Es noticia
Menú
La debilidad del euro refleja la crisis de credibilidad del BCE
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Pierde un 12% en el año

La debilidad del euro refleja la crisis de credibilidad del BCE

El inicio del endurecimiento monetario del BCE no evita que la moneda común sea incapaz de recuperar terreno ni que los expertos sigan viendo posible una caída bajo la paridad

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El euro sigue sin encontrar alivio a sus tribulaciones. La moneda común europea llegó a cotizar este jueves por debajo de los 1,05 dólares, prolongando una debilidad que se ha traducido en una pérdida de alrededor del 12% de su valor frente al dólar en el último año.

Aquellas voces que auguraban la recuperación del euro una vez que el BCE se adentrara por el camino de las subidas de tipos, se han dado de bruces con la realidad de una divisa que apenas ha reaccionado al endurecimiento monetario ya telegrafiado por la institución que preside Christine Lagarde.

Las cifras de actividad económica (PMI) conocidas este jueves han sido el último jarro de agua fría sobre la confianza del mercado en la moneda europea, al agigantar la amenaza de recesión en la región. “Los datos del PMI de hoy sugieren que es muy probable que se produzca una recesión en la eurozona en el segundo semestre de este año, ya que el impulso económico se está perdiendo en las dos mayores economías de la zona del euro y la contracción de los nuevos pedidos sugiere que el crecimiento se va a ralentizar aún más en los próximos meses”, apuntan los analistas de Monex Europa.

ING ve factible un escenario en que el euro caiga a niveles de 0,85 dólares

En un contexto de debilidad generalizada, los inversores siguen observando con preocupación cómo Europa parece una vez más la pieza más vulnerable, dada su dependencia de una serie de suministros (principalmente, energía) ahora en peligro, por la crisis con Rusia, y que pueden dar al traste con la recuperación de la economía regional. No parece casualidad que el 'hedge fund' del prestigioso inversor Ray Dalio, Bridgewater, haya lanzado en las últimas semanas una apuesta masiva de 10.000 millones de euros contra la bolsa europea.

Pero lo que la moneda europea viene mostrando en los últimos tiempos no parece únicamente una cuestión de mayores o menores probabilidades de enfrentar una contracción económica, sino también una creciente desconfianza sobre la capacidad del BCE para lidiar con ella. La reciente reunión de emergencia convocada por el banco central de la eurozona para abordar los riesgos de fragmentación, reflejados en la brusca subida de las primas de riesgo periféricas, representó un claro indicador de que el camino del BCE para abordar los riesgos generados por la elevada inflación se plantea mucho más tortuoso que para sus homólogos internacionales.

Foto: EC.

“El consenso esperaba que la normalización de la política del BCE condujera a una apreciación del euro hacia su nivel de equilibrio a largo plazo, por encima de 1,20, desde un nivel cercano al mínimo en 20 años”, indican los analistas de Bank of America en una nota reciente en la que plantean la probabilidad de que la institución con sede en Fráncfort no pueda cumplir con las expectativas del mercado sobre las subidas de tipos a medio plazo. Frente a las previsiones de hasta cinco alzas de tipos en 2023, el banco estadounidense sugiere que la institución podría necesitar detenerse ya el próximo año, debido a los riesgos de que sus políticas acaben desestabilizando la propia unión.

“Si el BCE no puede ser tan sensible a la inflación como la mayoría de los otros bancos centrales del G-10, y en particular la Fed, y más aún si cualquier endurecimiento de la política genera presiones en la periferia, el euro no puede recuperarse e incluso podría debilitarse más”, apuntan.

La caída reciente de los diferenciales responde más a las incertidumbres económicas

El reciente anuncio del banco central de que prepara una nueva herramienta para contener cualquier amenaza de fragmentación ha sido seguido de una sensible relajación de las primas de riesgo periféricas (la italiana ha caído a algo menos de 200 puntos, frente a los 242 puntos que llegó a marcar la pasada semana). Pero los expertos siguen albergando dudas sobre la capacidad del BCE para equilibrar de forma efectiva la lucha contra la inflación y la necesidad de evitar tensiones en las economías más vulnerables de la región, sin abrir al mismo tiempo un conflicto político en la eurozona. De hecho, algunas voces sugieren que la caída de los diferenciales en los últimos días no responde tanto a la confianza del mercado en los planes del BCE, sino a la creciente percepción de que las debilidades económicas evitarán que las subidas de tipos vayan demasiado lejos.

Para Bank of America, el rompecabezas que encara el BCE es de tal calibre que, incluso si acertara con la herramienta idónea para poner coto a las primas de riesgo, podría ser incapaz de evitar un accidente. “Lo que es aún más complicado es que, en la medida en que abordar los riesgos de fragmentación le permita al BCE endurecer más las políticas, los rendimientos de la periferia aún pueden aumentar a niveles que generan preocupaciones sobre la deuda”. Es decir, el problema ya no serían tanto los diferenciales, sino el coste efectivo de la deuda, que para los países más apalancados podría alcanzar niveles que comprometieran su solvencia. “Mientras la deuda de la periferia siga siendo alta, será una vulnerabilidad constante para la eurozona”, concluyen.

En estas circunstancias, no parece extraño que firmas como ING contemplen (aunque no represente su escenario base) una caída del euro a niveles de hasta los 0,85 dólares. La debilidad del euro no es más que el reflejo de las deficiencias sin corregir de Europa y la sensación creciente de que ya ni el BCE tiene las herramientas necesarias para seguir ocultándolas.

El euro sigue sin encontrar alivio a sus tribulaciones. La moneda común europea llegó a cotizar este jueves por debajo de los 1,05 dólares, prolongando una debilidad que se ha traducido en una pérdida de alrededor del 12% de su valor frente al dólar en el último año.

Banco Central Europeo (BCE) Prima de riesgo Eurozona
El redactor recomienda