ADVIERTE CONTRA LAS FUSIONES DE CAJAS

Moody's: "Una cosa es lo que Podemos promete y otra lo que podrá llevar a cabo"

La agencia de calificación Moody's, aunque preocupada por los resultados electorales, se muestra tranquila porque una cosa es lo que prometen los partidos y otra lo que pueden hacer en la realidad

Foto: Pablo Iglesias ayer en Toledo (Efe)
Pablo Iglesias ayer en Toledo (Efe)

"Una cosa es lo que los partidos quieren hacer y otra lo que pueden cumplir. No pueden tomar medidas que vayan a perjudicar a las entidades españolas frente a las extranjeras. Ni tampoco pueden ir en contra de los compromisos alcanzados con Europa, como se ha comprobado en Grecia", afirma el analista senior especializado en banca de Moody's, Alberto Postigo. No obstante, reconoce que "es cierto que llevan medidas en su programa que suponen un riesgo". asimismo, advierte de que las fusiones no son la solución a todos los problemas de la banca, como se ha demostrado en la crisis.

El ejemplo más claro de que no se puede llevar a la práctica todo lo que se promete por los partidos de corte populista es el de Syriza en Grecia, donde el programa radical que le llevó al Gobierno ha tenido que ser recortado sustancialmente en sus principales propuestas. Aun así, Alexis Tsipras y su ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis, han  puesto algunas líneas rojas en su negociación con la troika (básicamente, no tener que reducir más las pensiones y los salarios públicos), que es lo que está dificultando un acuerdo para evitar el impago de la deuda griega.

Pero hay otro ejemplo nacional menos conocido: el de Bildu en Guipúzcoa. Como es sabido, el grupo abertzale gobernaba hasta ahora esa Diputación, que tiene transferidas las competencias de Hacienda. Por tanto, la norma sobre créditos fiscales (DTA por sus siglas en inglés) de la banca no depende en ese territorio del Ministerio, sino de la Hacienda Foral, es decir de Bildu. Este partido se oponía, como Podemos, al reconocimiento de estos activos fiscales por considerarlos un rescate de la banca con dinero público. Pero a la hora de la verdad, aprobó la norma para no perjudicar a las entidades guipuzcoanas -entre ellas Kutxabank, encuyo consejo se siente elpropio Bildu- frente a las del resto de Euskadi (las otras haciendas forales sí los habían aprobado) y de España.

El ejemplo de los DTA en Guipúzcoa es muy ilustrativo porque es uno de los puntos que a los que se oponen los líderes de Podemos, ya que consideran que se trata de un nuevo rescate a la banca de  40.800 millones a costa del dinero público. Y esta formación y las agrupaciones que apadrinan se oponen radicalmente a rescatar entidades porque creen que hay que usar ese dinero para rescatar a las personas que lo necesitan. Además, los DTA están siendo investigados por la Comisión Europea por constituir posibles ayudas de Estado, si bien el Gobierno ha conseguido parar el golpe porque, sin esta norma, las entidades españolas estarían en desventaja frente a las europeas.

Operaciones inmobiliarias e impago de la deuda

Antes de llegar a los asuntos fiscales o a las propuestas de crear otra banca pública tras el hundimiento de las cajas, los Gobiernos municipales de estas agrupaciones pretenden tomar medidas sobre todo en el terreno de la vivienda que amenazan los intereses de la banca. Pero el más comentado, la paralización de los desahucios, no es el que más preocupa a las entidades, que ya llevan dos años sin realizar ningún desalojo de colectivos vulnerables gracias al código de buenas prácticas, moratoria que se extiende hasta 2017. Les preocupan más decisiones sobre grandes operaciones inmobiliarias, como la Operación Chamartín o la apertura de nuevos hoteles en Barcelona.

De nuevo, aquí el sector espera que se imponga la lógica de Moody's y que finalmente estos ayuntamientos no tomen medidas que perjudiquen el desarrollo económico de las ciudades y la creación de empleo. Lo mismo ocurre con el posible impago de la deuda municipal -mayoritariamente en manos de la banca-, por que inmediatamente cerraría cualquier vía de financiación a estos ayuntamientos. Además, hay que tener en cuenta que estas formaciones no podrán gobernar en solitario sino que tendrán que pactar con otros partidos, presumiblemente el PSOE.

Las fusiones bancaria no son la solución

En la conferencia anual que Moody's celebra en España, Postigo también se pronunció sobre la situación actual de la banca española. A su juicio, se beneficiará del crecimiento económico pero tiene un grave problema de rentabilidad y debe afrontar factores negativos como la fuerte ligazón con el riesgo soberano, el incremento de los inmuebles adjudicados (que es lo que está haciendo bajar la morosidad) o el alto nivel de DTA en el capital de las entidades.

Este analista cree que las mejoras de resultados vendrán por la necesidad de dotar menos provisiones y no por las mayores ganancias de eficiencia a las que se encomienda todo el sector. Y ello porque ya se han reducido mucho los costes y no queda mucho más margen, y porque no confía en que la esperada nueva oleada de fusiones: "La crisis financiera española nos enseña que las fusiones bancarias no siempre son la solución a los problemas de las entidades. Sólo han funcionado las operaciones en que una entidad grande absorbe a una pequeña, pero no han funcionado las que son entre iguales", como muestras que las principales entidades nacionalizadas -Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia (Abanca)- sean fusiones de este tipo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios