Gracias a sus líneas de estímulos

Las compras del BCE ahorrarán 200.000 millones a España en los próximos 10 años

Sin la ayuda del eurobanco el Tesoro tendría que acceder a los mercados pagando una prima de riesgo muy elevada, lo que dispararía el coste de los intereses de la deuda

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (EFE)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (EFE)
Adelantado en

Nadie como el Banco Central Europeo (BCE) va a ayudar a España y los países periféricos del euro. La acción decidida y temprana de la entidad, para atajar el avance de las primas de riesgo a través de compras masivas de bonos soberanos, es lo que está permitiendo al Tesoro Público financiarse a unos tipos de interés bajísimos.

Esta misma semana, en plena tormenta económica, el Tesoro Público ha emitido un bono sindicado (colocado entre inversores institucionales) con vencimiento a 10 años por el que recibió una demanda de casi 100.000 millones de euros. Una cuantía superior, por ejemplo, a más de medio año de pago de pensiones en España. Estos datos serían sencillamente impensables sin el respaldo del BCE.

De hecho, las dudas iniciales de la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, provocaron un fuerte tensionamiento en las primas de riesgo periféricas. La española, por ejemplo, tardó apenas tres semanas en duplicarse, pasando de 65 a superar los 140 puntos básicos. La gravedad de la situación llevó al BCE a dar marcha atrás y lanzar un ambicioso programa de estímulos, que incluye el programa temporal de compras de emergencia en caso de pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), que asciende a 750.000 millones de euros, más de la mitad del PIB español. Este es el gran salvavidas para España y el resto de países periféricos en medio de la crisis del coronavirus.

Un informe de Bank of America estima en unos 15 puntos del PIB el ahorro que conseguirá España en la próxima década gracias al programa de compras del Banco Central Europeo. Una cuantía que, con el PIB a precios de 2019 sería de unos 190.000 millones de euros. Es de esperar que la cifra final sea superior, ya que el PIB crecerá en la próxima década.

Previsión de futuro para la deuda pública como porcentaje del PIB
Previsión de futuro para la deuda pública como porcentaje del PIB

Los analistas de Bank of America creen que este paquete de estímulos del BCE no será tan temporal como señala su nombre, sino que se prolongará durante varios años. El motivo es precisamente la elevada deuda pública de los países periféricos, que podrían tener graves problemas sin el apoyo del eurobanco. "El BCE es el pegamento que mantiene todo unido", señala el banco estadounidense. Según sus estimaciones, el programa tendrá que ampliarse, al menos, hasta mediados de 2021 y alcanzará el doble de su tamaño actual. Esto es, superará, en montante, el PIB español previo a la crisis.

Este ahorro no será inmediato, sino que se irá acumulando a medida que pasen los años, a medida que España tenga que pagar los intereses correspondientes. Y además será creciente en el tiempo, ya que cada vez que España refinancie la deuda que venza, logrará un gran descuento gracias a la acción del BCE.

En lo que resta de año y 2021, España tendrá que refinanciar más de 150.000 millones de euros de deuda de mercado, a lo que habrá que añadir las letras que vencerán en varias ocasiones, así como la financiación de todo el déficit que se acumulará en estos dos años, y que superará los 100.000 millones de euros. Esto significa que el Tesoro tendrá que acudir con frecuencia a los mercados durante los próximos dos años para pedir dinero a los inversores. Cada vez que lo haga, el BCE estará inyectando fondos, de forma indirecta, en el presupuesto público a través del ahorro de los intereses de la deuda.

Sin la ayuda del BCE, sería imposible que España lograse rebajar su nivel de deuda a medio y largo plazo. En el año 2019 la carga de intereses se situó en el entorno de los 28.000 millones de euros gracias al BCE. A futuro, esa cuantía es previsible que aumente, por la simple razón de que España tendrá más deuda en circulación.

[El hundimiento del PIB superará el 13%]

Solo un punto de rebaja completo en los intereses (100 puntos básicos), para una emisión de deuda de 200.000 millones de euros, supone un ahorro de 2.000 millones de euros solo en un año. Este ahorro es acumulativo, de modo que a lo largo de una década, marcará la diferencia entre una senda descendente de la deuda y una constante. Bank of America proyecta que el endeudamiento de las administraciones públicas se mantendría en el entorno del 115% del PIB durante la próxima década sin el programa de compras del BCE.

La carga creciente de intereses, como consecuencia de la acumulación de deuda, dificultaría gravemente el ajuste. España necesitaría un abultado superávit primario para contrarrestar la factura de los bonos o un importante crecimiento del PIB con inflación. Dos escenarios que, ahora mismo, parecen muy lejanos. De ahí que el auxilio del BCE vaya a ser fundamental para mantener la deuda a raya. Eso sí, Bank of America estima que no volverá a bajar del 100% del PIB en la próxima década.