Guerra en el sector financiero para 'robar' clientes ante el hachazo a las sicavs
  1. Mercados
HAY 28.000 MILLONES DE GRANDES PATRIMONIOS

Guerra en el sector financiero para 'robar' clientes ante el hachazo a las sicavs

Bancos, entidades independientes, aseguradoras y firmas internacionales compiten por captar grandes patrimonios a partir de 2022, en medio de la ola de fusiones

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El fin del régimen de las sicavs al que apunta el Gobierno da el caldo de cultivo para el mayor movimiento de grandes patrimonios que se recuerda. La neutralidad fiscal para disolver sociedades de inversión de capital variable (SICAV) en 2022 si se reinvierte todo el dinero alienta la competencia por captar clientes. Este contexto está salpicado por la ola de fusiones de la banca, que provocará salida de profesionales, junto a la ofensiva de aseguradoras, ‘fintech’, proyectos independientes y firmas internacionales por ganar cuota de mercado entre los inversores españoles.

Tras una década de amenazas sobre las sicavs, el sector financiero asume que el golpe será definitivo esta vez, y trabaja con el texto recogido en la enmienda 189 del Grupo Parlamentario Socialista en la Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal. En 2020, cerraron 154 sicavs o el 6%, y hubo reembolsos netos de 1.238 millones, según datos de Inverco y Vdos, pero aún quedan 2.434 sociedades en funcionamiento con un patrimonio de 27.914 millones al cierre de diciembre.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

La propuesta socialista gusta a la banca. Es decir, gustaría que no se toque el régimen de las sicavs; pero puestos a que haya hachazo, las entidades y, sobre todo, sus clientes de alto patrimonio aplauden que haya una salida sin impacto fiscal. La enmienda socialista apunta a que habrá diferimiento fiscal y no tener que tributar por las plusvalías latentes de la sicav en caso de que se disuelva y, en ese momento, se determine la reinversión por parte del accionista de todo su capital en otra institución de inversión colectiva (IIC).

Para ello, establece un periodo transitorio en 2022 y señala que la reinversión deberá ejecutarse durante los seis meses siguientes al cierre. El nuevo requisito para que las sicavs tributen por Sociedades el 1% de sus beneficios, igual que el resto de IIC como los fondos de inversión, es que tengan 100 accionistas. Muchas sicavs cuentan con una fortuna que tiene el 99% del patrimonio, pero la sociedad tiene otro centenar de accionistas facilitados por la entidad (‘mariachis’, en la jerga), práctica con la que quiere acabar el Gobierno. Si prospera la enmienda, solo se computarán los accionistas con una inversión mínima de 2.500 euros.

Más allá de la dificultad de las sociedades para controlar cuántos accionistas tienen al cotizar en bolsa (en BME Growth, antiguo MAB), la nueva normativa choca frontalmente con el uso de las sicavs en banca privada. Más de la mitad de accionistas, según datos de la CNMV, están en el alambre del centenar de accionistas y no cumplirían el requisito.

placeholder María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

Aunque ha habido un cierre intenso de sicavs en la parte final de 2020 antes de que suba el tramo alto de las rentas de capital (del 23% al 26% para cantidades mayores de 200.000 euros), el sector financiero espera que el grueso del movimiento se produzca en 2022 al calor de la neutralidad fiscal. Pero la reinversión se puede producir hacia IIC de la entidad con la que está la sicav o aprovechando la oferta de algún competidor.

Este es el escenario para el que trabajan muchos jugadores del sector financiero, explican fuentes financieras. Es decir, un caldo de cultivo para que las entidades busquen captar clientes y ganar cuota de mercado, en un contexto además en el que los bancos están potenciando la gestión y el asesoramiento de inversiones para crecer en recursos fuera de balance. Esto es, reducir la dependencia del margen de intereses por los tipos bajos o negativos y aumentar los ingresos por comisiones.

Pese a la decadencia de las sicavs, sigue habiendo captación de sociedades. En 2020 crecieron en número de sociedades gestionadas Grupo Mutua (por EDM y Alantra WM), Banco Alcalá, Deutsche Bank y Abante. Y en las primeras semanas de 2021, un año antes de que se produzca el ‘boom’ previsto de cierres y reinversiones si se aprueba la enmienda socialista, se han intensificado los movimientos.

Según los registros oficiales del BORME y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), March ha perdido dos sicavs, Wei-Ji 2009 y Quercus Ilex, que se han ido con Bankinter y UBS respectivamente, mientras que el banco mallorquín ha captado Inversiones Sezur, que se la ha quitado al Santander. Reboledo Inversiones ha cambiado de BBVA a Andbank, y Dinervalor Sicav se ha movido de Banco Alcalá a Lombard Odier.

