Es noticia
Menú
Los bufetes exigen a los futuros abogados más inglés y escribir mejor
  1. Jurídico
INFORME 'UNIVERSIDADES Y DESPACHOS 2022'

Los bufetes exigen a los futuros abogados más inglés y escribir mejor

A pesar de estar razonablemente satisfechos con el nivel de formación de los estudiantes, los bufetes ven necesario que los jóvenes mejoren sus 'soft skills' y su conocimiento tecnológico

Foto: La biblioteca de la Universidad de Leuven, en Bélgica. (iStock)
La biblioteca de la Universidad de Leuven, en Bélgica. (iStock)

Los grandes despachos de abogados tienen dos exigencias para los futuros letrados que quieran incorporarse a sus estructuras: mejorar el inglés y desarrollar habilidades de escritura y comunicación. A pesar de mostrarse razonablemente satisfechos con el nivel de formación de los estudiantes de prácticas que entran a trabajar con ellos, los bufetes ven necesario que los jóvenes desarrollen aún más los idiomas y sus 'soft skills'. Es decir, aquellas aptitudes que no están vinculadas con el conocimiento estrictamente jurídico, pero que son vitales para la profesión, como puede ser las capacidades de liderazgo, negociación o el trabajo en equipo.

Según revela el informe 'Universidades y despachos 2022' —un estudio elaborado por El Confidencial que muestra qué instituciones académicas son las preferidas por los grandes bufetes para fichar nuevo talento—, los despachos miran en general con buenos ojos el nivel de los nuevos letrados, si bien estos no terminan de cumplir con sus expectativas. Así, los bufetes sitúan el nivel de inglés como una de las habilidades más relevantes que debe cumplir un candidato (4,8 sobre 5), pero puntúan a los alumnos en esta área con un 3,7.

Esta es, precisamente, una de las habilidades que presentan un mayor desfase, junto con la preparación de los jóvenes para el proceso de selección y 'soft skills' como capacidad de comunicación, trabajo en equipo o resolución de problemas.

[Si quiere acceder al 'ranking' completo, puede hacerlo pinchando aquí]

"Valoramos especialmente que el candidato tenga sólidos conocimientos jurídicos y dominio de idiomas, pero también capacidad de razonar, pensamiento crítico, iniciativa, compromiso ético, empatía y actitud de escucha", enumera Laura Elorza, gerente responsable de RRHH en Garrigues. En la misma línea se pronuncia Icíar Rodríguez-Inciarte, secretaria general de Uría Menéndez, que indica que además de dominar el derecho y el inglés, los aspirantes "deben demostrar otras cualidades personales, como la simpatía, la honestidad, el sentido común, el pensamiento crítico y el compañerismo, tanto dentro como fuera de la firma", señala.

Pero no solo eso. Desde las firmas también ponen el acento en otras capacidades indispensables para la abogacía, como es el dominio de la tecnología. "Nos gusta que nuestros candidatos pongan sus conocimientos digitales y de nuevas tecnologías a disposición de nuestra firma", asegura desde el Departamento de Talent de EY Abogados el socio José Luis Risco. Una idea que suscribe Laura Asiain desde PwC Tax & Legal. "Cada vez cobra más importancia el interés o formación en las nuevas tecnologías y en la transformación digital aplicada a la profesión", confirma.

En la misma línea, los despachos también opinan que los jóvenes deben mejorar su expediente académico, ampliar su experiencia de prácticas previa en otras organizaciones, viajar más y dominar un segundo idioma extranjero, además del inglés. El único factor en el que las habilidades de los estudiantes superan las expectativas de los despachos es en la participación de actividades extracurriculares relativas al mundo del derecho, como clínicas jurídicas o clubes de debate, entre otros.

Foto: Las competencias que los profesionales buscan en un candidato. (iStock)

Estos elementos son, en todo caso, importantes para organizaciones como Pérez Llorca. "Miramos qué otras actividades complementarias a sus estudios han
realizado los estudiantes durante su carrera: si han participado en programas de Pro Bono o de voluntariado, en congresos, 'moots' o si han colaborado en investigaciones u obras doctrinales", matiza su responsable de RRHH, Eva Delgado.

Destacar sobre el resto: el reto de los jóvenes

A la hora de enumerar los errores más comunes que comenten los candidatos en los procesos de selección, los responsables de RRHH lo tienen claro: los estudiantes no saben presentar una propuesta de valor que les diferencie sobre el resto. En segundo lugar, desde las firmas lamentan que los jóvenes no desplieguen otras aptitudes durante la entrevista que vayan más allá de las estrictamente jurídicas, como puede ser liderazgo o habilidades de comunicación.

Asimismo, es relativamente frecuente que, durante la entrevista de trabajo, los aspirantes muestren falta de preparación sobre las preguntas básicas, pruebas de conocimiento y habilidades, no conozcan lo suficiente el despacho y sus elementos diferenciales, o muestren desconocimiento sobre cómo se trabaja en una firma de alto nivel (la exigencia, el desarrollo de la carrera profesional, etcétera).

El salario, lo menos valorado

¿Cuáles son los elementos más valorados por los jóvenes según las firmas? Al contrario de lo que pueda parecer, los resultados de la encuesta revelan que los bufetes son conscientes del cambio de prioridades de las nuevas generaciones, que premian el equilibrio entre la vida personal y profesional frente al salario u otros factores. Así, los despachos consideran que un entorno laboral atractivo y la posibilidad de teletrabajar y tener flexibilidad son los factores en los que más se fijan los jóvenes. Le siguen la formación continua, un plan de carrera atractivo, el tipo de trabajo que desarrollen (clientes, operaciones...) y, por último, una buena retribución.

Foto: Una oficinista con mucho estrés. (iStock)

Una idea que suscribe desde el Departamento de RRHH de Cuatrecasas Núria Martín. "Los nuevos profesionales exigen cada vez más disfrutar de un buen equilibrio entre vida personal y profesional, ya que es un valor y una preocupación creciente entre los abogados jóvenes y en la sociedad en general", indica. Por eso mismo, agrega, la firma ha apostado por un modelo de trabajo híbrido.

Asimismo, los encuestados también mencionaron en este apartado la diversidad, el compromiso social y las actividades pro bono; la estabilidad; el prestigio de la firma; la rotación interna; la movilidad internacional y la posibilidad de hacer estancias en otras oficinas de la red ('secondments'); el ambiente y la cultura, y los beneficios sociales.

Los grandes despachos de abogados tienen dos exigencias para los futuros letrados que quieran incorporarse a sus estructuras: mejorar el inglés y desarrollar habilidades de escritura y comunicación. A pesar de mostrarse razonablemente satisfechos con el nivel de formación de los estudiantes de prácticas que entran a trabajar con ellos, los bufetes ven necesario que los jóvenes desarrollen aún más los idiomas y sus 'soft skills'. Es decir, aquellas aptitudes que no están vinculadas con el conocimiento estrictamente jurídico, pero que son vitales para la profesión, como puede ser las capacidades de liderazgo, negociación o el trabajo en equipo.

Universidades Despachos Abogados
El redactor recomienda