El bono alemán relaja el 'rally': el dato de la inflación que mira el BCE se estanca
  1. Mercados
EN UN 0,8% UNA DÉCIMA POR DEBAJO

El bono alemán relaja el 'rally': el dato de la inflación que mira el BCE se estanca

La deuda alemana a largo plazo es el bono de referencia a la hora de analizar las expectativas sobre la evolución de los precios y la política monetaria

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

Un dato de la inflación con varias lecturas - y el bono alemán a 10 años hace la suya. El también conocido como Bund relaja las subidas este viernes ante el dato de inflación de la eurozona. Si bien roza máximos de abril de 2019, el considerado como el activo refugio por excelencia reduce los tipos hasta quedarse en un -0,2% de rentabilidad.

Estos movimientos se dan después de que Eurostat haya sacado el dato preliminar de la inflación en la eurozona, que ha crecido desde el 1,3% de marzo hasta el 1,6% este abril. La aceleración de los precios responde al fuerte encarecimiento de la energía, que ha subido un 10,3% en comparación con abril de 2020, tras el repunte del 4,3% en marzo.

A mayor inflación, ¿no debería subir el tipo del bono alemán? Lo que pasa es que la inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y, además, el impacto de los alimentos frescos, las bebidas y el tabaco, se ha situado en un 0,8% este abril, una décima por debajo de la lectura de marzo. Este es el dato que mira el Banco Central Europeo (BCE) para tomar sus decisiones de política monetaria: decisiones que, al menos de momento, tienen como objetivo supremo mantener a la inflación cerca pero por debajo del 2%. Si el dato vuela bajo, el BCE mete más leña al fuego de los estímulos. En cambio, si la cifra se dispara, podría tener que ajustar su inyección de dinero. Está previsto que la entidad anuncie los frutos de su revisión estratégica sobre los objetivos del BCE a partir de otoño de este año.

Foto: Pedro Sánchez y Christine Lagarde. (EFE)

La deuda alemana a largo plazo es el bono de referencia a la hora de analizar las expectativas sobre la evolución de los precios y la política monetaria. En un entorno en el que la inflación pueda limar el poder adquisitivo de los tipos de deuda actuales, así como restar atractivo inversor a los bonos actuales frente a emisiones futuras, el mercado se retira de activos como el Bund para acudir a otras inversiones más atractivas (sobre todo en un entorno de mayor optimismo económico que anima a comprar en segmentos que, en este entorno, prometen un mejor ratio rentabilidad-riesgo). El precio de la deuda se mueve de forma inversa al tipo de la deuda, por lo que las ventas presionan al alza la rentabilidad.

El banco central liderado por Christine Lagarde mantuvo intacto en su reunión ordinaria de la semana pasada el arsenal histórico de estímulos percibiendo, eso sí algo de mejoría en la 'macro'. Una mejoría que todavía no está quedando patente en las cifras del PIB presentadas este viernes - cifras que subrayan otra contracción de la economía europea. En España, el dato del PIB ha subrayado una contracción del 0,5%. Sin embargo, el bono español, al igual que el alemán, cotiza a la baja, en un tipo del 0,48%.

A medio plazo, el mensaje reiterado por los bancos centrales (incluyendo el de EEUU, la Fed) es que estos no estropearán la recuperación retirando estímulos al mercado. No obstante, a partir de esta premisa se abre el debate de cómo se desarrollará la inflación en los próximos meses. ¿Será un repunte puntual o dará rienda suelta a otros problemas? De momento, una inflación subyacente a la baja, facilita la posición actual del BCE, o al menos esto parece creer el bono alemán este viernes.

Inflación Banco Central Europeo (BCE) Rentabilidad Eurozona Eurostat Política monetaria
El redactor recomienda