CON EL CICLO DE CRECIMIENTO MÁS LARGO

Los riesgos que están detrás del récord de Wall Street y la economía de EEUU

El principal índice neoyorquino toca máximos históricos. Las valoraciones, la dependencia de la Fed o la recompra de acciones meten miedo en un ciclo de crecimiento avanzado

Foto: Peter Tuchman, el 'trader' más fotografiado de Wall Street. (Reuters)
Peter Tuchman, el 'trader' más fotografiado de Wall Street. (Reuters)

Wall Street siempre tiene anomalías en los tramos avanzados de ciclo, aunque el desenlace no siempre es el mismo. La economía estadounidense acumula 121 meses de crecimiento en lo que ya es el periodo de expansión más largo de la historia, pero la curva de renta fija está invertida, hecho que ha precedido las últimas ocho recesiones. Y, paralelamente, el S&P 500 ha alcanzado los 3.000 puntos esta semana por primera vez en su historia.

El índice batió récords mientras que Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), estaba a punto de confirmar, con su comparecencia en el Congreso, las expectativas del mercado de que este mes se producirá la primera bajada de tipos desde 2009, cuando en los inicios del mandato de Ben Bernanke el banco central llevó el 'precio del dinero' casi a cero para combatir la crisis financiera.

En este caso no hay ninguna crisis que combatir, con pleno empleo —y datos mejores de los esperados en el último mes— y crecimiento del PIB a niveles del 3% interanual en el primer trimestre del año. Pero las turbulencias en el mercado a principios de año, la amenaza de guerra comercial, la reducción de expectativas de inflación y la desaceleración del crecimiento en muchas áreas han sido argumentos para el brusco giro del lenguaje de la Fed.

Este es uno de los argumentos de los inversores para seguir alcistas, la liquidez que prevén desde la autoridad monetaria y su capacidad para alargar el ciclo, a la espera de comprobar si los resultados empresariales apuntan en esta dirección sin deterioro. El riesgo de esto es que "la Fed está evitando las consecuencias negativas de la guerra comercial, sin incentivos para que las partes se sienten", avisa Rubén Segura-Cayuela, economista jefe para Europa de Bank of America Merrill Lynch, que cree que hay "complacencia" en el mercado con esta amenaza.

Las alzas de la mayor bolsa del mundo han estado motivadas por el optimismo de los inversores, la liquidez de inversores institucionales, la escasez de rendimientos atractivos en renta fija o la recompra de acciones, una práctica cada vez más habitual, especialmente en Estados Unidos, donde alcanzó el billón de dólares en 2018. Una encuesta de BNP Paribas muestra que es la forma de retribución al accionista preferida por 'hedge funds' y fondos de inversión. Casi la mitad de las 146 empresas del sondeo, que son de los principales mercados, cuentan con un programa de este tipo.

Otro riesgo que retumba cada vez con más fuerza en el mercado es el de la iliquidez, después de los sustos que han dado gestoras como H2O (de Natixis), GAM o Woodford Funds. "Estos fondos están construidos sobre una mentira, la de que puedes tener liquidez diaria con activos que fundamentalmente no son líquidos", advirtió Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra. "Esto lleva a los individuos a tener expectativas de que [tener el dinero en estos fondos] no es diferente a tener el dinero en un banco", agregó.

La gestora Esfera, con fondos de tamaño reducido, ya mostró en 2018 que la iliquidez es un riesgo real, como también exhibió a mayor escala Bestinver cuando en 2013 Francisco García Paramés abandonó la firma de forma abrupta y la gestora de acciona tuvo que deshacer posiciones con rapidez para atender a los reembolsos. "La gestión ha mejorado mucho, pero observo un cierto desdén al tratar el riesgo de liquidez en algunas gestoras, cuando es fundamental", alerta Beltrán de la Lastra, presidente de Acciona.

Este contexto se produce en medio de niveles reducidos de volatilidad y valoraciones cerca de máximos, un cóctel que se parece mucho al de finales de enero de 2018, justo antes de que el 6 de febrero del Dow Jones sufriera su mayor caída desde 2011 y, a nivel anecdótico, la más pronunciada en puntos de su historia. Aunque en aquel momento el miedo del mercado era contrario: que la Fed fuera muy agresiva subiendo tipos por el riesgo de inflación. Ahora, la duda es si el banco central podrá alargar el ciclo y hasta qué nivel está dispuesto a abaratar el precio del dinero.

En cualquier caso, las valoraciones cada vez son más exigentes. La capitalización del S&P 500 supera otra vez el 150% del PIB norteamericano y está en el tercer nivel más alto de su historia, cerca ya de febrero de 2018 y del momento previo al estallido de la burbuja tecnológica en el año 2001. Este indicador es el que sugiere siempre Warren Buffett para diagnosticar, con un primer vistazo, si la bolsa está cara o barata. Y si está cara, aumentan las probabilidades de un susto con cualquier ‘shock’.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios