Es noticia
Menú
El Parlamento Europeo aprueba una estrategia alimentaria más verde, ¿y ahora qué?
  1. Medioambiente
  2. Clima
Hacia una agricultura más sostenible

El Parlamento Europeo aprueba una estrategia alimentaria más verde, ¿y ahora qué?

Uno de los temas estrella ha sido la estrategia 'de la granja a la mesa', que promueve una alimentación sana y asequible que contribuya a la conservación de la biodiversidad y la reducción de las emisiones de carbono

Foto: La agricultura europea se enfrenta a un proceso de profunda transformación. (Unsplash)
La agricultura europea se enfrenta a un proceso de profunda transformación. (Unsplash)

El Parlamento Europeo ha dado luz verde este miércoles a la estrategia Farm to Fork —en español, 'de la granja a la mesa'—, el plan de la Comisión Europea para descarbonizar el sector agroalimentario y así reducir su impacto climático. Ahora que la estrategia está aprobada también por Estrasburgo, arranca un proceso de varios años para legislar este documento enmarcado en el Acuerdo Verde Europeo.

Algunos grupos parlamentarios que han apoyado la iniciativa de Bruselas (Los Verdes y la Izquierda, entre otros) piden que la reforma de la política agraria común (PAC) esté en línea con los objetivos de la nueva estrategia alimentaria. En el centro, están algunas formaciones como Renew, con opiniones encontradas. Desde el Partido Nacionalista Vasco, que forma parte de este grupo parlamentario, celebran el resultado de la votación en la Eurocámara, aunque lamentan que el plan ignore al sector pesquero. Otras formaciones políticas que han votado en contra, incluidos el Partido Popular Europeo y Ciudadanos (como parte de Renew), exigen informes de evaluación de impacto para evitar daños colaterales a la productividad y la competitividad de Europa, y advierten de las posibles subidas de precio en los alimentos.

"Hay que ofrecer a agricultores y ganaderos alternativas para que puedan producir alimentos saludables y ecológicos sin que se encarezcan"

Así lo han manifestado los eurodiputados que se han reunido esta semana en Estrasburgo para abordar distintas cuestiones en la semana de plenos: desde el riesgo de un potencial 'Polexit' hasta el problema de la evasión fiscal puesto de relieve por los llamados papeles de Pandora, pasando por la política migratoria europea. Sin duda, uno de los temas protagonistas de la semana ha sido la estrategia Farm to Fork. La Eurocámara debatió el lunes en torno al documento presentado por el Ejecutivo comunitario en mayo de 2020 y decidió finalmente respaldarlo con 452 votos a favor, 170 en contra y 76 abstenciones.

Se trata todavía de un documento político, una declaración de intenciones que aún necesita traducirse en regulación con acciones concretas para lograr las metas. “Antes de cada iniciativa legislativa, se llevarán a cabo evaluaciones de impacto”, aseguró en la sesión plenaria la responsable europea de Sanidad y Consumo, Stella Kyriakides, defendiéndose de las críticas por parte de algunos europarlamentarios.

placeholder La responsable europea de Sanidad y Consumo, Stella Kyriakides. (Parlamento Europeo)
La responsable europea de Sanidad y Consumo, Stella Kyriakides. (Parlamento Europeo)

Habrá que precisar qué se puede hacer exactamente y qué margen de tiempo queda para llevar a cabo la estrategia e ir preparando la transición del sector alimentario (transición que no corresponde solo a los agricultores sino al conjunto de la cadena de suministro). Para el año 2030, el 25% de toda la agricultura europea deberá ser ecológico. Actualmente, España es el país de la UE con más superficie dedicada a la producción ecológica, pero esta apenas ronda el 10% de la tierra cultivable disponible.

Foto: Una persona hurga en los desperdicios de un mercado de abastos. (EFE) Opinión

El uso de fertilizantes, según Farm to Fork, deberá reducirse en un 20% para 2030, y el de productos fitosanitarios (como los plaguicidas), en un 50%. Se trata en última instancia de reconfigurar el modelo agrícola europeo y ponerlo en la senda de 1,5 °C o 2 °C de calentamiento máximo que piden los especialistas de la ONU para evitar las peores consecuencias de la crisis climática. A nivel mundial, los sistemas alimentarios son responsables de más de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero, según la FAO.

placeholder Agricultura ecológica en Negueira de Muñiz, Lugo. (EFE)
Agricultura ecológica en Negueira de Muñiz, Lugo. (EFE)

“La producción de alimentos tiene que ser sostenible y Europa, como líder, tiene que dar los primeros pasos”, zanja Izaskun Bilbao Barandica, eurodiputada por el Partido Nacionalista Vasco. Aunque celebra la aprobación de la estrategia, Bilbao se siente “decepcionada” porque el informe no contempla soluciones para el sector pesquero, “el gran ausente” de la estrategia, lamenta. “Lamentamos que no se llame 'de la granja a la mesa y de la mar a la mesa”, agrega.