En un principio se barajó la inversión cruzada de sicavs para cumplir con el nuevo requisito del Gobierno. Es decir, si el gran accionista de una sicav invierte en otras 100, y todas hacen lo mismo, pasarían el filtro a cambio de invertir 250.000 euros, una cantidad reducida para muchas sicavs. Banco Santander es la entidad con más sicavs, con 448 al cierre de 2020 (20 menos que en 2019) y rechaza que pueda facilitar esta práctica entre sus clientes por control y operativa.

Así, de cara a 2022, coinciden fuentes financieras y jurídicas, las entidades están analizando los productos para ofrecer a los grandes patrimonios. Las opciones pasan por los fondos y sicavs existentes que sí cumplan el nuevo criterio, o lanzar vehículos para recibir los activos que salgan de las sociedades disueltas, ya sean productos hechos a medida, compartimentos o series.

Las fusiones bancarias alientan esta guerra. CaixaBank y Bankia darán este año lugar al mayor banco en el mercado español por activos, pero la unión provocará el cierre de oficinas y la salida de profesionales. Unicaja y Liberbank también se fusionarán, aunque ambas entidades tienen peso limitado en banca privada. Otros bancos como Santander o Sabadell están inmersos en recortes de personal, y BBVA ha anunciado su intención de reducir gastos. La salida de empleados es otro punto que pueden aprovechar los competidores para captar banqueros como empleados o agentes financieros, y llevarse clientes.

Foto: María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

Hay que tener en cuenta que conseguir una sicav de un rival implica captar al cliente, cuya cartera puede ser mayor a la propia sociedad, a través de la que se gestiona parte de su patrimonio. Pero no solo compiten por ellas los bancos. También bancas privadas independientes de los bancos tradicionales, con nuevos proyectos tomando forma en España.

En las últimas semanas, por ejemplo, Mediolanum ha nombrado a un ejecutivo, Joaquín Maldonado, para el desarrollo del negocio de altos patrimonios, mientras que Creand Wealth Management (antiguo Banco Alcalá), banco español de Crédit Andorra, ha realizado una ampliación para dar entrada a la socimi Torre Rioja, que ha puesto 6,12 millones para potenciar el crecimiento de la entidad. Singular Bank, de Javier Marín, ha contratado decenas de banqueros y ha realizado compras; como también Andbank, que está siendo uno de los grandes consolidadores de banca privada y fondos en España.

En el mundo asegurador también se está apostando por ganar cuota de mercado tanto entre el público minorista como en grandes patrimonios. Mapfre, a través de Mapfre Gestión Patrimonial, cuenta ya con 93 agentes especializados, frente a los 64 de hace dos años, y cinco oficinas. A mediados del año pasado el patrimonio gestionado por esta vía era de 700 millones. Asimismo, cuenta con el 20% de Abante.

Mutua Madrileña ha sido otro gran consolidador del mercado, mostrando la apuesta de la aseguradora por crecer en fondos y en banca privada, con la adquisición de participaciones mayoritarias (o con opción de pasar del 50%) en EDM, Alantra WM, Alantra AM, Cygnus y Orienta Capital. De hecho, Grupo Mutua fue el que más creció en sicavs en 2020, pasando de 31 a 37 por EDM y Alantra WM, y ahora busca el camino para articular sinergias.

placeholder Ignacio Garralda, presidente de Mutua. (EFE)
Ignacio Garralda, presidente de Mutua. (EFE)

La entidad madrileña también negoció con ATL Capital, entidad especializada en grandes patrimonios con 1.700 millones bajo gestión que, a la postre, estuvo a punto de firmar la venta de una participación a Santalucía. La aseguradora española se echó atrás, pero mostró su apetito por este segmento. También Caser ha crecido con su red de agentes, que en 2020 pasó de 20 a 35 y aspira a llegar a 100 en 2023.

Estas operaciones muestran las ganas de las aseguradoras por captar patrimonio. Y no solo minorista, aprovechando sus redes comerciales, sino también de las fortunas españolas. Por ello, se lanzarán a tratar de quitar clientes a los bancos, que son socios en la distribución de seguros pero son el nicho para captar ahorro de las familias españolas ante la depresión de los seguros de vida por los tipos bajos.

