¿Se puede salir de Barcelona en el puente de diciembre y viajar a otras provincias o comunidades?
  1. España
  2. Coronavirus
días festivos en casa

¿Se puede salir de Barcelona en el puente de diciembre y viajar a otras provincias o comunidades?

Aunque el 7 de diciembre, lunes al que se traslada el festivo del Día de la Constitución, no será jornada de descanso laboral en Cataluña, sigue dándose la posibilidad de hacer puente con la festividad de la Inmaculada Concepción

Foto: Una mujer con mascarilla camina por el Paseo de Gracia en Barcelona (EFE)
Una mujer con mascarilla camina por el Paseo de Gracia en Barcelona (EFE)

Cataluña ha hecho un alto en el camino en su nueva desescalada y, como si de un 'déjà vu' se tratase, vive estos días una situación parecida a la que ocurrió en toda España en las primeras semanas de verano. Al igual que ha sucedido en otras regiones españolas, que también han experimentado en algún punto de estos últimos meses un aumento del riesgo de rebrotes del coronavirus SARS-CoV-2, en el caso de la autonomía presididida por Quim Torra, los dos últimos meses se han convertido en una temporada de transición para reconducir la mala situación epidemiológica ante el repunte de contagios del covid-19.

A mediados de octubre, el Ejecutivo regional decidió echar el cierre a toda la hostelería con el objetivo de evitar una clausura total de la actividad económica en la comunidad y anticiparse a un posible estado de alarma en su territorio, que más tarde se convirtió en una cobertura jurídica para todo el país durante seis meses por la necesidad de imponer un toque de queda a la actividad y movilidad nocturna en todas las comunidades. Salvo en las islas Canarias, ya que el archipiélago se encontraba en mejor situación epidemiológica que el resto de autonomías.

Esta medida vino seguida por el cierre a finales de octubre de gimnasios, cines y teatros, en otro esfuerzo de la Generalitat para poner coto a los nuevos positivos que vino acompañado asimismo del confinamiento perimetral de Cataluña —lo que implica que no se puede salir ni entrar en la comunidad a no ser que el desplazamiento se produzca por un motivo de causa mayor o, llegada la Navidad, por una reunión familiar entre "allegados", un término que a algunos Gobiernos regionales suena más bien a "barra libre"— y de una limitación de la movilidad a la población durante los fines de semana en el ámbito municipal. Desde el 23 de noviembre, la Generalitat dio el pistoletazo de salida a un nuevo regreso a la normalidad en las calles con una segunda desescalada que, en cuatro fases y con fecha de caducidad fijada en un principio para el 4 de enero de 2021, buscará recuperar ciertas libertades que quedaron restringidas temporalmente debido a la pandemia. Llegado diciembre, la pregunta es clara: ¿se podrá salir, por ejemplo, de Barcelona en el puente de la Constitución? ¿Está permitido viajar a otras provincias de Cataluña en estos días de diciembre o a otras comunidades autónomas de la geografía española?

Según lo que se refleja en el plan de apertura progresiva de actividades de Cataluña, desde el 23 de noviembre se inició el primer tramo de la desescalada, que se extenderá durante durante un periodo de tiempo mayor ya que se ha producido un cambio "brusco", por el que se alargará esta primera fase, que en principio debía concluir el día 7, coincidiendo justamente con el puente de la Constitución y el traslado al lunes en algunas comunidades del festivo que se celebra para rememorar que un 6 de diciembre, de 1978, se ratificó con votación popular la Carta Magna. En Cataluña, sin embargo, este día no será considerado como día de descanso a nivel laboral, aunque ello no significa que desaparezca la posibilidad de tomarse varias jornadas alejados del puesto de trabajo. Al ser el 8 de diciembre el día de la Inmaculada Concepción, un festivo nacional con carácter inamovible a no ser que coincida con el último día de la semana, quienes residan y trabajen en alguna de las provincias catalanas pueden optar por cogerse libre el lunes en el trabajo para empalmar con el martes y juntarse así cuatro jornadas de descanso.

Foto: Aspecto de la carpa montada frente al CAP Passeig Sant Joan de Barcelona para realizar PCR. (EFE)

No obstante, este puente de la Constitución se vivirá en casa o haciendo pocos planes con un grupo de convivencia estable, ya que en casi toda España los Gobiernos regionales han impuesto (o impondrán) un cierre perimetral que coincidirá con el puente de la Purísima, como así se conoce también en Cataluña a estos días de descanso propiciados por la festividad de la Inmaculada Concepción. Los desplazamientos fuera de la autonomía catalana seguirán prohibidos a no ser que estén motivados por una situación excepcional, lo que impedirá viajes de placer y ocio durante el puente de diciembre. Las medidas diseñadas por la Generalitat para la desescalada se irán revisando en función de "la evolución de la tasa de contagios y de los nuevos ingresos", tal y como especifican desde la página web de la Generalitat catalana, pero el confinamiento perimetral en toda la autonomía no decaerá hasta la tercera fase, que iba a dar comienzo el 21 de diciembre, pero seguramente se retrase hasta después de Nochebuena y Navidad.

¿Significa esto que se permiten los movimientos entre provincias siempre que no se rebase el límite autonómico? Tampoco, ya que durante el primer tramo de esta nueva desescalada catalana se mantiene vigente la restricción de movilidad por municipios durante los fines de semanas, sin poder salir del municipio en el que se reside desde "las 6:00 horas del viernes hasta las 6:00 horas del lunes". Esta restricción se impondrá cada fin de semana hasta la segunda fase del plan de reapertura de actividades, aunque llegado este momento el límite cambiará y la referencia será la comarca. Para la tercera fase, ya habrá, en principio, libre circulación por toda Cataluña, tanto entre semana como los fines de semana.

En lo que respecta al puente de diciembre, sin embargo, el confinamiento municipal no se alargará más allá del lunes por el puente de la Purísima. "En principio, no está previsto ningún cambio, pero sí es verdad que se va actuando a diario y en función de la evolución se podrían tomar medidas diferentes", señaló el pasado jueves, 26 de noviembre, el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Sámper, en una rueda de prensa telemática junto a la consejera de Salud, Alba Vergés. Asimismo, Sàmper recalcó que la norma vigente del confinamiento municipal es que comprende el viernes y el fin de semana, y al enlazar con el toque de queda, dicha medida empieza a contar antes: desde las 22:00 horas del jueves. En resumidas cuentas, de no producirse cambios de última hora, se podría viajar el lunes o el martes por la provincia u otras ciudades de Cataluña, una vez se levante el confinamiento municipal del fin de semana. No obstante, Interior ha pedido a la población que opte por salir de sus residencias habituales que "minimice" los contactos sociales y tenga en cuenta, si ha viajado antes de la noche del jueves, que no podrá salir del municipio de destino en el fin de semana.

Cataluña Barcelona Coronavirus
El redactor recomienda