Es noticia
Menú
"El feminismo y la socialdemocracia no están huérfanos"
  1. España
  2. Madrid
Entrevista con Mar Espinar

"El feminismo y la socialdemocracia no están huérfanos"

Mar Espinar, líder socialista en el Ayuntamiento de la capital, hace autocrítica antes de la celebración este fin de semana del congreso regional, con el diagnóstico de que para resucitar necesitan acercarse más a la gente

Foto: La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, posa antes de la entrevista. (Jesús Hellín)
La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, posa antes de la entrevista. (Jesús Hellín)

Mar Espinar (Granada, 1982) no es una novata en el Ayuntamiento de Madrid, pero desde hace solo unos meses se ha estrenado como la líder y portavoz del PSOE en Cibeles. Es plenamente consciente del trabajo que tienen por delante para volver a ser la referencia de la izquierda en una de las plazas más debilitadas de los socialistas en la Comunidad de Madrid. A solo unas horas para el congreso regional de su partido, hace un diagnóstico de la situación y de qué necesitan para rearmarse de cara a los comicios de 2023. La autocrítica rige su discurso, pero le sobra colmillo para atacar a José Luis Martínez-Almeida por su gestión y, sobre todo, por el ruido de sables que le rodea: "Tiene que elegir qué quiere ser de mayor, o alcalde o escudero".

PREGUNTA. Este fin de semana se celebra el congreso regional del PSOE. ¿Empieza una nueva época en Madrid con Juan Lobato?

RESPUESTA. El inicio ya se marcó hace 10 días y desde luego creo que sí. Es un momento en el que el Partido Socialista ha detectado un problema, que viene de muy lejos, no de hace poco, y creo que estamos intentando y espero que la ciudadanía nos ayude para dar con la tecla y solucionarlo. Al final, se trata de que los madrileños nos vuelvan a identificar con ese político que aporta soluciones y está a su disposición.

P. Son conscientes de que ya no son la referencia de la izquierda en Madrid.

R. Sí, no ser conscientes diría muy poco de nosotros. Elección tras elección, desde hace mucho, venimos perdiendo concejales en el Ayuntamiento de Madrid y es sintomático. El Partido Socialista en Madrid ha perdido esa capacidad para hablar a las mayorías y para hablar el idioma que entiende la gente. La gente no es consciente del trabajo que hacemos ni de que seamos conocedores de los problemas reales que tienen. Hemos perdido la capacidad de contactar. Hace falta mucha calle, mucho barro.

placeholder Espinar, durante la entrevista. (J. H.)
Espinar, durante la entrevista. (J. H.)

P. El congreso coincide en fecha con el acto en torno a la plataforma que prepara Yolanda Díaz, el frente amplio que aspira a liderar la izquierda en España. ¿Son rivales o aliados?

R. No lo sé. En la izquierda, por la cuenta que nos trae, deberíamos estar unidos y deberíamos hablar más del fondo y no tanto de la forma. Yo soy una firme defensora de los partidos políticos, ofrecen unas garantías que no ofrecen las plataformas. Un ejemplo muy claro es Ahora Madrid, en el pasado mandato, van creciendo los egos y se nota que las personas están por encima de las ideas y eso en un partido no pasa nunca. No me preocupa siempre y cuando ellos entiendan que tenemos que estar todos unidos en la defensa de los servicios públicos y de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Nos estamos jugando mucho con un partido como Vox, que está entrando en las instituciones y nos está obligando a replantearnos derechos que ya creíamos conquistados.

P. Si se diera una traslación de esta plataforma al ámbito municipal en 2023, ¿el PSOE estaría abierto a una gran coalición?

R. Siempre lo he dicho, yo soy del Partido Socialista Obrero Español. Creo muchísimo en mi partido, creo que es el único capaz de devolver la dignidad a esta ciudad y siempre he dicho que, cuando quieran volver a la casa madre, la casa madre estará abierta.

P. Ese frente amplio, lejos de marcar distancia con ustedes, plantea el feminismo y la socialdemocracia como sus banderas. ¿Es que el PSOE ha abandonado estos valores?

R. Hasta donde yo sé, el feminismo y la socialdemocracia no necesitan ser abanderados porque no están huérfanos. Lo de inventar la pólvora todos los días está muy bien, pero llega un momento en que ya tampoco tienes nada que inventar y es momento de darnos cuenta. Las mujeres que reivindicamos el feminismo y la igualdad de trato no necesitamos que nadie nos diga cómo hacerlo y creo que el éxito del Partido Socialista ha sido precisamente no querer abanderar nada que no le corresponde a la política, sino a la sociedad civil.

El Partido Socialista en Madrid ha perdido esa capacidad para hablar a las mayorías y para hablar el idioma que entiende la gente

P. Centrándonos en Madrid, ya con usted como portavoz socialista, ¿en qué más va a cambiar la oposición que estaban haciendo al PP y Ciudadanos?

R. Tiene que cambiar la forma de comunicar nuestra posición y la forma de tomarla. Para que se entienda lo que hacemos aquí, hay que explicarlo. Y para explicarlo hay que estar abierto a hablarlo con la gente. El PSOE en Madrid tiene que explicar por qué hace las cosas y, si hay que reconducir o rectificar, pues lo haremos.

P. Insiste en que el problema que tienen es la falta de comunicación y cercanía con la ciudadanía. ¿Se perdieron dos años con Pepu Hernández como portavoz?

R. No, hizo muy buen trabajo. No fueron tiempos fáciles y tampoco es fácil entrar en política local, que es muy complicada. No se ha perdido el tiempo, pero no se ha dado con la tecla. Pero ni con Pepu ni a lo mejor conmigo. Lo estamos intentando, estamos detectando el problema y estamos intentando arreglarlo, pero lo cierto es que hasta ahora los resultados electorales ahí están.

Foto: Jalloul, Sánchez y Gabilondo, durante un acto de campaña por el 4-M. (EFE)

P. ¿Cómo piensa recuperar esa conexión?

R. Hemos abierto un canal directo con la ciudadanía. Cada jueves recibiré en mi despacho a los vecinos que así lo deseen sin cita previa. Es una forma de escuchar cuáles son los problemas, buscar soluciones y hacer un seguimiento que se complementa con un canal de WhatsApp por el que escuchar también quejas y propuestas.

P. ¿Cuáles son los puntos donde cree que más flaquea ahora la gestión municipal?

R. Estamos centrándonos mucho en la tensión que se está produciendo en la convivencia en determinadas zonas de Madrid y en la ocupación del espacio público. Ahí tenemos las terrazas covid, que fue una iniciativa que todos los grupos teníamos claro que había que adoptar para ayudar a un sector que lo iba a pasar especialmente mal, pero nos hemos encontrado con un Gobierno que decide unilateralmente romper ese acuerdo de consenso y empieza a hablar de prorrogar esas terrazas durante tres años. Y al final estamos viendo que la gente no puede descansar y que no puede pasear. Es un problema muy serio porque es un modelo de ciudad en el que no cabe la gente que vive en él.

placeholder La carpeta con los apuntes de la portavoz socialista. (J. H.)
La carpeta con los apuntes de la portavoz socialista. (J. H.)

P. ¿Su postura es devolver las terrazas al estado previo a la pandemia o un punto intermedio?

R. Mi postura es que, el 31 de diciembre, todas las terrazas covid fuera, y hacer una nueva ordenanza de la ocupación del espacio público de la mano de los vecinos. Porque, si estamos hablando de un modelo de ciudad y de cómo utilizar las calles de espaldas a los vecinos, estamos fracasando. Hacer medidas generalistas en Madrid es un fallo, porque es muy grande y tiene 21 realidades distintas y, dentro de esas 21, multitud de singularidades. Hagámoslo barrio a barrio. Hay zonas en las que el concepto de terrazas, que Begoña Villacís parece haberse encariñado muchísimo con ellos, puede funcionar. Puede crear zonas de encuentro, utilizar espacios olvidados de los distritos. Vale, pero hay otras zonas que están convirtiendo a Madrid en la ley de la selva. ¿Por qué solo pueden salir las terrazas a las calles? Qué pasa con las floristerías, qué pasa con las librerías. No todo puede ser la cañita.

P. Otro de los puntos que más le reprochan desde la oposición al Ayuntamiento es la falta de limpieza. ¿Qué diagnóstico hacen?

R. Con los nuevos contratos, que entraron en vigor el 1 de noviembre, sigo viendo que no se está notando. Nuestra propuesta es no discriminar los distritos del centro o norte de Madrid con los del sur. Sería importante que este Ayuntamiento, en algún momento, si tiene tiempo el señor alcalde entre que defiende a Casado y se pelea con Ayuso, tratase de reequilibrar esta ciudad porque todos pagamos los mismos impuestos. Hablan de 2.000 trabajadores más que no vemos por ningún lado del pliego.

Cuando nombraron a Almeida portavoz nacional del PP, Madrid perdió un alcalde

P. Todos los gobiernos anuncian mejoras de los contratos, pero la ciudad sigue igual.

R. Sería conveniente que se viera cómo está sancionando el Ayuntamiento a las empresas. El problema es que para las empresas con las que subcontrata los servicios les sale igual de caro cumplir que no cumplir. Quizá no es tanto el detectar el fallo, que todos lo tenemos clarísimo, sino qué estás haciendo para que las empresas no sigan incumpliendo los pliegos de condiciones.

P. Ya que menciona al alcalde, ¿cree que todo el ruido que genera a su alrededor repercute negativamente en el día a día de la ciudad?

R. Desde que Ayuso se inmola y le pretenden inmolar a él contra ella, evidentemente, está todo mucho más distorsionado. Cuando nombraron a Almeida portavoz nacional del PP, Madrid perdió un alcalde. Lo demuestra en cada intervención que hace. No utiliza está institución para hablar de Madrid, utiliza esta institución constantemente para atacar al Gobierno nacional. Entiendo que porque se lo dice Casado. Estás aquí para hacerle la vida más fácil a tus ciudadanos, no para estar constantemente ladrando cada vez que te tiran de la correa contra el presidente del Gobierno. Almeida tiene que elegir qué quiere ser de mayor: alcalde o escudero.

P. El Ayuntamiento tiene otro frente abierto con la anulación del impuesto de la plusvalía. ¿Le parece una buena solución la fórmula creada por el Ministerio de Hacienda?

R. Confío en que sí. Tengo la seguridad de que el Gobierno lo ha hecho atendiendo a todas las sensibilidades y, además, respondiendo a un problema que no es creado ni por este Gobierno ni por este partido. Es un problema que creó el Partido Popular, que como tantos otros luego se echa las manos a la cabeza. Se les olvida que son ellos quienes crearon ese impuesto, como también se les olvida sus raíces liberales. Los impuestos son lo peor del mundo hasta que te beneficias de ellos y clamas al cielo porque no los cobras.

Foto: Juan Lobato. (EFE)

P. Hablando de quejas y de impuestos. Hay varias voces en su partido que acusan a Madrid de hacer 'dumping' fiscal y abogan por que se iguale al alza con otras comunidades. ¿Está usted a favor de que le suban los impuestos a los madrileños?

R. Ni yo ni nadie razonable está a favor 'per se' de subir los impuestos o bajarlos. Hay que ver qué carencias tiene Madrid. Tiene muchas en servicios públicos y no se financian solos, eso es un hecho. Ahora, ¿queremos subir los impuestos porque somos unos sádicos? Pues no. Queremos subir los impuestos siempre y cuando sea necesario para mejorar los servicios.

P. En lo que sí se han posicionado en contra es en la bajada del IBI anunciada por Almeida.

R. Porque beneficia siempre a los mismos. Para nosotros una constante es el reequilibrio de esta ciudad. No puede ser que los que viven bien cada vez vivan mejor, y los que viven mal cada vez vivan peor. No se trata de que los que viven bien dejen de vivir bien, pero sí se trata de que los que viven peor empiecen a vivir un poquito mejor.

placeholder Secuencia de Espinar durante la entrevista. (J. H.)
Secuencia de Espinar durante la entrevista. (J. H.)

P. Ahora que se avecina la negociación de presupuestos, ¿comparte el planteamiento de los ediles del Grupo Mixto de brindar su apoyo para aislar a Vox?

R. No estoy en la línea de coger un titular por donde sea porque necesito notoriedad porque me he quedado solo. El problema es que el Grupo Mixto se autoproclama salvador de los presupuestos marginando a Vox cuando Vox ya ha dicho que no se va a sentar, aunque luego habrá que ver si es tan chulo. Decir eso cuando sabes que el PP no tiene ningún complejo en pactar con Vox y Ciudadanos, que está todo el día con que no son su socio preferente, pero no gritan mucho porque saben que sus puestos los mantienen ellos, me parece un brindis al sol. Sobre todo porque ni ellos ni nosotros sabemos las líneas presupuestarias que va a plantear el Ayuntamiento.

P. Por tanto, como punto de partida, no tienden la mano a apoyar los presupuestos.

R. Siempre lo hemos dicho. Que nos presenten los presupuestos, que se sienten y hablamos. Vamos a presentar enmiendas, por supuesto, porque creemos en un modelo de ciudad que ellos no creen, pero veamos a ver la capacidad que tiene este Ayuntamiento de negociar. A ver si Almeida vuelve a recuperar el espíritu de los Acuerdos de la Villa, pero esta vez ejecutándose.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (i), conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso y el presidente del PP, Pablo Casado, el pasado 19 de octubre. (EFE/Javier Lizón)

P. Los Acuerdos de la Villa, precisamente, fueron un paradigma de consenso durante la pandemia, pero parece que se han disipado...

R. Almeida tiene una oposición que no se merece y él, que es un hombre muy listo, supo ver que esa imagen le daba el perfil institucional que no había tenido hasta entonces. Y lo aprovechó. Como ya nos pasó cuando apoyamos a Carmena, apostamos por lo que creíamos que había que hacer. Lo que vivimos en la pandemia estando en el Gobierno es de las peores cosas que te puedes encontrar, seas el Gobierno que seas, y lo teníamos claro. Ha vivido de los Acuerdos de la Villa durante casi un año, hasta que su partido le ha cerrado el grifo, y lo cierto es que ahí tenemos la valoración, no hay ejecutado ni el 50 por ciento.

P. Quedan 19 meses para las elecciones. ¿Será usted la candidata o veremos otro paracaidista?

R. Yo soy del Atleti, voy partido a partido, mi trabajo está ahora en que el Partido Socialista en el Ayuntamiento de Madrid recupere esa visibilidad y accesibilidad para los vecinos y en 2023 estoy convencida de que los militantes pondrán al frente a la persona más capacitada para remontar el resultado de 2019.

Mar Espinar (Granada, 1982) no es una novata en el Ayuntamiento de Madrid, pero desde hace solo unos meses se ha estrenado como la líder y portavoz del PSOE en Cibeles. Es plenamente consciente del trabajo que tienen por delante para volver a ser la referencia de la izquierda en una de las plazas más debilitadas de los socialistas en la Comunidad de Madrid. A solo unas horas para el congreso regional de su partido, hace un diagnóstico de la situación y de qué necesitan para rearmarse de cara a los comicios de 2023. La autocrítica rige su discurso, pero le sobra colmillo para atacar a José Luis Martínez-Almeida por su gestión y, sobre todo, por el ruido de sables que le rodea: "Tiene que elegir qué quiere ser de mayor, o alcalde o escudero".

Madrid
El redactor recomienda