ESPERA UNA CAÍDA DEL PIB ENTRE 5% Y 12%

El BCE amplía la inyección de liquidez contra la pandemia y se abre a más compras

Vuelve a poner el foco en la liquidez. Mejora el atractivo de las financiaciones a los bancos y lanza un nuevo programa. Lagarde asegura que no se permitirá fragmentación financiera

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Efe)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Efe)

El Banco Central Europeo (BCE) sigue dispuesto a inundar la economía de dinero para evitar cualquier problema de liquidez que pueda provocar que esta crisis se convierta en estructural. La autoridad monetaria ha mejorado el atractivo de las operaciones de refinanciación a largo plazo para los bancos (LTRO) y ha lanzado un nuevo paquete especial para esta pandemia (PELTRO). Según su presidenta, Christine Lagarde, los bancos tendrán disponibles 3 billones (millones de millones) de euros a tipos negativos para recibir liquidez que garantice la estabilidad del sistema financiero y que las entidades puedan trasladar a las empresas. Asimismo, se abre a ampliar sus compras de activos que, por ahora, alcanzarán los 1,1 billones (millones de millones) de euros en 2020, incrementando su balance por encima de los 6 billones.

La autoridad monetaria acelera con su inyección de liquidez para afrontar una recesión sin precedentes en la historia económica reciente. Christine Lagarde ha reconocido en rueda de prensa la "alta incertidumbre", lo que complica las previsiones económicas. El escenario que maneja el BCE es de una horquilla amplia, con una caída esperada del PIB de entre el 5% y el 12%, "dependiendo crucialmente de la duración de las medidas de contención y el éxito de las políticas para mitigar las consecuencias económicas para empresas y trabajadores a medida que las medidas de contención se levantan gradualmente".

"Estos escenarios prevén una recuperación de la actividad económica, aunque su velocidad y escala siguen siendo muy inciertas", ha agregado Lagarde, que ha señalado que el desplome de la producción en el segundo trimestre podría alcanzar el 15%, La banquera esta vez sí ha usado palabras que evocan a su precedecesor: "Hemos usado la flexibilidad [con el programa de compras PEPP] y créanme, seguiremos haciéndolo". Entre esta flexibilidad no están los bonos basura, ya que la ex directora general del FMI asegura que no se ha discutido en el Consejo, y tampoco considera necesario usar el programa de operaciones monetarias sin restricciones que diseñó el BCE en 2012 para calmar las primas de riesgo, y poder enfocarse en la estabilidad financiera de un país (OMT, por sus siglas en inglés). Eso sí, en contraposición a la última reunión, Lagarde ha sentenciado: "No toleraremos ninguna fragmentación financiera".

Hemos usado la flexibilidad [con el programa de compras PEPP] y créanme, seguiremos haciéndolo. No toleraremos ninguna fragmentación financiera

El mercado ha respondido a Lagarde con compras de bonos. La rentabilidad de la deuda española a 10 años ha caído al 0,7%, y la del 'bund' alemán al -0,55%, mientras que el italiano se mantiene estable en el 1,77%. El euro cae desde cerca de 1,09 dólares hasta el entorno de 1,083 dólares, mientras que el Euro Stoxx Banks mantiene las caídas en torno al 5%. El índice cotizaba con este retroceso en el momento del comunicado del BCE, frenó el desplome para volver a este nivel posteriormente. "Tanto en términos de contenido político como de comunicación, la comparecencia de hoy de Christine Lagarde es, con mucho, la mejor de su mandato al frente del BCE. La presidenta del BCE ha logrado restaurar parte de la ambigüedad constructiva en torno al apoyo a los bonos soberanos que Mario Draghi cuidadosamente cultivó", asegura Ranko Berich, jefe de análisis de Monex Europe.

La institución presidida por Christine Lagarde, ha mantenido los tipos de interés en los niveles actuales, tal y como se esperaba. Es decir, las operaciones principales de financiación siguen con un tipo del 0%, la tasa de facilidad de depósito en el -0,5%, y los tipos de facilidad marginal de crédito en el 0,25%. La principal novedad del comunicado del Consejo de Gobierno está en los anuncios sobre la dotación de liquidez a la banca a través de subastas. Por una parte, las rondas ya anunciadas (LTRO III) entre junio de 2020 y junio de 2021 se sitúan en 50 puntos básicos por debajo de la tasa promedio de las operaciones vigentes, lo que implica un tipo de interés, cómo máximo, en el -1%.

Esto supone una mejora adicional respecto al anuncio de la última reunión, el 12 de marzo, cuando el BCE comunicó estas nuevas rondas de refinanciación con un tipo máximo del -0,75%. Asimismo, el banco central ha anunciado un programa adicional de subastas de liquidez contra la pandemia (PELTRO, por sus siglas en inglés), que se desarrollarán en siete subastas a partir de mayo de 2020, con vencimientos escalonados entre julio y septiembre de 2021, en línea con las medidas de alivio de las garantías o colaterales que pueden usar los bancos, como incluir deuda griega, reducir el recorte o usar también bonos de empresas que tenían grado de inversión el 7 de abril pero lo han perdido por recortes de 'rating' durante esta crisis, lo que se conoce en la jerga como 'ángeles caídos'.

Estas operaciones tienen un carácter "no selectivo para respaldar las condiciones de liquidez en el sistema financiero de la zona del euro y contribuir a preservar el buen funcionamiento de los mercados monetarios proporcionando un efectivo respaldo de liquidez", dice el comunicado del banco central. Tendrán un tipo fijo de 25 puntos básicos por debajo del tipo de interés de referencia, que ahora está en el 0%. Es decir, al -0,25% "Las operaciones proporcionan financiación a más largo plazo a las contrapartes con plazos decrecientes, comenzando con un plazo de 16 meses en la primera operación y terminando con un plazo de 8 meses en la última operación", señala el BCE. La primera subasta se anunciará el 19 de mayo y se asignará el 20 de mayo, con transferencia de fondos el 21. El vencimiento será el 30 de septiembre de 2021. Las siguientes rondas se anunciarán el 19 de junio, el 4 de agosto, el 1 de septiembre, el 6 de octubre y el 1 de diciembre.

Otro mensaje importante de la autoridad monetaria consiste en abrir la puerta a que se amplíen las compras de activos. "El Consejo de Gobierno está totalmente preparado para aumentar el tamaño del PEPP [de 750.000 millones] y ajustar su composición [deuda pública y corporativa, sin las restricciones habituales], tanto como sea necesario y durante el tiempo que sea necesario. En cualquier caso, está listo para ajustar todos sus instrumentos, según corresponda, para garantizar que la inflación se mueva hacia su objetivo de manera sostenida [cerca pero por debajo del 2%]".

Las compras se extenderán hasta que la eurozona deje atrás la crisis provocada por la pandemia del coronavirus y, en todo caso, al menos hasta el final de 2020. Asimismo, el organismo presidido por Lagarde destaca que seguirá reinvirtiendo los vencimientos durante un periodo de tiempo más prolongado más allá de la fecha en que decida empezar a elevar los tipos de interés.

El Consejo prevé que los tipos de los LTRO y el 'precio del dinero' seguirán en los niveles actuales "o más bajos" hasta que la inflación converja hacia el 2%, algo que ahora parece lejano. Las expectativas de inflación han caído como consecuencia del entorno macro, ha explicado Lagarde. Los analistas creen que este año podría haber uno o dos recortes adicionales en el tipo de facilidad de depósito, que implica una 'multa' a la banca por sus excesos de reservas para incentivar el crédito.

En su reunión anterior, el 12 de marzo, el BCE decepcionó al mercado. En aquella ocasión mantuvo los tipos en los niveles actuales, anunció un paquete extra de compras de activos de 120.000 millones para este año y su presidenta, Lagarde, dijo que su trabajo no es impedir la fragmentación entre primas de riesgo. La respuesta inmediata del mercado fue de ventas de bonos periféricos, lo que llevó a la propia ejecutiva francesa y a otros miembros del BCE a matizar sus palabras, y la institución anunció una semana después un programa adicional de 750.000 millones para calmar el mercado de renta fija.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios