DEUDA DE ÁNGELES CAÍDOS

El BCE se abre a los bonos basura como garantías para dar liquidez a la banca

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado este miércoles por la noche una ampliación de los colaterales disponibles por parte de los bancos para sus rondas de financiación

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) sigue abriendo la mano para evitar cualquier riesgo de restricción de la liquidez como consecuencia de esta crisis. Así, los bonos basura ya entran en el universo con el que trabaja la autoridad monetaria, aunque de forma muy limitada. La institución presidida por Christine Lagarde ya incluyó la deuda griega entre los colaterales disponibles para la banca al acudir a pedir liquidez al BCE, y ahora da otro paso más con bonos basura que hayan perdido su 'rating' de grado de inversión (al menos, BBB-) por recortes de las agencias tras el 7 de abril, lo que se conoce en la jerga como ángeles caídos.

La medida se extenderá hasta septiembre de 2021. Es decir, durante el próximo año y medio los bancos podrán acudir a la ventanilla del BCE aportando como garantías bonos basura o 'high yield', siempre y cuando sean entidades que antes tuvieran grado de inversión. La medida persigue no discriminar a empresas sólidas financieramente antes de la pandemia del coronavirus pero que se hayan visto perjudicadas por la parálisis de la actividad económica. El organismo con sede en Fráncfort ha puesto la fecha de corte el 7 de abril, pese a que las restricciones se extendieron a mediados de marzo por todo el mundo.

Al otro lado del Atlántico, la Reserva Federal (Fed), que está dando pasos más rápidos en esta crisis, ya tomó la determinación de incluir estos ángeles caídos en sus nuevos programas, incluyendo en la compra de activos. El BCE todavía no ha dado este paso, ya que los bonos basura, siempre y cuando antes fueran grado de inversión, se incluyen en el universo elegible de colaterales para dar financiación a los bancos pero no para incorporarlos a su balance con la adquisición de activos, que se elevará a 1,1 billones (millones de millones) este año. En el caso de la Fed, la fecha de corte para que los bonos puedan entrar en su programa es el 22 de marzo.

Esta medida puede ser importante, ya que las condiciones económicas más complicadas amenazan la nota crediticia de muchas empresas. En España, por ejemplo, hay 14 grandes compañías cotizadas que están cerca de poder ser ángeles caídos ante revisiones a la baja de su 'rating'. S&P ya advirtió en 2018 de que había una montaña de deuda a escala global de 4 billones (millones de millones) de dólares en bonos con un peldaño por encima de ser considerados bonos basura. Es decir, son empresas con grado de inversión, pero que pueden dejar de serlo con un recorte.

"El BCE siempre por detrás de la Fed", opina Rafael Valera, gestor de Buy & Hold. "Sin duda es una ayuda más para el tejido empresarial europeo y por tanto para el empleo. Es una buena ayuda a la banca para poder aligerar sus consumos de capital y mejorar así sus márgenes", añade el experto.

Aumento de la deuda corporativa con nota BBB. (Fuente: S&P)
Aumento de la deuda corporativa con nota BBB. (Fuente: S&P)

La decisión tomada por el Consejo de Gobierno del BCE, recuerda el comunicado, complementa a las medidas "sin precedentes" anunciadas el 7 de abril, en las que disminuyó el recorte aplicado a las garantías, incluyó la deuda griega como colateral posible y también préstamos con garantías públicas, como los créditos concedidos en España con aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO). "En conjunto, estas medidas tienen por objeto garantizar que los bancos tengan suficientes activos que puedan movilizar como garantía con el Eurosistema para participar en las operaciones de suministro de liquidez y continuar proporcionando financiación para la economía de la zona del euro", asegura el banco central.

"Se aplicarán recortes apropiados para los activos que se encuentren por debajo de los requisitos mínimos de calidad crediticia del eurosistema", explica la autoridad monetaria. "El Consejo de Gobierno aspira a evitar posibles dinámicas procíclicas. Esto garantizaría la disponibilidad continua de garantías, lo cual es crucial para que los bancos proporcionen fondos a empresas y hogares durante los tiempos difíciles actuales", añade.

Así, el BCE aceptará bonos basura que eran elegibles el 7 de abril, siempre y cuando la nota sobrepase la de BB. Es decir, no entrarán empresas muy perjudicadas por esta crisis a ojos de las agencias de 'ratings', y que hayan sufrido más de dos recortes desde el grado de inversión. Los activos deben ser elegibles según los demás criterios. Esto sirve para bonos ya emitidos o que se emitan en el futuro por parte de empresas que hayan pasado a ser ángeles caídos. Los valores respaldados por activos, como cédulas o titulizaciones, serán elegibles con una nota mínima de BB+, desde el A- anterior.

Precisamente, Lagarde ha puesto límites este miércoles a la política monetaria. Aunque la institución siempre insiste en tomar más medidas, como ha hecho en el comunicado de este miércoles por la noche "si es necesario", ha rechazado la opción conocida como helicóptero de dinero. La ejecutiva francesa asegura que el BCE nunca ha discutido la opción de financiar directamente el déficit de los gobiernos europeos. "Se entiende que los Tratados indican que la compra de deuda pública en el mercado primario, es decir, el financiamiento directo de los gobiernos, socavaría la capacidad de alentar una política presupuestaria disciplinada", ha respondido por carta a eurodiputados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios