lo seguirán haciendo peor que los europeos

JP Morgan vuelve a la carga contra la banca española: malos resultados, DTA, elecciones...

JP Morgan ha reiterado sus malos presagios para los bancos españoles porque los márgenes van a empeorar todavía más, junto con las incertidumbres sobre los créditos fiscales y la situación política

Foto: Sede central de JP Morgan en Nueva York. (Reuters)
Sede central de JP Morgan en Nueva York. (Reuters)

JP Morgan  no quiere apearse del puesto de azote de la banca española pese a la salida de Jaime Becerril como analista jefe del sector. Sus sucesoras, Sofie Peterzens y Vanessa M Guy, mantienen esa línea dura: fue de las primeras firmas en apearse del consenso optimista, en enero, y retrasar al menos un año la recuperación (después le han seguido casi todas); y ahora reitera sus malos augurios, ante el empeoramiento del negocio de las entidades y el surgimiento de nuevas incertidumbres como los créditos fiscales (DTA) y el resultado de las elecciones municipales y autonómicas.

En lo que se refiere puramente al negocio, el banco de inversión norteamericano desmonta de raíz el gran argumento de las entidades españolas: que la caída de los intereses de los depósitos superará el impacto de los menores tipos aplicados a los créditos. A juicio de estas dos analistas, los últimos datos del Banco de España confirman la aceleración de la caída de los tipos de los préstamos frente a los de los depósitos, lo que deprime cada vez más los márgenes.

En este informe no se incluyen la guerra de hipotecas y de crédito a pymes en que se ha embarcado el grueso del sector ni el impacto del lanzamiento de la Cuenta 1, 2, 3 del Santander (que remunera hasta un 3%) porque no hay datos aún; pero en todo caso, ambos fenómenos exacerban las tendencias que señala JP Morgan.

Según la entidad, los últimos datos del Banco de España confirman la aceleración de la caída de los tipos de los préstamos frente a los de los depósitos

A esto se añade que la otra vía para sacar margen del sector, la inversión en deuda pública, ya no tiene atractivo por la bajísima rentabilidad de los bonos españoles (aunque ha repuntado tras las elecciones). Por eso, los bancos "van a preferir prestar su exceso de liquidez aunque añada más presión a los márgenes de crédito, por lo que prevemos que la caída de márgenes va a continuar", concluye este análisis. No obstante, también recuerda que el crédito sigue cayendo en España.

Tampoco convence a estas analistas la solución a la que apunta casi todo el mundo en el sector: las ganancias de eficiencia mediante recorte de costes y fusiones. A su juicio, la capacidad en este campo es limitada debido a los gastos que conllevará la transformación digital y las nuevas demandas regulatorias, así como los costes iniciales que conllevan las operaciones corporativas (las reducciones de plantilla suponen grandes costes el primer año y los ahorros sólo se empiezan a ver posteriormente). En esto coincide con Moody's, que tampoco confía en las fusiones como panacea para los males de la banca.

Cuidado con los créditos fiscales

JP Morgan sí reconoce que habrá una mejora de la calidad de los activos, esto es, una caída de la morosidad y de las provisiones, pero advierte de dos cosas: tardará en volver a la normalidad hasta 2017 y ya está recogida en las expectativas dle mercado, es decir, en las cotizaciones en bolsa.

JP Morgan sí reconoce que habrá una mejora de la calidad de los activos, esto es, una caída de la morosidad y de las provisiones

Por si todo esto fuera poco, el banco de inversión señala dos factores negativos más que se ciernen sobre la banca española. El primero es la controversia sobre los DTA, es decir, los activos fiscales que los bancos computan como capital. Los DTA, que suponen 40.800 millones para el sector, están siendo investigados por la Comisión Europea por constituir posibles ayudas de Estado, si bien el Gobierno ha conseguido parar el golpe porque, sin esta norma, las entidades españolas estarían en desventaja frente a las europeas. Moody's cree que hay razones d epeso para que la sangre no llegue al río, pero "añade incertidumbre", según JP Morgan.

Y encima, la incertidumbre electoral

El segundo es, por supuesto, la incertidumbre electoral que se abre tras los comicios locales y regionales. Lo que preocupa a esta firma es lo que puede ocurrir en las generales: "Las elecciones generales españolas de diciembre van a añadir más incertidumbre después de la erosión de votos de los conservadores en las elecciones locales celebradas la semana pasada". Como ha venido informando El Confidencial, esta incertidumbre ha frenado la alegría en la bolsa española, según el Santander, y ha disparado la prima de riesgo.

La conclusión es que JP Morgan no tiene ninguna confianza en que la banca española recupere el terreno perdido en bolsa con la media de la banca europea: nuestras entidades sólo suben el 1,4% en 2015, mientras que la media del continente es del 10,7%. Y este banco de inversión "pone su dinero donde su boca", como dicen los anglosajones; ha paralizado ya una gran inversión en puertos en España.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios