HASTA EL 15 DE DICIEMBRE

Los mercados viran al alza tras la prórroga arancelaria de EEUU a China

Las bolsas europeas, que habían abierto la sesión a la baja, se han dado la vuelta tras el mensaje de EEUU. A su vez, Wall Street empieza la jornada con fuertes subidas

Foto: Un trader en la bolsa de Nueva York. (Reuters)
Un trader en la bolsa de Nueva York. (Reuters)

El representante de Comercio de los EEUU ha anunciado este martes que aplaza al 15 de diciembre los nuevos aranceles con los que el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó a principios de agosto. Las bolsas europeas, que habían empezado el día en rojo, viran al alza tras la noticia: mientras el Ibex 35 ha subido un 0,22%, el Eurostoxx ha avanzado un 1,06%, el DAX en Alemania un 0,76%, el CAC en Francia un 1,13% y el FTSE MIB en Italia un 1,35%.

Otro tanto para Wall Street, subió con fuerza el martes: el Dow Jones y el S&P 500 subiendo un 1,4%, cada uno y el Nasdaq habiendo ganado un 2,2%. La curva de rentabilidad de los bonos, a su vez, hizo amagos de revertir su indicador de recesión, con el bono a diez años (+1,693%) subiendo en tipos más rápido que el bono a tres meses (+2%). Eso sí, el bono a dos años sigue acortando distancias en cuanto a la rentabilidad de los de a largo plazo y, de hecho, es de los que más 'yield' ganan este martes. Al otro lado del Pacífico, las bolsas asiáticas no han tenido tan buen día como las occidentales, después de que el Hang Seng de Hong Kong haya cerrado con una caída del 2% y el Nikkei de Japón con otral del 1%.

El petróleo celebra la noticia por todo lo alto, con tanto el Brent como el Crudo disparándose más de un 4%, augurio de unas expectativas económicas al alza. De todas formas, en Europa, el bono alemán a 10 años (activo refugio por excelencia) ha conseguido cerrar la sesión en los niveles históricos de -0,6% pese a caer ligeramente en precio durante la sesión. También el oro sigue aguantando en los 1.500 dólares por onza que alcanzó la semana pasada, tras caer un 0,02% el martes.

Tras dos meses de tranquilidad, los mercados se vieron abocados de nuevo a la volatilidad después de que Trump anunciase que pensaba ampliar la cantidad de importaciones afectadas por los aranceles de EEUU a la totalidad de los 300.000 millones de dólares en bienes chinos.

Los nuevos aranceles estaban previstos para el primero de septiembre, y el republicano avisó hace unos días de que no veía que se fuese a conseguir un acuerdo con el país asiático fácilmente. Los mercados cayeron desde el aviso de aranceles a principios de agosto en una espiral bajista que vino avivada, además, por las represalias de China, que prohibió a sus empresas la compra de productos agrícolas estadounidenses y, además, dejó caer el yuan por encima de la cota psicológica de los 7 yuanes por dólar. EEUU lo calificó de "manipulador de divisas", apelando al FMI, mientras que China sigue defendiendo que no está manipulando la divisa como arma comercial.

[Consulte aquí un cronograma con todas las veces que las potencias han escalado las tensiones]

La tensión de los mercados no era para menos: este último tramo de productos chinos que quedan por tasar incluye muchos bienes de consumo (por ejemplo, productos tecnológicos) que pueden llegar a tener un impacto importante en el consumo y comercio interno de EEUU, así como parámetros clave para la Reserva Federal, como la inflación. El banco central se encuentra en un momento de transición: según las expectativas de principios del año pasado, debería de estar normalizando la política monetaria en estos momentos y, sin embargo, a finales de julio bajó tipos de interés. El presidente de la Fed, Jerome Powell, citó la incertidumbre económica como uno de los factores primarios, explicando que gran parte de esta incertidumbre venía alimentada por la guerra comercial.

Las noticias del martes apuntan a que las dos potencias están acercando posiciones (por enésima vez) tras su (enésima) pataleta arancelaria. Según ha explicado el Ejecutivo de Trump en un comunicado, el secretario del Tesoro, Steve Mnunchin, y su homólogo en Comercio, Wilbur Ross, han mantenido una conversación telefónica con el vicepresidente chino, Liu He, y han decidido retrasar la imposición de estos aranceles. Además, ambas partes han programado una nueva llamada de teléfono dentro de dos semanas para continuar con el deshielo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios