CRÓNICA DE MERCADOS

Las primas repuntan pese a insistir Lagarde en el apoyo del BCE a la eurozona

La presidenta del banco central ha reiterado que está preparada para aumentar las medidas ya existentes (y sin precedentes). Sin embargo, los mercados siguen pendientes del lado fiscal

Foto: Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid

Los inversores no han podido aguantar la batería de datos y aunque han querido mantener el tipo tras poner todas sus esperanzas en el laboratorio estadounidense Gilead, que ayer anunció los primeros resultados positivos en los ensayos de su antiviral Remdesivir para el tratamiento de enfermos de covid-19, finalmente el miedo a la profundida de la crisis se ha instalado en el parqué después de que la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de ampliar algunas herramientas de liquidez (aunque no del PEPP, como esperaban algunos analistas), cuando ayer la Fed mantuvo las medidas, hace pensar que el escenario en Europa puede ser peor del descontado.

A diferencia de lo que ocurre en EEUU, donde las medidas fiscales se centralizan bajo un mismo gobierno, en Europa los líderes de cada país siguen teniendo pendiente la financiación de la recuperación. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, no obstante, ha resaltado este jueves (en una rueda de prensa marcada por las pausas y la prudencia) su compromiso por el apoyo monetario a la economía y los mercados, explicando en que el BCE "no tolerará ninguna fragmentación financiera". Un discurso que muestra el cambio de tono que ha vivido en los últimos dos meses la institución: en la reunión de marzo, Lagarde llegó a decir que el BCE no estaba aquí para controlar las primas de riesgo, lanzando la pelota sobre el tejado de los gobiernos. Los mercados sufrieron un día histórico aquel jueves.

Hoy, las primas de riesgo siguen lejos de los picos de marzo, pero han vuelto a subir tras las palabras de la francesa. El diferencial español ha subido un 1,35% hasta los 130 puntos, mientras que la prima italiana ha ganado un 3,95% hasta los 234 puntos. El bono alemán, ha cerrado en una rentabilidad del -0,45%. "El BCE está demostrando todo su apoyo con las medidas anunciadas, y Lagarde también ha dicho que está preparada para aumentar aún más el PEPP", explica Gonzalo Ramírez, responsable de renta fija de Tressis. "Y puede hacer más, al final el balance es todavía un 42% del PIB de la eurozona, le queda por comprar high yield... Aunque no es una siuación especialmente saludable, dadas las circunstancias simplemente indica que hay espacio para hacer más según vaya siendo necesario", explica.

"Lo que pasa es que los mercados siguen nerviosos respecto a la situación política en Europa", matiza Ramírez. "Mientras que la Fed no tiene tanto este problema, en Europa tenemos un grupo de países muy heterogéneo, con niveles de endeudamiento y economías muy distintas y, como bien ha señalado hoy Lagarde, la situación es muy complicada y va a necesitar de medidas contundentes tanto por parte del BCE como por parte de los gobiernos".

De hecho, este jueves ha habido una oleada de datos económicos. Después de que el miércoles Estados Unidos publicase una caída del PIB del 4,8%, Francia, ha confirmado la recesión con una caída récord del 5,8% entre enero y marzo, mientras que España vio hundirse su PIB un 5,2%, el doble de caída que el peor dato de la crisis de 2008.

"Los datos económicos, así como las proyecciones a futuro, no tienen precedentes y son datos que asustan", explica a su vez Jorge Ceballos, responsable de distribución de renta fija de BEKA Finance. "Por parte del BCE, Lagarde ha reiterado su apoyo a la economía, pero queda el otro gran pilar: la política fiscal", matiza el experto. "Lagarde ha hablado de una acción coordinada y es verdad que si los países no alcanzan un acuerdo se ahondarán las asimetrías ya existentes de la UE". Respecto a si el mercado puede haberle decepcionado que el BCE no aumente el PEPP, Ceballos reconoce que esta ha sido una reunión de muchas intenciones y pocas decisiones pero recuerda que el BCE ya ha lanzado una batería de medidas sin precedentes en las últimas semanas y que ahora también tiene que apreciar cómo estas han ido incorporándose al mercado. Por su parte, el experto percibe que sí que se ha conseguido que los mercados hayan vuelto a funcionar con una relativa normalidad desde que empezó la pandemia, al menos en líneas generales.

En este contexto, también las bolsas han vivido un día de pesimismo. El Eurostoxx 50 ha perdido un 2,41%, mientras que el Ibex 35 ha cedido un 1,89%, el DAX alemán un 2,22% y el CAC francés un 2,12%. En EEUU, los índices titubeaban tras el dato de paro semanal con el Dow Jones cayendo un 1,5% y el S&P 500 dejándose un 0,8% en los primeros movimientos. Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos registraron la semana pasada, finalizada el 25 de abril, otro leve descenso por cuarta semana consecutiva con respecto a los datos del periodo anterior, hasta alcanzar los 3,839 millones de demandantes de ayuda, según los datos publicados este jueves por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. En seis semanas de pandemia, ya suman 30 millones de peticiones.

En cuanto a otros activos, el euro se ha reforzado un 0,57% frente al dólar, mientras que en las 'commodities', los futuros del WTI suben un 18%, a la vez que los del brent ganan más de un 8%.

Este jueves también ha sido un día cargado de resultados corporativos en el Ibex 35, más que nada por parte del sector bancario. BBVA ha sido el caso más llamativo, con unas pérdidas de 1.792 millones de euros en el primer trimestre. El banco se ha dejado un 5,47% en bolsa.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios