Es noticia
Menú
Los decanos de Galicia cuestionan el gasto en dietas y viajes del Consejo de la Abogacía
  1. Jurídico
Supera el 10% del presupuesto

Los decanos de Galicia cuestionan el gasto en dietas y viajes del Consejo de la Abogacía

En una carta remitida al CGAE, solicitan reducir las comisiones y su composición para aliviar las cuentas. A pesar de financiarse con cuotas obligatorias, el régimen de las dietas no es transparente

Foto: La presidenta del CGAE, Victoria Ortega (a la izquierda), y la ministra de Justicia, Pilar Llop (derecha), en Bilbao. (EFE/Luis Tejido)
La presidenta del CGAE, Victoria Ortega (a la izquierda), y la ministra de Justicia, Pilar Llop (derecha), en Bilbao. (EFE/Luis Tejido)

Es la primera vez que, abiertamente y por escrito, miembros del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), máximo órgano de representación de los abogados y colegios españoles, cuestionan el gasto en dietas y viajes de la institución. En una carta remitida el pasado 21 de abril por el Consello de la Avogacía Galega, los siete decanos de los colegios de Galicia solicitan al pleno del CGAE medidas de contención del gasto relacionadas con las comisiones y eventos que celebra el organismo. Entre ellas, plantean limitar el número de comisiones, así como fijar un máximo de consejeros que pueden adscribirse a las mismas; presupuestar un gasto máximo para cada una de ellas, y reducir las jornadas que a nivel nacional impulsa el Consejo. Eventos que, según los firmantes, "en muchas ocasiones tienen un interés minoritario, pues frecuentemente sirven tan solo para confraternizar, generalmente siempre [con] los mismos asistentes".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

La misiva pone negro sobre blanco una crítica que, si bien no es mayoritaria, sí han expresado en alguna ocasión algunos decanos en privado. Y es que, la principal fuente de financiación del CGAE son las cuotas obligatorias de los colegiados, de las cuales se destinan 39,17 euros anuales a financiar una institución que cuenta con un presupuesto, para este año, de 11.993.919 euros. De ese montante, las cuotas representan el 84,8% —10.166.660 millones de euros, entre las ordinarias y las de nuevo ingreso—. ¿En qué repercute en los colegiados tanta comisión y subcomisión, y tanto evento?, se preguntan los críticos. Una posición que, según la redacción de la carta, parecen compartir (al menos, en parte) los siete decanos de Galicia, que entienden que algunas de ellas son "innecesarias o reiterativas".

En el documento, que fue apoyado por unanimidad por los integrantes del Consello de la Avogacía Galega y cuyo contenido desvela hoy El Confidencial, se dice "intentar abordar, [y] si se puede, solucionar, uno de los problemas más importantes (si no el que más) que actualmente tiene el Consejo y que debe ser examinado con carácter primordial". Los decanos de Galicia se refieren al hecho de que "año tras año y desde hace tiempo", el CGAE "venga dando resultados económicos negativos", lo que ha provocado que tengan que imputarse a las reservas más de tres millones de euros en los últimos siete años. Sin ir más lejos, el ejercicio 2021 finalizó con unas pérdidas contables de 1.200.000 euros, indica el texto —en concreto, según las cuentas, las pérdidas fueron de 1.253.095 euros—.

Foto: Estudiantes en un examen. (iStock)

Aunque los propios decanos señalan que en las pérdidas tiene mucho que ver los gastos extraordinarios en los que incurrió la institución por las ayudas económicas ofertadas para combatir el impacto del covid en los colegiados, lo cierto es que sus propuestas son estructurales y más vinculadas con gastos recurrentes.

Comisiones con más de 20 miembros

En este contexto, los decanos estiman necesario, "antes de acudir a cualquier otra solución que pudiera provenir de órganos ajenos al propio CGAE", analizar las posibles medidas a adoptar que pongan fin "a la tendencia deficitaria histórica referida o, cuanto menos, reducir los déficits continuos que se vienen produciendo". Por ello, plantean un conjunto de propuestas que, en lo referido a los gastos en dietas y viajes, se concreta en cuatro.

En primer lugar, limitar el número de comisiones existentes en el consejo, así como el número máximo de consejeros que puedan adscribirse a las mismas. En la actualidad —información que es pública a través del portal del CGAE—, la institución cuenta con 12 comisiones, de las cuales, cuatro tienen más de 20 consejeros; cinco de ellas, entre 10 y 20 miembros, y el resto, 10 o menos. Dentro de cada comisión, además, existen subcomisiones (con entre tres y cuatro miembros) y grupos de trabajo. Todos sus componentes cobran dietas cada vez que estas se reúnen, así como un complemento destinado a sufragar los gastos de viaje.

Los firmantes señalan que "el número de comisiones es susceptible de reducción" y deben evitarse "convocatorias innecesarias"

"El número de comisiones y subcomisiones puede y debe ser susceptible de reducción (...), y resulta irrebatible, a nuestro juicio, el hecho de que carece de sentido tener comisiones que cuenten con veinte o más miembros, por razones de operatividad práctica", señalan los decanos firmantes, encabezados por la presidenta del Consello y máxima dirigente del Colegio de Ourense, Pilar López-Guerrero. "Esta medida, sin duda, además de dotar de mayor eficacia y mejor funcionamiento a las comisiones, tendría un efecto económico importante, pues la asistencia a las reuniones genera dietas y gastos de desplazamiento; y limitando el número de comisiones y miembros se reducirían considerablemente", agregan.

Foto: La biblioteca de la Universidad de Leuven, en Bélgica. (iStock)

La segunda propuesta de este grupo es la fijación de un presupuesto máximo anual por comisión, "lo que produciría el efecto de no realizar convocatorias innecesarias o reiteradas". La tercera demanda consiste en reducir el número de jornadas que se organizan a nivel nacional por las comisiones y subcomisiones, por cuestiones de "eficiencia práctica y prestigio de los eventos que se realizan", pues estas, en muchas ocasiones, "tan solo sirven para confraternizar, generalmente siempre [con] los mismos asistentes". Por último, se requiere la supresión de gastos superfluos o innecesarios, entre los que se incluyen, entre otros, la representación o la asistencia técnica a jornadas y congresos.

Además de López-Guerrero, la carta cuenta con la firma de Augusto Pérez-Cepeda (del Colegio de A Coruña), Luis Torres (Ferrol), Félix Mondelo (Lugo), Gema Rial (Pontevedra), Francisco Rabañal (Santiago de Compostela) y Lourdes Carballo (Vigo).

¿Cuánto gasta en dietas y viajes el CGAE?

Según los presupuestos de 2022 del CGAE, el gasto en dietas y viajes para el presente ejercicio será de 1.213.287 euros (720.028 correspondiente a dietas y 493.259 a los desplazamientos), lo que representa un 10,11% del total estimado por la institución. En esta partida, se incluyen las dietas y viajes del total de los órganos de gobierno del Consejo, compuesto por la presidencia y los cargos de designación, el pleno (que se reúne 10 veces al año), la comisión permanente y las comisiones ordinarias y sus subcomisiones.

Las cuentas del CGAE correspondientes al ejercicio 2021 detallan que los miembros del pleno y el personal de alta dirección del organismo percibieron, durante dicho ejercicio, dietas por un importe de 609.627 euros y 178.267 euros en concepto de reembolso de gastos de desplazamientos. En total, ambas cuantías ascienden a 787.894 euros, lo que representa el 6,7% de los ingresos del pasado año, que se elevaron a 11.753.616 euros. En todo caso, fruto de las restricciones aprobadas para combatir el covid, las dietas y desplazamientos de 2021 fueron notablemente menores que en otros ejercicios, una normalidad que sí puede predicarse ya de lo previsto para este año.

En el presupuesto del CGAE para 2022, el gasto en dietas y viajes se ha fijado en 1.213.287 euros, un 10,11% del total de la institución

El número medio de miembros del pleno del Consejo durante 2021 fue de 100 personas, a los que habría que añadir, como potenciales receptores de las dietas y gastos de viaje, otros profesionales que componen las comisiones sin ser consejeros.

Ante este escenario, se abren diversas preguntas del todo pertinentes: ¿es excesivo el gasto en dietas y viajes de los miembros del CGAE, como se desliza de la carta del Consello, o está ajustado en función del papel que desempeñan sus consejeros y demás profesionales?; ¿quién autoriza y fiscaliza el buen uso de ambas partidas?; ¿es público el sistema de dietas del Consejo para que cualquier colegiado pueda tener la certidumbre de que se está haciendo un buen uso de su cuota (un dinero, recordemos, que no puede elegir no pagar)?; ¿qué recorrido ha tenido el toque de atención (por definirlo suavemente) de los decanos de Galicia?

El CGAE solo da información a medias

Empezando por el final, desde el CGAE explican en una respuesta por escrito a El Confidencial, que las peticiones de la carta "han sido abordadas cada una a través del cauce correspondiente". Las de carácter económico, detallan, fueron analizadas en el pleno del Consejo, órgano en el que se examinaron todas las partidas que habían producido un mayor incremento de gasto (lo cual parece excluir el dinero invertido para dietas y viajes). "Una vez aclaradas, las cuentas se aprobaron sin un solo voto en contra", subrayan fuentes de la institución, que agregan que "las deliberaciones del pleno son secretas, pero los acuerdos se publican en las actas que están a disposición del público en el portal de transparencia de la web del Consejo".

Tras la carta remitida por el Consello, fechada el 21 de abril, en dicho portal solo figuran las actas de dos plenos: los celebrados el 29 de abril (cuyo contenido puede consultarse aquí) y el 10 de junio (que puede leerse aquí). En ninguno de los dos documentos, al menos en el contenido no capado por el CGAE, aparece ninguna referencia a haber abordado la reducción del número de comisiones o de sus integrantes como mecanismo para aliviar el gasto en dietas y viajes, así como el resto de cuestiones que plantean los decanos de Galicia al respecto. Parece que el pleno orilló las peticiones de los siete decanos, subsumiéndolas en un debate general sobre los presupuestos y las cuentas del Consejo, aunque tampoco figura ninguna mención en este sentido en las actas.

Foto: Victoria Ortega, presidenta del CGAE, durante las VIII Jornadas de Juntas de Gobierno que se celebraron del 8 al 10 de septiembre en Bilbao.

Este diario también ha solicitado al CGAE información sobre el concreto régimen de dietas y gastos de viaje del presidente, consejeros y resto de integrantes de las comisiones y subcomisiones del CGAE. La respuesta ha sido la siguiente: "El régimen de dietas, tanto de los consejeros como del personal del Consejo, forma parte del conjunto de normas de funcionamiento interno del Consejo. En concreto, las dietas de los consejeros se establecieron en este documento y no se han modificado desde el año 2008", sin ofrecer mayor concreción.

En el Reglamento de Régimen Interior del CGAE (que puede consultar aquí) tan solo aparece una referencia general a la regulación de las dietas y gastos de viaje. El artículo 29 señala que "en el presupuesto se podrán fijar las cuantías de las dietas a abonar al presidente y a los consejeros por su asistencia a despachos o actos propios de sus funciones en el Consejo General de la Abogacía, así como los supuestos en que se satisfarán los gastos de desplazamiento, su régimen y los requisitos o condiciones para el abono de dichas cantidades. Solo podrán percibirse dietas por la pertenencia a un máximo de dos comisiones ordinarias o subcomisiones de adscripción voluntaria".

Un régimen no transparente

¿Cuánto cobran, por tanto, los consejeros del CGAE por su asistencia a una comisión o una subcomisión? De nuevo, de acuerdo con la información suministrada por el CGAE, resulta imposible saber cuál es el importe exacto de las dietas y cuál es el régimen de aplicación de las mismas. Tampoco en los últimos presupuestos del Consejo aparece ningún detalle en el que se precisen las cuantías de las dietas a abonar a presidente y consejeros. ¿Quién controla, por tanto, la razonabilidad del gasto en estas partidas? Sin transparencia, su control queda en manos del propio CGAE, que se convierte en juez y parte.

Foto: Foto: Pixabay

Desde la institución explican que es el pleno el órgano encargado de llevar a cabo dicho control; es decir, los beneficiarios del sistema son los mismos que ejercen las funciones de fiscalización del mismo. En cada una de las diez sesiones que anualmente celebra dicho órgano, los presidentes de las comisiones y las subcomisiones "dan cuenta del número de reuniones celebradas, así como del trabajo que han llevado a cabo y de sus resultados", asevera el CGAE. En dichos informes "no se detalla la asistencia a cada una de ellas, pero el letrado de cada comisión sí lleva un registro de asistencia". Es, por tanto, el conjunto del pleno quien controla los trabajos a través de preguntas y peticiones de información. "Las propuestas de las comisiones se debaten y aprueban o rechazan en el seno del propio pleno. Las designaciones de nuevos miembros en cada una de las comisiones o subcomisiones se realizan a petición de su Colegio y se somete a la aprobación del pleno", detallan.

No parece que el CGAE disponga de mecanismos independientes y transparentes para evaluar el papel de las comisiones y sus integrantes

También es el pleno del CGAE el que debe debatir sobre la creación o supresión de nuevos órganos, "bien a propuesta de la Presidencia, bien a propuesta de alguna de las comisiones ya existentes, o incluso de cualquier decano que haya identificado la necesidad de constituir una comisión que trate en profundidad alguna materia". En todo caso, desde la institución subrayan que "la existencia de comisiones o subcomisiones per se no presume un determinado gasto, sino que el gasto está vinculado a la actividad de la comisión y el número de sesiones que se celebran", dado que ni los presidentes ni sus miembros perciben ningún pago por el mero hecho de pertenecer a ellas. "Además, aprovechando la mecánica de la pandemia, cada vez más, las reuniones son telemáticas ahorrando así costes de gastos y dietas", subraya el CGAE.

Más allá de esta última referencia al uso de reuniones telemáticas como fórmula de ahorro, lo cierto es que no parece que el Consejo disponga de mecanismos independientes y transparentes para examinar ni el papel de las comisiones, subcomisiones y grupos de trabajo, ni el rendimiento de los integrantes de las mismas, en aras de responder a la pregunta de qué utilidad real tienen para los colegiados (quienes, en último término, financian al CGAE) tantos órganos. Todo indica, en este sentido, que la petición de los decanos de Galicia ha caído en saco roto.

Es la primera vez que, abiertamente y por escrito, miembros del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), máximo órgano de representación de los abogados y colegios españoles, cuestionan el gasto en dietas y viajes de la institución. En una carta remitida el pasado 21 de abril por el Consello de la Avogacía Galega, los siete decanos de los colegios de Galicia solicitan al pleno del CGAE medidas de contención del gasto relacionadas con las comisiones y eventos que celebra el organismo. Entre ellas, plantean limitar el número de comisiones, así como fijar un máximo de consejeros que pueden adscribirse a las mismas; presupuestar un gasto máximo para cada una de ellas, y reducir las jornadas que a nivel nacional impulsa el Consejo. Eventos que, según los firmantes, "en muchas ocasiones tienen un interés minoritario, pues frecuentemente sirven tan solo para confraternizar, generalmente siempre [con] los mismos asistentes".

Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) Colegios Dietas Viajes
El redactor recomienda