las bolsas buscan recuperar lo perdido

El Ibex 35 logra su mayor subida desde abril de 2017 alentado por EEUU y la Fed

Los datos de empleo han sido mejores de lo esperado, mientras que Jerome Powell se ha mostrado abierto a suavizar drásticamente su política monetaria.

Foto: Wall Street. (EFE)
Wall Street. (EFE)

El pesimismo sobre la fortaleza del crecimiento económico se ha instalado en el mercado. Sin embargo, aún llegan algunos datos positivos que animan al mercado, como ocurre este viernes con el siempre esperado Informe de Empleo. La primera economía global creó 312.000 empleos en diciembre, muy por encima de lo esperado por los analistas y al mayor ritmo desde junio, aunque aumentó la tasa de paro en dos décimas hasta el 3,9%. Tras la cifra, Wall Street lo ha celebrado con subidas por encima del 3% en los principales índices neoyorquinos.

De hecho, tras la noticia, el Ibex 35 también se ha animado a últimas horas de la sesión, cerrando con un avance del 2,52%, su mayor subida desde abril de 2017. Los bancos han brillado con luz propia: Bankia ha ganado un 5,6%, Banco Sabadell un 4,7%, BBVA un 3,7%, el Santander un 3,7%, CaixaBank un 3,8% y Bankinter un 3,1%. También las acereras han destacado por sus avances, con ArcelorMittal y Acerinox disparándose un 6,4% y 5,6%, respectivamente. Estos habían sido de los valores más castigados por las preocupaciones de principios de semana y, aunque ya habían empezado la sesión en verde, ha sido tras los eventos en EEUU que los inversores se han puesto las botas con las compras y todos los valores cotizan con ganancias.

Tras los retrocesos del jueves, el S&P 500 (3,4%) ha cotizado en casi su enteridad en verde, con las tecnológicas liderando las ganancias y el Nasdaq que se ha apuntado una subida que supera el 4,3%. Apple, gran damnificada (y catalizadora) de las caídas del jueves, ha hecho amagos de recuperar lo perdido con una subida del 4,3% (la sesión anterior se desplomó un 10%). Paralelamente, ha habido ventas de bonos, especialmente en los títulos de 10 años, lo que ha ampliado el diferencial desde mínimos respecto a los tramos cortos. Una inversión de la curva es una anomalía que ha precedido a las últimas recesiones de la economía norteamericana.

A su vez, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha comparecido este viernes en un coloquio con los expresidentes del banco central, Janet Yellen y Ben Bernanke, en una intervención en la que ha hecho una llamada a la paciencia y mente fría ante los riesgos económicos. "Seremos pacientes según vemos como evoluciona la economía", ha dicho, sugiriendo además que podría desviarse de su política restrictiva de tipos de interés (tal como hizo en 2016) al alegar que "siempre estamos preparados para cambiar nuestra política y modificarla de manera significativa". Y es que, mientras que en la reunión de diciembre el regulador predijo dos subidas de tipos de cara a 2019, los futuros apuntan a que la Fed no vaya a siquiera mover ficha en todo el ejercicio. Asimismo, ha asegurado que la autoridad monetaria tendrá "flexibilidad" con la reducción de su balance y el 'precio del dinero' para ser siempre acomodaticio con la marcha económica, abriendo la puerta a un cambio de rumbo.

Por otro lado, el presidente del banco central se ha mantenido firme al asegurar que no dimitiría si Donald Trump se lo pidiese. El mandatario de EEUU ha mostrado varias veces (sobre todo por Twitter) su descontento con la política monetaria del regulador, llegando a alegar incluso que la Fed "se ha vuelto loca" y que está cometiendo "un gran error". De hecho, Powell ya cuando compareció ante los medios tras la última reunión de 2018, Powell hizo un pequeño guiño a la intervención política en las decisiones de la Fed: "haremos nuestro trabajo de la misma forma que siempre lo hemos hecho", zanjó. "Nada nos llevará a desviarnos de ello".

Empleo por encima de lo esperado

El mercado celebra tanto la propia creación de empleo, como el hecho de que se produzca por un fuerte repunte de la fuerza laboral, algo que ocurre por tercer mes consecutivo. En diciembre se incorporaron al mercado de trabajo 419.000 personas que elevaron la población activa hasta el 63,1%, nivel no visto desde 2014. Así, aumentaron tanto la cifra de nóminas no agrícolas, hasta 156.945, como la de desempleados, en 276.000 hasta los 6,29 millones.

La creación de empleo está muy por encima de lo previsto por el mercado. Las expectativas del consenso de analistas estaban en 176.000 de media, con lo que los 312.000 nuevos puestos de trabajo casi la duplican. Es el dato más alto desde junio. Además, la Oficina de Estadísticas Laborales ha revisado al alza la estimación de noviembre en 21.000 empleos, hasta los 176.000, y la de octubre en 37.000 hasta los 274.000 puestos de trabajo creados.

Por otro lado, también se incrementó el salario por hora de los trabajadores, en 11 centavos hasta los 27,48%. Esto supone un alza del 0,4% que duplica lo esperado. De cara al mercado, esto es relevante por ser una presión inflacionista y porque demuestra el dinamismo del mercado laboral, al impulsar salarios con la generación de empleos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios