon, Google, Facebook y Apple. (Reuters)
Logos de Amazon, Google, Facebook y Apple. (Reuters)

En marzo, el Fondo Monetario Internacional advirtió de que, en las economías avanzadas, debido a la pandemia, el grado de concentración industrial podría aumentar al menos tanto como en los primeros 15 años del milenio.

Según estudios realizados por el FMI en diversos países y sectores, la concentración industrial, definida como la ratio entre las ventas de las cuatro mejores empresas del mercado y las de las 20 mejores, ha ascendido más del 30% desde 1980. Las predicciones del FMI indican que, tras la pandemia, las cuatro mejores empresas acumularán un 60% de las ventas, frente al 56% que les correspondería si la pandemia no hubiera tenido lugar.

No obstante, algunos economistas y expertos en competencia mantienen que no está claro si los reguladores deberían actuar ante la creciente influencia de las grandes empresas tecnológicas o, en caso afirmativo, cómo deberían hacerlo.

Foto: Un hombre entra a una oficina de empleo, este martes en Madrid. (EFE)

Prasanna Tambe, profesor adjunto de la University of Pennsylvania, explicó que “estas empresas están generando cantidades tremendas de innovación. Las políticas que se apliquen pueden tener consecuencias negativas para mucha gente”.

Durante la pandemia, las empresas más grandes disponían de la capacidad financiera y digital necesaria para reestructurar rápidamente sus modelos de negocio y desarrollar nuevos productos, mientras que muchos competidores más pequeños languidecían y se centraban en la supervivencia.

Voith Group, una empresa alemana de ingeniería que es uno de los tres productores de turbinas grandes para energía hidroeléctrica en Estados Unidos, se sirvió de los datos de sus clientes para prestar servicio a centrales hidroeléctricas en el extranjero cuando sus empleados no podían cruzar fronteras.

Los ingenieros de la empresa examinaron la acústica de las salas de máquinas de las centrales eléctricas y desarrollaron un algoritmo para identificar sonidos inusuales que pudieran indicar la presencia de anomalías.

Las grandes empresas pueden elegir a sus trabajadores, las demás se enfrentan a la escasez

Ahora, Voith, que cuenta con más de 20.000 empleados y cuyo volumen de ventas anuales es de unos 4.200 millones de euros (4.980 millones de dólares), ofrece un servicio de mantenimiento de centrales hidroeléctricas a distancia. Toralf Haag, el director ejecutivo de la empresa, anunció que se han hecho con un negocio de servicios digitales con oficinas en Múnich y en Berlín para ayudar a crear nuevos productos digitales y para atraer empleados jóvenes diestros en tecnología.

El año pasado, Voith invirtió unos 200 millones de euros en investigación y desarrollo, en línea con su inversión de 2019.

Las grandes empresas también pueden elegir a sus trabajadores entre los mejores candidatos, mientras que las empresas de menor tamaño se enfrentan a la escasez de trabajadores. Además, pueden imponerse ante sus competidores más pequeños a la hora de conseguir materiales.

Colin Huwyler se enfrenta a estas dificultades a la hora de competir con grandes empresas por empleados para puestos de ingeniería y de ventas en su pequeña empresa de fabricación de componentes de motores de biodiésel, que cuenta con 13 empleados y se ubica en Pittsburgh.

Foto: Un camión circula por la autovía A-30 que une Cartagena con Albacete. (EFE)

Así mismo, paga precios mucho más elevados a la hora de comprar piezas y materiales. Los competidores de mayor tamaño tienen más dinero que gastar y los proveedores no quieren decepcionar a sus mayores clientes, razona Huwyler. Eso quiere decir que "no podemos aumentar la producción tanto como nos gustaría". "Las inversiones y los contratos van más lento", se lamentó.

Según FactSet, el margen neto de beneficios de las empresas del S&P 500 batió récords al alcanzar un 12,8% en el primer trimestre de 2021, comparado con el 11% de antes de la pandemia. Las empresas cotizadas de menor tamaño contaban con un margen en torno al 6% tanto antes como después de la crisis.

Diageo PLC, el fabricante del whisky Johnnie Walker, utilizó una herramienta conocida como análisis predictivo, con la que reúne y procesa grandes cantidades de datos de los consumidores, para sacar al mercado cócteles en lata, servicios de entrega a domicilio y nuevos productos para consumidores confinados en sus hogares, como Bailey’s con sabor a pastel de manzana o ron Captain Morgan de manzana.

Las empresas como Google o Microsoft, que generan herramientas, han podido elaborar productos nuevos

Esto contribuyó a compensar el fuerte descenso de las ventas en tiendas libres de impuestos y las restricciones a que se han visto sometidos bares, restaurantes e instalaciones deportivas. El cambio a la venta en línea ayudó a Diageo a hacerse con una cuota mayor del mercado de licores.

Según Tambe, el ‘shock’ de la pandemia contribuyó a aumentar el valor del “capital digital” intangible, inversiones complementarias a través de las que se obtiene valor de las nuevas tecnologías, que las empresas grandes, en particular, han estado acumulando durante los últimos años.

Las empresas como Google o Microsoft, que elaboran herramientas empleadas en otros lugares de trabajo, han podido crear productos nuevos durante la pandemia a gran velocidad aprovechando los datos sobre los hábitos diarios de los trabajadores que emplean estas herramientas.

Según datos de Refinitiv, las fusiones y adquisiciones ascendieron a 1,4 billones de dólares en el segundo trimestre, más que en cualquier segundo trimestre previamente registrado.

Foto: Almacén de Amazon en Madrid. (EFE)

Pat Gelsinger, director ejecutivo de Intel Corp, indicó en una conferencia telefónica sobre los resultados del segundo trimestre que “hemos observado que para las empresas más pequeñas es simplemente imposible seguir este ritmo”.

Según personas familiarizadas con el tema, la empresa está explorando un posible acuerdo para la adquisición de GlobalFoundries Inc, una empresa especializada en la producción de chips, por unos 30.000 millones de dólares. Sería la mayor adquisición de la historia de Intel.

No obstante, aunque las empresas grandes cuenten con ciertas ventajas, Mario Marinello, un antiguo funcionario de anticompetencia de la Unión Europea, afirmó que “si ofrecen un producto fantástico (…) y no abusan de su poder en el mercado (…) no podemos ni debemos hacer nada en contra de estas empresas”.

placeholder Dron en Tokio. (Reuters)
Dron en Tokio. (Reuters)

La importancia del tamaño supone un reto para Europa en particular, dado que su economía está dominada por empresas más pequeñas, especialmente en el sur. Solo un 20% de los italianos trabaja para empresas con más de 250 empleados, mientras que en Estados Unidos la cifra correspondiente alcanza el 60%.

En la industria del automóvil, los grandes proveedores exigen cada vez más que las pequeñas y medianas empresas se conecten a sofisticadas plataformas digitales, lo que requiere nuevas tecnologías e inversiones. Las grandes cerveceras han aprovechado su tamaño para acaparar recursos y materiales escasos, mientras que los cerveceros artesanales se han visto obligados a paralizar la producción.

En el sector de la construcción, las grandes empresas han invertido en drones, que llegan a costar 40.000 dólares cada uno, y 'software' de inteligencia artificial para trazar mapas de obras, compararlas con planos y realizar un seguimiento de la presencia de los trabajadores en ellas. Un piloto de drones puede obtener con un breve vuelo la misma información que un perito tardaría varias horas en recopilar a pie.

Para las pequeñas empresas, muchas de las cuales tardaron en recuperarse de la crisis financiera, “el covid es el golpe de gracia”

Stefano Valentini, presidente de la productora francesa de drones Drone Volt SA, comentó que ha notado una fuerte demanda de drones por parte de grandes empresas del norte de Europa y de Estados Unidos, mientras que la demanda del sur de Europa, donde las empresas pequeñas y menos capitalizadas son lo común, es reducida. Para estas empresas, muchas de las cuales tardaron en recuperarse de la crisis financiera, “el covid es el golpe de gracia”, afirmó.

La empresa del mismo Valentini ha llevado a cabo una fusión parcial con un competidor estadounidense. “El tamaño es fundamental para cargar con el peso de los efectos del covid”, sentenció.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

La mayor interrupción de la actividad económica en las últimas décadas ha generado cambios que las grandes empresas han aprovechado para hacerse con un trozo más grande del pastel económico, obteniendo así una mayor ventaja frente a sus competidores.

Unión Europea Productividad Fusiones y adquisiciones Empresas
El redactor recomienda