Es noticia
Menú
Pere Aragonès mira a Canadá para pactar con el Gobierno un referéndum para Cataluña
  1. España
  2. Cataluña
Propone un Acuerdo de Claridad

Pere Aragonès mira a Canadá para pactar con el Gobierno un referéndum para Cataluña

El eje de la salida a la crisis política planteada en Cataluña pasaría por pactar un nuevo marco legal que permitiese una consulta que fuese acordada con el poder político de Madrid

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE/Quique García)

El presidente catalán Pere Aragonès propuso hoy en su participación en el Debate de Política General en Cataluña un “Acuerdo de Claridad”, que evocaba en su nombre a la “Ley de Claridad” por la que se celebraron los tres referéndums de Quebec en Canadá. De manera que la Generalitat ya no mira a Escocia, sino a Canadá a la hora de poner una propuesta para la mesa de diálogo que cristalice en un referéndum pactado con el Estado sobre la independencia de Cataluña. Y eso en un discurso más centrado en las problemáticas sociales y en presentar un programa de 300 millones de euros para paliar los efectos de la crisis y de la inflación y que denominó “escudo social”, que en la cuestión de la independencia.

Quiero defender ante el Estado un Acuerdo de Claridad. Y quiero hacerlo recogiendo el mayor apoyo y la máxima complicidad de la sociedad catalana. Porque, cuanto mayor sea el apoyo, cuanto mayor sea el consenso, más fuerza tendremos para defender la posición de Catalunya ante el Estado. Más fuerza tendremos en todo proceso de negociación. Más fuerza y mayor legitimidad tendremos a ojos de la comunidad internacional”, aseguró el líder de ERC en su discurso para abrir el debate de Política General.

Foto: El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)

Por eso, Aragonès ha propuesto hoy abrir “un nuevo ciclo de propuesta, de deliberación, participación, movilización, consensos y resultados. Con un acuerdo que permita traducir el gran consenso sobre el derecho a decidir en una propuesta concreta de Acuerdo de Claridad para su defensa ante el Estado. Una propuesta de país. Con toda la fuerza, toda la legitimidad y toda la confianza que nos aporta”. La idea del nuevo ciclo es de Òmnium, que ya advirtió esta Diada que "el ciclo que sigue a la acumulación de fuerzas del 1-O tiene que renovarse. La historia siempre funciona por ciclos, y cinco años después es hora de mirar adelante". Aragonès añadió: "Como lo ha hecho Canadá".

Pere Aragonès ha planteado hoy ante la Cámara catalana “un acuerdo marco que ofrezca garantías democráticas a todo el mundo que unifique criterios y establezca las bases y las condiciones para poder hacer el referéndum efectivo donde todo el mundo se sienta incluido y donde todo el mundo acepte el resultado”. No es una idea nueva. El presidente de Cataluña ya la planteó a finales de agosto en una entrevista en TV3: un referéndum pactado antes de 2030.

“Desde la Generalitat impulsaremos los mecanismos para facilitar la elaboración de la propuesta catalana de Acuerdo de Claridad contando con todo el mundo, recogiendo las aportaciones de los distintos ámbitos de la sociedad. Recoger las opiniones y puntos de vista de todo el mosaico de actores que configuran la sociedad catalana”, ha apuntado hoy el presidente catalán.

En un tono presidencial, Pere Aragonès se ha comprometido a construir “un gran acuerdo representativo de la pluralidad y diversidad que existe en el país. Así superaremos el bloqueo que dura demasiado tiempo. Con todos los aprendizajes de lo que hemos vivido y hecho estos últimos años, y sin renunciar a nada de lo que hemos hecho y logrado, es necesario iniciar un nuevo ciclo para el país entero”.

Son lentejas

El presidente de la Generalitat se esforzó en hacer borrón y cuenta nueva con el “octubrismo” de Laura Borràs y su voluntad de volver a activar la declaración unilateral de independencia del 10 octubre, la que duró ocho segundos. Ninguna referencia al mandato del 1 de octubre y otros conceptos claves para JxCAT. No hubo el gesto que esperaban sus socios de gobierno para seguir en el Ejecutivo. Hubo más pactismo y más propuestas de acuerdos para poner sobre la mesa. Son lentejas, pareció decir Aragonès a los 'consellers' de JxCAT: si quieres las tomas y, si no, las dejas.

Aragonès, se reafirmó así en su apuesta por la mesa de diálogo. Y no solo para pactar una ley de referéndum a la canadiense. A JxCAT la idea no le entusiasmó. En ningún momento los diputados de Carles Puigdemont aplaudieron a Aragonès durante su discurso pese a ser su socio de coalición.

Más ayudas sociales

Pere Aragonès planteó una combinación de ayudas sociales —100 euros de desgravación de ayuda a las familias de rentas bajas y medias para gastos de material escolar— con grandes proyectos de energía renovable, tanto solar como grandes proyectos basados en el hidrógeno.

En diversas ocasiones habló de “reforzar las instituciones”, un mensaje nada sutil a Waterloo. Y en la mesa de diálogo “también es necesaria la desjudicialización. Por eso es necesario conseguir los efectos de la amnistía. Por acabar con unos despropósitos judiciales que solo contribuyen a enquistar el conflicto. Para acabar con unos despropósitos judiciales que nos alejan de la solución”. Atención al sutil cambio: de pedir la amnistía a esperar conseguir “los efectos de la amnistía”.

Aragonès se dirigió "a la totalidad de Cataluña", pero su discurso pensaba en JxCAT

Entre los éxitos de su legislatura, Aragonès ha destacado “la ampliación del consenso lingüístico”, pero también “que se aprobó un presupuesto de la Generalitat en tiempo y forma”, otro mensaje nada sutil. Si entonces fue importante, ahora, con la guerra de Ucrania, lo es más. Y eso era otro mensaje dedicado a la bancada de sus socios, que llevan meses amenazándole con abandonarle. Si lo hacen, que lo hagan en enero con las cuentas aprobadas.

El discurso se dirigió a “a la totalidad de Cataluña”, pero parecía más pensado para JxCAT que para al resto de partidos, más al independentismo que a la oposición, más enfocado en la unidad del soberanismo que en la cohesión del conjunto de Cataluña. Se trataba de dar un baño de realidad al independentismo, hablar de empresas, de economía, de no doblegarse a la presión de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para bajar impuestos, por ejemplo. "La realidad es tozuda", sentenció el 'president'. Desde la tribuna, Laura Borràs iba diciendo que no con la cabeza. La Generalitat del discurso de Aragonès fue terrenal, concreta, con menciones incluso a Barcelona y el área metropolitana, las zonas más pobladas y donde el independentismo tiene menos que rascar. Una enmienda a la totalidad al sector de JxCAT que sigue anclado en lo que se denomina “independentismo mágico”.

El presidente catalán Pere Aragonès propuso hoy en su participación en el Debate de Política General en Cataluña un “Acuerdo de Claridad”, que evocaba en su nombre a la “Ley de Claridad” por la que se celebraron los tres referéndums de Quebec en Canadá. De manera que la Generalitat ya no mira a Escocia, sino a Canadá a la hora de poner una propuesta para la mesa de diálogo que cristalice en un referéndum pactado con el Estado sobre la independencia de Cataluña. Y eso en un discurso más centrado en las problemáticas sociales y en presentar un programa de 300 millones de euros para paliar los efectos de la crisis y de la inflación y que denominó “escudo social”, que en la cuestión de la independencia.

Canadá Cataluña Generalitat de Cataluña Pere Aragonès Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya
El redactor recomienda