Es noticia
Menú
Borràs dilata los plazos sobre la salida de la Generalitat para desgastar a ERC
  1. España
  2. Cataluña
Consulta en JxCAT

Borràs dilata los plazos sobre la salida de la Generalitat para desgastar a ERC

El lunes se redactará la pregunta de la consulta, que según Turull “será clara”. Solo llegar a un acuerdo con los republicanos evitaría la votación, algo improbable por el enfrentamiento entre las posturas

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Turull (i), y la presidenta del partido, Laura Borràs. (EFE/Enric Fontcuberta)
El secretario general de JxCAT, Jordi Turull (i), y la presidenta del partido, Laura Borràs. (EFE/Enric Fontcuberta)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

JxCAT ha optado por dilatar los tiempos de su salida de la Generalitat, que ya parece muy enfocada. La presidenta del partido, Laura Borràs, ha impuesto su tesis de una consulta inmediata a su militancia, unos 4.000 afiliados, que tendrá lugar los días 6 y 7 de octubre. La formación la convocará si naufraga la negociación exprés que quiere abrir con el presidente catalán, Pere Aragonès, para garantizarse el cumplimiento del acuerdo de investidura. El aplazamiento de la decisión definitiva busca un relato que justifique la ruptura, pero, sobre todo, desgastar a ERC. El secretario general, Jordi Turull, acabó aceptando este jueves que era más fácil de explicar ante los votantes un plebiscito rápido que otras opciones que podían beneficiar más al aparato del partido.

Aragonès se apresuró a responder en un comunicado, en el que aseguraba desconocer la propuesta detallada de sus socios en la Generalitat, pero que ya fue claro durante el debate de política general respecto de los tres puntos que reclama JxCAT y que son la unidad estratégica, negociación sobre amnistía y autodeterminación y la coordinación de la acción del soberanismo en Madrid. El 'president' también ha reiterado que su intención es seguir en la coalición. No parece muy probable que ambas partes puedan llegar a un acuerdo en solo tres días.

Foto: Aragonès comparece tras su reunión con Turull en plena crisis del Govern. (EFE/Quique García)

El lunes se redactará la pregunta de la consulta, que según Turull “será clara”. Solo llegar a un acuerdo con ERC evitaría la votación. Pero eso parece poco probable en este momento. Sobre todo, porque los republicanos empiezan a pensar que estarían mejor solos que acompañados por los independentistas.

Por mucho que ambas partes insistan en que quieren llegar a un acuerdo, la relación está cada vez más degradada. Fuentes de JxCAT explican que Jordi Turull explicó durante la reunión de la ejecutiva que durante un receso de su encuentro con Aragonès, el pasado miércoles, el presidente de la Generalitat recibió una llamada del presidente de ERC, Oriol Junqueras, que fue quien dio la orden de cesar al vicepresidente Jordi Puigneró. Desde ERC, se niega esta versión de los hechos y se asegura que fue él quien ha pilotado la crisis y que la decisión de no destituir a todos los 'consellers' de Junts encaja muy bien con su carácter pausado.

Esta divergencia de versiones solo prueba lo complicado de que ambos partidos sigan gobernando juntos. De hecho, ERC está empujando a JxCAT hacia la salida. En realidad, el partido creado por Carles Puigdemont, que es el gran defensor de romper la coalición, es víctima de muchas malas decisiones de las que no puede culpar ni a los republicanos ni al Gobierno español.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (d), saluda a Jordi Turull. (EFE/Toni Albir) Opinión

JxCAT optó por colocar a Borràs de cabeza de lista para las elecciones catalanas de 2021, pese a sus problemas legales, que ya eran conocidos. El partido escogió a Borràs como presidenta del partido. Y el partido pactó con ella someter a la militancia la permanencia en el Govern en el congreso de L’Hospitalet. Y por último, Laura Borràs y Jordi Turull acordaron que si en el debate de política general no había un gesto de Aragonès para reconducir las relaciones, se pediría la cuestión de confianza. Esa cadena de decisiones ha desembocado en la inestabilidad política actual.

Dilema interno

En JxCAT no calibraron bien la fuerza de Aragonès. El 'president' cesó al vicepresidente Jordi Puigneró, pero mantuvo al resto del Ejecutivo. A partir de aquí, la formación que preside Borràs se debate entre la rabia que le da dejar la totalidad de la Generalitat a los republicanos y la épica que siempre ha vendido a sus votantes. Turull quiere mantener la unidad de la formación, mientras que Aragonès busca preservar la autoridad de su figura presidencial.

El resultado de la votación en el seno de JxCAT se plantea más bien incierto

El resultado de la votación interna en el seno del partido es incierto. Por las últimas votaciones, se podría entender que el sector de Borràs representa cerca del 45%. Por tanto, existe la posibilidad de que el ajuste de cuentas con ERC pese más que la conveniencia de seguir, como defienden los 250 cargos directos cuyos ingresos dependen de que Junts siga en la Generalitat. Al ser la crisis tan reciente y producirse después del aniversario del 1 de octubre, el clima podría influir a favor del 'laurismo'.

Pese a eso, ERC no quiere convocar elecciones, al considerar que las encuestas no son suficientemente favorables. Y en JxCAT consideran que un Aragonès gobernando con los comunes y apoyado por el PSC será una presa fácil en las urnas. Por eso, prima la idea de la salida, pero desgastando a ERC al máximo. Por eso, la consulta se plantea a cámara lenta y la crisis de gobierno en Cataluña se prolongará durante tantos días.

JxCAT ha optado por dilatar los tiempos de su salida de la Generalitat, que ya parece muy enfocada. La presidenta del partido, Laura Borràs, ha impuesto su tesis de una consulta inmediata a su militancia, unos 4.000 afiliados, que tendrá lugar los días 6 y 7 de octubre. La formación la convocará si naufraga la negociación exprés que quiere abrir con el presidente catalán, Pere Aragonès, para garantizarse el cumplimiento del acuerdo de investidura. El aplazamiento de la decisión definitiva busca un relato que justifique la ruptura, pero, sobre todo, desgastar a ERC. El secretario general, Jordi Turull, acabó aceptando este jueves que era más fácil de explicar ante los votantes un plebiscito rápido que otras opciones que podían beneficiar más al aparato del partido.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Jordi Turull Pere Aragonès Laura Borràs Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda