Los gobiernos se lanzan a la búsqueda de expertos en criptomonedas
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
divisas digitales nacionales

Los gobiernos se lanzan a la búsqueda de expertos en criptomonedas

Los rebeldes en contra de los sistemas monetarios tradicionales han pasado a asesorar a los gobiernos en sus planes para crear sus propias monedas digitales

placeholder Foto: EC.
EC.

Las autoridades monetarias de todo el mundo están dándose prisa para diseñar monedas digitales, y muchos se preguntan: ¿quién sabe hacer esto?

Algunos de los primeros gobiernos en adentrarse en lo digital han encontrado respuesta en los aficionados a las criptomonedas. Para dichos rebeldes en contra de las visiones tradicionales de las finanzas, la tendencia digital presenta una oportunidad de crear dinero virtual para todo un país.

Barak Ben-Ezer, consultor de criptomonedas israelí, nunca había estado en las Islas Marshall antes de 2018, cuando recorrió medio mundo para proponer que el archipiélago del océano Pacífico adoptara una moneda nacional que diseñó a imagen del bitcoin.

Foto:

Las Islas Marshall representaban una hoja en blanco para la innovación financiera: una nación respaldada por EEUU con 59.000 habitantes distribuidos en más de 1.000 islas, sin moneda propia ni banco central. Un banco en Honolulú era su única vinculación con el sistema bancario mundial —y su acceso a los dólares estadounidenses utilizados como dinero cotidiano en las islas—.

Ben-Ezer explicó a las autoridades que el país podría crear y vender su propia moneda digital. Sería como el bitcoin. Personas de todo el mundo podrían invertir en ella, pero con una diferencia importante: sería emitida por un Gobierno central. “Les dijimos que el bitcoin era increíble, pero no una moneda soberana”, recuerda. “Estáis sentados sobre una montaña de oro virtual”. David Paul, que entonces era miembro del gabinete de las Islas Marshall, ya había estado estudiando la tecnología de la criptomoneda en su iPad. “No necesitaba mucho para convencerme”, afirma.

El Gobierno pronto confirió a Ben-Ezer responsabilidades reservadas normalmente para tesoreros y legisladores. En cuestión de meses, el Parlamento de las Islas Marshall aprobó de forma aplastante una ley que adoptaba su creación —que denominó SOV, de ‘sovereign’— como moneda en curso legal, un paso crucial hacia su emisión actual.

Foto: EC.

La demanda de estrategias de moneda digital en otros países se ha visto sobrecargada por las señales de que puede que China esté cerca de lanzar una versión digital del yuan. El viernes pasado, Pekín declaró que su e-CNY había sido probada en más de 70 millones de transacciones por valor de más de 5.000 millones de dólares.

Los principales bancos centrales a menudo cuentan con equipos que modelan escenarios de digitalización, aunque muchos también están acudiendo discretamente a ingenieros con experiencia en criptomonedas y Blockchain, según asesores. Hasta la Reserva Federal de EEUU se ha asociado con dichos expertos —en el Instituto Tecnológico de Massachusetts— para la creación de un posible dólar digital.

Algunos países han sido más abiertos a la hora de aprovechar la experiencia del mundo cripto

Es probable que las economías más pequeñas tengan más que ganar y menos que perder si asumen riesgos con un sistema monetario nuevo, según el libro que va a publicar el profesor de Cornell Eswar Prasad: ‘The Future of Money: How the Digital Revolution Is Transforming Currencies and Finance’. Algunos países más pequeños han sido más abiertos a la hora de aprovechar la experiencia del mundo cripto.

A finales de 2018, un mensaje de texto de un socio del sector ‘fintech’ avisó al canadiense Jay Joe de que el banco central de Bahamas había solicitado ofertas para ayudar a crear una versión digital del dólar bahameño.

El especialista en seguridad digital y Blockchain, cuya única experiencia en las Bahamas había sido una parada en un crucero, reunió a un equipo que había trabajado en pagos electrónicos con ‘tokens’, en la criptomoneda ethereum y en tecnología del sistema financiero basada en el Blockchain, tecnología de registro electrónico que soporta bitcoins y otras criptomonedas. “No había ningún manual”, declara Joe. “Estábamos utilizando nuestra experiencia en Blockchain”.

Foto: EC.

El banco central de las Bahamas había establecido amplios parámetros. El equipo de Joe centró su propuesta en la forma en que una moneda digital podía beneficiar a los residentes de una isla alejados de sucursales bancarias, ya que ahora el dinero estaría vinculado a sus teléfonos móviles. El equipo ganó la licitación por una cantidad no revelada. Cuando se lanzó el sand dollar de Bahamas el año pasado como la primera moneda digital de un banco central del mundo, la empresa de Joe, NZIA, obtuvo un reconocimiento conjunto por desarrollarla.

De repente, hay una mayor demanda de ese tipo de experiencia. “Hemos mantenido conversaciones con varios [bancos centrales] y está aumentando”, dice Joe.

Cuando Camboya buscaba una forma de permitir a sus ciudadanos pagar facturas o hacer otras transferencias electrónicas de manera gratuita, acudió a Soramitsu, con sede en Tokio, que desarrolla estrategias financieras que no se corresponden con los sistemas tradicionales gestionados por el Gobierno. Aun así, las autoridades gubernamentales recurren cada vez más a ello para navegar hacia un futuro digital.

“Muchos bancos centrales están examinando esta tecnología con cautela”, declara Makoto Takemiya, cofundador de Soramitsu

Bakong, el sistema camboyano, no es técnicamente una moneda digital, pero comparte ciertas características con una que ya está gestionada por el banco central en lugar de bancos comerciales o empresas de tarjetas de crédito. Bakong funciona como una intersección entre un conjunto de aplicaciones de pago, para que los usuarios puedan enviar y recibir dinero de cualquiera con un número de teléfono móvil.

“Muchos bancos centrales están examinando esta tecnología con cautela”, declara Makoto Takemiya, cofundador de Soramitsu, que dice que ha asesorado a bancos centrales de algunos de los países más grandes del mundo sobre Blockchain y monedas digitales. Soramitsu tiene alrededor de 100 empleados formados en ingeniería y macroeconomía que han creado criptomonedas y bolsas para negociarlas, con base en un Blockchain propio llamado Hyperledger Iroha. Takemiya creó una vez una criptomoneda experimental para ‘The Wall Street Journal’ llamada WSJCoin para un reportaje que mostraba lo fácil que se ha vuelto emitir dinero.

Foto: María Jesús Montero, portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda. (EFE)

Serey Chea, directora general del Banco Nacional de Camboya, se ha negado a comentar el papel de Soramitsu, pero dice que la red digital que creó pretende impulsar el uso de la moneda local del país, el riel, un objetivo a largo plazo en un país en el que se utiliza el dólar en cerca del 90% de las transacciones. Menciona encuestas que descubrieron que muchos camboyanos dicen que utilizarían el riel como moneda si fuera más conveniente usarlo.

La visión de Ben-Ezer para las Islas Marshall era convertirlas en la primera nación en emitir una criptomoneda comercializable, utilizándola para atraer nuevos flujos financieros, al igual que el pequeño Panamá utilizó su canal para atraer tráfico marítimo, dice. Bitcoin le fascinaba desde hacía mucho tiempo, y quería ver a un país adoptar algo parecido. Con titulaciones norteamericanas en informática y economía, había trabajado en el sector tecnológico para el Ejército israelí y Microsoft.

Bajo el plan aprobado, la mayoría de las monedas se emitirían de forma gratuita para el Gobierno marshalés y sus fondos de inversión, y el 10% del total se distribuiría de forma equitativa entre toda la población. El equipo de Ben-Ezer también recibiría el 10% de la emisión, como retribución por los años de trabajo.

Para conseguir que funcionara, contrató a veteranos del Tesoro de EEUU y el Banco de Pagos Internacionales, además de un experto en derecho digital de Malta. Pero poner al mando a asesores privados como Ben-Ezer puede plantear dudas sobre posibles conflictos de interés y responsabilidad que son menos evidentes cuando los sistemas son diseñados por funcionarios.

El FMI declaró que la divisa “podía alterar la ayuda extranjera y otros flujos financieros importantes, lo que frenaría la economía”

Entonces, el plan de las Islas Marshall se encontró con un obstáculo en la forma del First Hawaiian Bank, que amenazó con romper su vínculo como banco corresponsal del país si la emisión de la moneda seguía adelante. Cartas del First Hawaiian y entre autoridades marshalesas revisadas por el ‘WSJ’ muestran que el banco expresó su temor a que la moneda fuese utilizada con fines maliciosos. El banco no ha querido hacer declaraciones.

El Fondo Monetario Internacional se sumó a la preocupación, declarando en un informe de marzo que la divisa “podía alterar la ayuda extranjera y otros flujos financieros importantes, lo que resultaría en un importante freno a la economía”.

La divisa aún no ha sido implementada debido a las preocupaciones. Paul, político marshalés, dice que los temores son injustificados. Declara que el uso de la criptomoneda de los registros de Blockchain la volverá segura y transparente. Para él, el Blockchain refleja un sistema monetario utilizado en Yap, isla del océano Pacífico, bajo el cual se arrastran enormes discos de piedra caliza entre los hogares para reflejar los cambios en el patrimonio, para que todos lo vean.

Es un principio antiguo, declara Paul, y “el mundo lo ha descubierto”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Las autoridades monetarias de todo el mundo están dándose prisa para diseñar monedas digitales, y muchos se preguntan: ¿quién sabe hacer esto?

Bitcoin Digitalización Sistema financiero
El redactor recomienda