El ocaso de las gestoras independientes: ventas y crisis del 'value'
  1. Mercados
BANCOS Y ASEGURADORAS DEFIENDEN CUOTA

El ocaso de las gestoras independientes: ventas y crisis del 'value'

Las grandes gestoras bajan comisiones mientras que aseguradoras y bancos aprovechan la presión de MiFID II y del covid para ampliar el negocio de gestión y asesoramiento

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El ‘boom’ de la gestión independiente de inversiones se va apagando. El covid está dando la puntilla a una tendencia que se había iniciado anteriormente por dos factores clave: la crisis de resultados del ‘value’, estilo de inversión sobre el que se habían focalizado las gestoras independientes, y la presión de MiFID II sobre empresas de asesoramiento. Bancos y aseguradoras están aprovechando esta crisis para defender márgenes, cuotas de mercado y crecer inorgánicamente.

La normativa, que añade transparencia a las inversiones y limita el cobro de retrocesiones, ha resultado ser una presión sobre los márgenes al contribuir a la reducción de comisiones y elevar los costes de ‘back office' (administrativos, tecnológicos, etc.). MiFID II llegó al mercado como una amenaza de romper el dominio de la banca sobre el mundo del asesoramiento y la gestión de inversiones. Pero no ha sido así.

Los bancos han acabado abrazando MiFID II con fondos de fondos, carteras de gestión discrecional y nuevas estrategias de banca privada. Han incluido fondos de terceros, normalmente de gestoras internacionales, pero reduciendo costes y defendiendo márgenes. A finales de 2019, según el informe con datos de ese año sobre intermediación financiera no bancaria publicado esta semana por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la banca controlaba el 68% del negocio relacionado con la prestación de servicios de inversión en España.

Foto: Foto: iStock.

En realidad, los bancos han abierto la puerta forzosamente a las gestoras internacionales, pero han reducido costes y han aumentado patrimonio gestionado para defender o incrementar sus ingresos por comisiones. Sabadell vendió su gestora a Amundi (aunque para reforzar capital), Liberbank alcanzó un acuerdo con JP Morgan, Santander, BBVA y CaixaBank han mandatado a gestoras internacionales para fondos o carteras y, en general, todas las entidades han elevado la presencia de fondos internacionales en la oferta a clientes por la presión normativa. En fondos, los bancos aún tienen una cuota del 74%, según Vdos, a lo que se añade un 11% de las gestoras internacionales y un 4% de las aseguradoras. Para las gestoras independientes, queda menos del 10%.

Los bancos acaparan así el grueso de la industria, algo que se ve también con la cuota de mercado en fondos de las gestoras de las grandes entidades. CaixaBank (cuota de mercado del 17,5%), Santander (16,4%), BBVA (13,9%), Bankia (7,5%), Sabadell (5,6%), Ibercaja (5,5%), Kutxabank (5,2%) y Bankinter (3,1%) suman 207.000 millones bajo gestión en fondos españoles al cierre de 2020, según la patronal Inverco, lo que supone el 73% del mercado.

De hecho, en el ‘top 10’ solo se cuela Mutuactivos, la aseguradora de Mutua Madrileña, como gestora no bancaria. Pero que lo es de una aseguradora, industria que finalmente es la que está compitiendo con la banca. Aunque Mapfre ve ahora potencial de crecimiento en los seguros de vida a través de los ‘unit links’, lo cierto es que la industria del seguro ha apostado por competir por el ahorro privado a través de fondos y gestión patrimonial, potenciando y comprando negocios de estos segmentos.

placeholder Ignacio Garralda, presidente de Mutua. (EFE)
Ignacio Garralda, presidente de Mutua. (EFE)

Mutua y Mapfre, las dos aseguradoras líderes en España, están realizando inversiones en la gestión y el asesoramiento de inversiones como consolidadores del mercado junto a otros jugadores como Andbank y Singular Bank. Esta semana, Abante, firma en la que Mapfre adquirió el 10%, ha anunciado la compra de 360CorA, que se suma a la de la EAF C2 Asesores, alcanzando la cifra de 8.000 millones entre asesoramiento y gestión.

Mutua Madrileña, por su parte, ha adquirido participaciones significativas con opción a incrementarlas en EDM, Alantra WM, Alantra AM, Cygnus y Orienta Capital. Todas ellas, firmas independientes que se abrazan a un grupo tradicional, algo que estuvo a punto de hacer ATL Capital (1.800 millones bajo gestión, tamaño similar a Orienta, pero con más beneficio), primero con Mutua y después con Santalucía, aseguradora que ya compró en el pasado el negocio de gestión de Aviva y la gestora Alpha Plus. Asimismo, Andbank ha comprado Merchbanc, Esfera y Degroof Petercam, alcanzando ya los 11.500 millones bajo gestión, mientras que Singular, el proyecto de Javier Marín, ha hecho lo propio con Quintet (antiguo KBL), Belgravia y MG Valores, y suma 2.000 millones, aunque el banco aún está en pérdidas, y mayores que cuando Marín y el fondo Warbug Pincus compraron Self Bank a Société Générale.

En este listado de compras, hay muchas firmas independientes. Es decir, se reduce el número de entidades ajenas a los grupos tradicionales de banca o seguros. Hay ventas por números rojos constantes, empeoramiento de los resultados o falta de crecimiento en solitario y, también en algunos casos, por ser empresas personalistas sin continuidad a nivel familiar. Fuentes del mercado coinciden en que hay una lista de otras gestoras y entidades de banca privada que siguen escuchando o buscando ofertas.

Crisis del ‘value’

La principal gestora independiente sigue siendo Bestinver, que en 2020 ha culminado su segunda transformación en siete años. En este caso, el cambio de rumbo ha sido voluntario por parte de los Entrecanales, con la salida de Beltrán de la Lastra, seguida del director comercial, Gustavo Trillo, y el gestor Ricardo Cañete, y la incorporación del equipo de Findetiis, con Enrique Pérez-Pla como consejero delegado. La anterior, en 2014, fue obligada por la salida repentina de Francisco García Paramés.

En aquel momento, hubo una eclosión de la figura de las entidades independientes porque se dieron todos los ingredientes para ello. Paramés era considerado el ‘Buffett español’. Su salida se acompañó de sus excompañeros Álvaro Guzmán, Fernando Bernad y Beltrán Parages, que fundaron azValor, firma a la que el mercado dio por hecho que se iba a unir el propio Paramés, pero cuando finalizó su periodo de no competencia con Bestinver, fundó Cobas. También en ese periodo, aprovechando el hueco que había para la gestión ‘value’ independiente, Iván Martín dejó Santander para ponerse al frente de Magallanes.

Foto: (istock)

Fue un periodo de eclosión de entidades independientes al calor del ‘boom’ mediático de estas gestoras, ante las expectativas de que MiFID II facilitara quitar cuota de mercado a la banca y debido a numerosos profesionales que habían desarrollado su carrera en bancos tradicionales y que habían salido tras la ola de fusiones que siguió a la gran crisis financiera. Han nacido firmas como Horos, con los exgestores de Metagestión, Buy & Hold, Rentamarkets, True Value o Valentum, entre muchos otros nombres propios.

Casi todos los nuevos proyectos independientes abrazaron la idea del ‘value’ como 'marketing'. Esto es, el estilo de inversión que creó Benjamin Graham y popularizó Warren Buffett, basado en apostar por empresas infravaloradas por el mercado esperando una reversión a la media.

Llegó un punto en que el gestor Marc Garrigasait, que con su Japan Deep Value Fund gestionó el fondo más rentable de 2017, denunció que el concepto ‘value’ se había prostituido en España. Después de conseguir un 37% de rentabilidad en su primer año, el propio Garrigasait obtuvo pérdidas del 20% en 2018, y beneficios del 21% y el 1% en 2019 y 2020. Tiene dos estrellas Morningstar, método cuantitativo que va de una a cinco en función de rentabilidad y riesgo. En otras palabras, es peor que el 66,5% de su categoría.

placeholder Francisco Paramés y Álvaro Guzmán de Lázaro.
Francisco Paramés y Álvaro Guzmán de Lázaro.

La gestora azValor gestiona ahora 800 millones en fondos, según Inverco, 450 millones menos que hace año y medio. Su buque insignia es el azValor Internacional, que se ha focalizado en materias primas, las cuales permitieron al vehículo firmar un retorno del 20% el primer año, y un 1% anualizado en los últimos cuatro años. Tiene una estrella Morningstar, en la categoría de renta variable global capitalización flexible. Esto es, lo hace peor que el 90% de los fondos comparables.

Hay una cita de Guzmán de Lázaro que los seguidores más fervientes del ‘value’ en redes sociales suelen recordar, y que repitió en 2019 y 2020: “Si en tres años no creamos valor, nos vamos a casa y punto”. Con ella, rechaza la posibilidad de bajar comisiones, aunque, con un retorno acumulado del 15% desde el lanzamiento, la gestora haya sido más rentable para sus dueños que para sus clientes.

Quien sí ha reducido comisiones es Cobas. La gestora de Paramés cuenta con algo menos de 1.000 millones, frente a los 1.660 millones de junio de 2018. El Cobas Selección, con 560 millones, acumula pérdidas del 26% en cuatro años, pese al ‘rally’ del 10% en 2021. Como el azValor Internacional, cuenta con una estrella Morningstar.

Foto: gestores-round-table-value-mercados-coronavirus-bra

En este caso, Paramés ha dado el paso de bajar comisiones a los clientes según su permanencia. La guerra de precios ha llegado así al ‘value’, con un fondo que ha llegado al 0,33% de comisión, como ocurre con el True Value Capital. Buy & Hold, por su parte, planteó hace tres años una oferta de no cobrar comisiones si no conseguía rentabilidades positivas en 24 meses en renta fija y en 36 meses con su fondo flexible. En ambos casos, han evitado las pérdidas, con ganancias del 7% anualizado en este periodo con el vehículo mixto. Así, hay proyectos independientes que están creciendo en plena crisis del covid o del ‘value’.

Vdos hace un 'ranking' de rentabilidad en 2020 por gestora donde destacan independientes a la cabeza: Valentum, con un 17%; Belgravia, con un 15%, que ha sido adquirida por Singular; la catalana GInvest, con un 11%, o Rentamarkets, la ‘boutique’ de Emilio Botín O’Shea, con un 10%.

También ha habido una guerra de precios en el segmento de ‘robo advisors’, que nacieron con el auge internacional de la gestión pasiva, tímido aún en España, y de los proyectos independientes. Indexa, Finizens, Finanbest e Inbestme como independientes, y MyInvestor (neobanco de Andbank), Openbank o Bankinter con Popcoin también han lanzado alternativas. Entre los ‘robo advisors’, solo Indexa ha cruzado el umbral de cubrir costes variables (‘breakeven’) para empezar a obtener beneficios.

El ‘boom’ de la gestión independiente de inversiones se va apagando. El covid está dando la puntilla a una tendencia que se había iniciado anteriormente por dos factores clave: la crisis de resultados del ‘value’, estilo de inversión sobre el que se habían focalizado las gestoras independientes, y la presión de MiFID II sobre empresas de asesoramiento. Bancos y aseguradoras están aprovechando esta crisis para defender márgenes, cuotas de mercado y crecer inorgánicamente.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banca privada MiFID Aseguradoras Banca
El redactor recomienda