Desde Los Verdes, el eurodiputado Ernest Urtasun también ha aplaudido la decisión del Parlamento, aunque reconoce la “gran contradicción” en que está incurriendo la Unión Europea al plantear una estrategia alimentaria que, aunque a su juicio va en la dirección adecuada para luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, será difícil poner en marcha “con el diseño actual de la PAC”, una PAC que “se ha quedado anticuada”.

Foto: Esta iniciativa permitirá a los agricultores ecológicos tener más márgenes de beneficios. Foto: iStock

Al contrario de lo que han señalado otros grupos políticos en Estrasburgo (entre ellos, Renew, los socialistas y demócratas, los nacionalistas de Identidad y Democracia o el Partido Popular Europeo), Urtasun no teme que Europa pierda competitividad a raíz de esta transformación del sector agrícola. Considera que, en un mundo en que todos los países que han firmado el Acuerdo de París deberán llevar a cabo una transición ecológica aplicada a todos sus sectores —y especialmente a su modelo agrícola—, la Unión Europea deberá pisar el acelerador en su propia transición si quiere asegurar que su agricultura “siga teniendo musculatura y siga siendo una de las patas importantes de nuestro modelo productivo”.

“La competitividad en el nuevo marco al que vamos de economía descarbonizada, con normas de producción sostenibles cada vez más estrictas, la ganará aquel que se descarbonice y asuma una manera de producción sostenible más rápido, y ese es el gran reto que tiene el sector agrícola”, explica el europarlamentario.

placeholder Adrián Vázquez Lázara, eurodiputado de Ciudadanos, durante su intervención. (Parlamento Europeo)
Adrián Vázquez Lázara, eurodiputado de Ciudadanos, durante su intervención. (Parlamento Europeo)

“Tenemos que solventar la posible pérdida de productividad con innovación y con elementos que nos permitan producir más sin los instrumentos que usábamos hasta ahora”, aduce por su parte Clara Aguilera, eurodiputada de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas. Aguilera, que ha votado a favor de Farm to Fork, explica que ahora hay que ofrecer a los agricultores y ganaderos alternativas para que puedan producir alimentos saludables y ecológicos sin que estos se encarezcan.

Uno de los puntos que han generado más controversia en el pleno ha sido la falta de una evaluación de impacto antes de que se apruebe el documento. Este es uno de los motivos de que Ciudadanos (en Renew) haya votado en contra. Adrián Vázquez, eurodiputado por este partido, critica la ambición de la Comisión de “cuantificar objetivos sin estudios de impacto”. “Solo pedimos pragmatismo y datos”, mantiene.

"No es tan fácil, porque no va a depender únicamente de la estrategia, sino que habría que revisar los tratados de libre comercio"

Sin embargo, desde Los Verdes, Urtasun defiende que, aunque será necesario un estudio de evaluación de impacto, eso no impide que ya se puedan ir avanzando propuestas. “Hace muchos años que sabemos de qué manera tiene que transitar la agricultura en muchísimos ámbitos”, justifica, e incide en que, en cualquier caso, “Farm to Fork es una estrategia para ayudar a los agricultores” frente a la progresiva pérdida de ingresos que ha sufrido el sector en Europa, sumada a “unos costes de determinados productos no sostenibles que son cada vez más altos”.

El Partido Popular Europeo ha manifestado su postura contraria a la estrategia desde el debate que se produjo el lunes, en el cual el eurodiputado y exministro Juan Ignacio Zoido anunció que no apoyaría el documento, del que ha denunciado su “exceso de ideología” y que se haya hecho “de espaldas a la ciencia, a los ganaderos, a los agricultores y a los ciudadanos”.

Foto: Una trabajadora del campo recoge bayas en La Redondela, Huelva. (Getty)

Para la europarlamentaria de Podemos María Eugenia Rodríguez Palop, que ha votado a favor del texto, ahora queda pendiente lograr que las cadenas de suministro a nivel global se vean influenciadas por Farm to Fork. En el debate, subrayó la necesidad de acabar con “el oligopolio de las grandes cadenas de distribución” en el mundo, y evitar que el "futurismo tecnológico de la digitalización se convierta en una carga más". “Todas las exigencias que proponemos a nivel europeo se deben plantear para los productos importados, pero esto no es tan fácil porque no va a depender únicamente de la estrategia, sino que habría que revisar los tratados de libre comercio”, sentencia la eurodiputada.

El Parlamento Europeo ha dado luz verde este miércoles a la estrategia Farm to Fork —en español, 'de la granja a la mesa'—, el plan de la Comisión Europea para descarbonizar el sector agroalimentario y así reducir su impacto climático. Ahora que la estrategia está aprobada también por Estrasburgo, arranca un proceso de varios años para legislar este documento enmarcado en el Acuerdo Verde Europeo.

Unión Europea Comisión Europea Parlamento Europeo
El redactor recomienda