¿Llega el rebote del 'value'? "El mercado descuenta una vida normal en 2021"
  1. Mercados
XXVI 'ROUND TABLE'

¿Llega el rebote del 'value'? "El mercado descuenta una vida normal en 2021"

Los gestores de fondos apuestan por la recuperación de los sectores cíclicos ante las perspectivas de vacuna. En renta fija, defienden la gestión activa contra los tipos negativos

Los fondos empiezan a tomar posiciones en los sectores que se han quedado rezagados durante esta pandemia. Las perspectivas de vacuna, que han impulsado la renta variable durante los últimos 10 días, mejoran también las expectativas en los sectores más cíclicos, opinaron los expertos de la XXVI 'round table’, que organizan Cotizalia y M&G. En el encuentro participaron Alicia García, 'country head' M&G Spain; Cristina Rodríguez Iza, directora de Global Multi Asset Solutions España de Santander AM; Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos ATL Capital; Jaime Martínez, 'global head of' Asset Allocation en BBVA Asset Management, y Diego Fernández Elices, director general de Inversiones en A&G Banca Privada.

De hecho, en las últimas sesiones en bolsa, ante los avances anunciados por Pfizer y Moderna, ya ha habido un impulso a valores que han estado maltratados. “En renta variable, desde una perspectiva táctica, los más favorecidos son los mercados más cíclicos, posiblemente emergentes y en cierto modo Europa por su composición sectorial”, explicó Jaime Martínez, 'global head of' Asset Allocation en BBVA Asset Management.

Foto: gestores-fondos-capitalismo-coronavirus-bra

Estos mercados deberían liderar el rebote a corto plazo, explicó el experto. Mientras que en cuanto a sectores o estilos, agregó Jaime Martínez, “hay una probabilidad razonable de que se vea favorecido lo que llamamos ‘value’ cíclico, que ha estado muy castigado estos meses. Incluyendo en este punto a las ‘small caps’ de Estados Unidos”.

placeholder Jaime Martínez, global head of Asset Allocation en BBVA Asset Management.
Jaime Martínez, global head of Asset Allocation en BBVA Asset Management.

Lo que está claro es que el apetito por la renta variable se ha incrementado con la esperanza de una vacuna. “Los mercados han comenzado a descontar la posibilidad de que volvamos a una vida normal en 2021. El sesgo de los últimos días parece ser cambiar tecnología cara por empresas de valor”, indicó Alicia García, 'country head' M&G Spain. En este sentido, apostilló que “es lógico pensar que a medida que la normalidad está más cerca en nuestra mente, los inversores desplegarán capital para comprar todo lo que no es tecnología y farmacéuticas. Así que posiblemente las compañías ‘value’ sean una buena oportunidad”.

Alicia García también recordó que hay tendencias estructurales surgidas o aceleradas con el coronavirus, que parece que dejará para la próxima década un mundo con menor globalización y mayor regulación. “Nos gustan las temáticas que son estructurales a esos cambios económicos que estamos viendo, y que van a quedarse durante las próximas décadas”, comentó. Entre ellas, enumeró, están la inversión en infraestructuras, que “es la columna vertebral del crecimiento económico global”, y también innovación tecnológica o sostenibilidad. “Todas las empresas que son dueñas de activos críticos para la sociedad se van a ver muy beneficiadas por los planes fiscales de la Unión Europea y por la tendencia de crecimiento a futuro”, remachó.

"El entorno de tipos de interés y la política monetaria dificultan la gestión de los perfiles de riesgo más conservadores" (Rodríguez Iza)

En la misma línea que el resto, Cristina Rodríguez Iza, directora de Global Multi Asset Solutions España de Santander AM, abogó en la ‘round table’ por sectores cíclicos, que son los que más han sufrido previamente en los parqués. Los avances con la vacuna, indicó, “son excelentes noticias que hacen favorecer a estos sectores. A nivel geográfico esto se traduce en una mayor preferencia por Europa y los países emergentes respecto a Estados Unidos de forma táctica, por la composición de los índices, en los que hay mayor presencia de los sectores cíclicos”.

El desafío es el cliente conservador

El consenso de los expertos es que han mejorado las expectativas de forma generalizada en renta variable, pero en renta fija los inversores conservadores siguen enfrentándose a la represión financiera. Esto es, pérdida de poder adquisitivo si no se asume riesgo, dado que los tipos de interés se sitúan de forma estructural en niveles más reducidos que la inflación —salvo en los últimos meses, por los efectos del covid en el consumo—.

placeholder Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos ATL Capital.
Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos ATL Capital.

“El entorno de tipos de interés y la política monetaria siguen dificultando mucho la gestión de los perfiles de riesgo más conservadores, por esa ausencia de rentabilidades positivas”, reconoció Cristina Rodríguez Iza. “Nos obliga a emplearnos a fondo con carteras diversificadas y acercarnos a nichos que no estaban tan presentes, como activos enfocados a la búsqueda de ‘carry’, el diferencial adicional que puedan ofrecer algunos activos porque los bancos centrales siguen apoyando con sus medidas el activo de renta fija en general (a nivel precio)”, añadió.

Foto: (iStock)

“Es el gran reto para construir carteras ahora”, dijo Diego Fernández Elices, director general de Inversiones en A&G Banca Privada haciendo referencia al citado escenario de tipos bajos o negativos, que se ha alargado por el coronavirus, con expectativas de que el euríbor llegue en negativo a 2031. “La parte de renta fija tiene peores perspectivas de las que ha tenido históricamente en términos de diversificación y rentabilidad, pero hay otras cosas que hacer”, añadió.

En opinión de Diego Fernández Elices, “no hay por qué comprar un bono y sentarte para siempre, la gestión activa debe cobrar un papel importante para que con el mismo riesgo se puedan obtener rentabilidades razonables en un entorno en el que el inversor conservador debe asumir que los tipos negativos y la represión financiera reducen las perspectivas de rentabilidades esperadas. Recomendamos agarrarnos a ellas y no subir el riesgo cambiando de perfil, que suele ser peor”.

De hecho, y pese a que en algunos casos incluso cotizan en negativo, no hay que olvidarse de los bonos públicos y de la deuda corporativa de más calidad, con grado de inversión, advirtió Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos ATL Capital: “Para los inversores conservadores, tiene sentido tener este activo en cartera, porque su horizonte temporal puede no permitirles estar sometidos a activos de alta volatilidad y que cuando vayan a necesitar el dinero no tengan el valor apropiado para ello”.

Marta Díaz-Bajo argumentó que la presencia de estos bonos “no es tanto por la rentabilidad que se puede obtener como porque es un amortiguador en la cartera. En un inversor conservador, tener renta fija de alta calidad, aunque no pague de forma adecuada con distintos niveles de duración, es un componente que hay que mantener”.

Renta fija Renta variable Eventos EC
El redactor recomienda