Los neobancos y las ‘fintech’ también quieren arañar parte del pastel del ahorro gestionado por los bancos, aunque la estrategia inicial suele ser conseguir clientes de rentas medias o medias-altas. Un ejemplo de ello es Neowintech (antes IbanWallet), que ha tenido un acercamiento a la banca privada al comercializar con agentes financieros una oferta de ‘crowdlending’ con Neofinders. Ahora, se ha marcado como objetivo contratar 150 gestores patrimoniales este año, con edades superiores a los 50 años, lo que facilitará la salida de empleados veteranos de la banca tradicional.

Aunque si hay un segmento que preocupa a la banca española es el de las firmas internacionales, que ya han captado clientes en 2020 a costa de las entidades locales por el riesgo país que han percibido algunos grandes inversores. La preferencia de algunos grandes patrimonios por tener la custodia de su dinero fuera de España ha sido la baza comercial de entidades como Julius Baer, Mirabaud, Edmond de Rothschild, Pictet, Lombard Odier o Quintet Private Bank (antiguo KBL, adquirido por Singular) para ‘robar’ clientes a los bancos españoles, aunque varios de ellos han potenciado la captación en Luxemburgo.

Foto: (iStock) Opinión

March fue pionero en 2012 obteniendo una licencia bancaria luxemburguesa, mientras que Bankinter lo hizo hace siete años y gestiona ahora 3.300 millones, tras un incremento del 30% en 2020, con una plantilla de 30 personas y un beneficio de 4,1 millones para el grupo. Según explican desde la entidad, el 75% del patrimonio neto nuevo que llega proviene de fuera del grupo a través de captación de clientes dentro y fuera de España. CaixaBank también ha sido activo tras obtener el año pasado licencia. Entre bancos especialistas en banca privada, en AyG no dan la cifra pero admiten que "los clientes preguntan por Luxemburgo, siendo la estabilidad y seguridad jurídica para los ahorros el principal atractivo de esta jurisdicción". En Andbank comentan que gestionan 2.000 millones de Luxemburgo y que han captado clientes de otras entidades españolas fundamentalmente, aunque "España sigue dando máxima tranquilidad y es la opción preferida de los clientes".

Este movimiento de interés por Luxemburgo se intensificó en el confinamiento, especialmente tras un tuit del vicepresidente Pablo Iglesias aludiendo al artículo 128 de la Constitución, en el que redactó que "toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".

Para el próximo año, con el cierre de sicavs, los ejecutivos del sector financiero prevén que se intensifique la ofensiva de las firmas internacionales. Incluso hay algunas entidades dispuestas a entrar en el mercado. Barclays planea el regreso a España en este segmento, según publicó ‘Expansión’, mientras que J. Safra Sarasin ha dado muestras de su interés por entrar en el mercado desde hace dos años, aunque no ha terminado de formalizarlo. También ha habido fondos de capital riesgo que han pujado por entidades a la venta, y el banco mexicano CIbanco se interesó por Degroof Petercam. Desde México ha llegado el ‘family office’ del empresario Carlos Fernández, Finaccess, como informó 'El Español'. Y entre las entidades ya instaladas ha habido movimiento, como la renovación de BNP Paribas con despidos, fichajes y nuevos servicios.

Los abogados consultados coinciden en que esto podría atentar contra el principio de libre circulación de capitales de la Unión Europea

Hay que tener en cuenta que la redacción de la enmienda socialista apunta a que la ventaja fiscal del diferimiento a cambio de reinversión se establece si se hace en IIC españolas. Sin embargo, abogados consultados coinciden en que esto podría atentar contra el principio de libre circulación de capitales de la Unión Europea, que se puede saltar en determinadas ocasiones como por lucha contra el fraude, pero que en este caso sería difícil de justificar. Fuentes del mercado señalan que la patronal de gestoras Inverco ha pedido un periodo de permanencia ('lock up') para salvar la industria, aunque la asociación lo niega. Hay que tener en cuenta que a efectos fiscales no hay diferencia al invertir en un fondo o sicav entre España y Luxemburgo, pero en el primer caso siempre hay más información y, además, hay puestos de trabajo asociados en temas jurídicos, de gestión, comercialización o control.

El sector financiero quiere evitar ruido con esto para que se apruebe la enmienda, pero el riesgo de que haya una fuga masiva de dinero a Luxemburgo tras la disolución de las sicavs que opten por este camino es evidente, especialmente ante la amplia oferta del Gran Ducado en fondos, sicavs o ‘unit links’. España ya acumula sentencias en contra del Supremo por haber discriminado fondos de inversión y de pensiones extranjeros en la tributación de dividendos, y el Alto Tribunal siempre recuerda la libre circulación de capitales como principio comunitario inalterable.

Sector Financiero Sicav Banca privada
El redactor recomienda