Es noticia
Menú
JxCAT acaba aceptando que el castellano tenga uso curricular y educativo en la educación
  1. España
  2. Cataluña
Acuerdo por el catalán

JxCAT acaba aceptando que el castellano tenga uso curricular y educativo en la educación

La principal característica del nuevo acuerdo es que es igual que el de hace justo dos meses, cuando JxCAT se descolgó del pacto después de haberlo firmado

Foto: Los diputados del PSC, Esther Niubó (2i); de JxCAT Francesc Ten (2d); de En Comú Podem, Jessica González (i), y de ERC, Mónica Palacín (d), posan para los medios tras llegar a un acuerdo el pasado 24 de marzo. (EFE/Quique García)
Los diputados del PSC, Esther Niubó (2i); de JxCAT Francesc Ten (2d); de En Comú Podem, Jessica González (i), y de ERC, Mónica Palacín (d), posan para los medios tras llegar a un acuerdo el pasado 24 de marzo. (EFE/Quique García)

JxCAT ha acabado aceptando un acuerdo para intentar blindar el catalán de la sentencia del 25% del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que reconoce al castellano “como lengua de uso curricular y educativo”. El nuevo acuerdo lo firman JxCAT, PSC, ERC y los comunes. La principal característica del nuevo acuerdo es que es igual que el de hace justo dos meses, cuando JxCAT se descolgó del pacto después de haberlo firmado. Entonces se argumentó desde JxCAT que se ponía en peligro la inmersión lingüística. Ahora, el acuerdo es el mismo, con más justificación pedagógica y algún retoque semántico. Pero en esencia es el mismo.

El nuevo pacto implica una proposición de ley que se tramitará por la vía de urgencia por el procedimiento de lectura única este mismo viernes. Es una ley sobre el uso y aprendizaje de las lenguas oficiales en la enseñanza no universitaria.

El catalán es definido en esta proposición de ley como lengua propia de Cataluña y "la normalmente utilizada como lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo y la de uso normal en la acogida del alumnado recién llegado".

Foto: Foto: EFE/Enric Fontcuberta

Según el texto, “la enseñanza y el uso curricular y educativo del catalán y del castellano deben estar garantizados y tener una presencia adecuada en los currículos y en los proyectos educativos para que todo el alumnado alcance el dominio oral y escrito de las dos lenguas oficiales al final de la educación obligatoria”. En la práctica, se le da el reconocimiento al castellano al que aspiraba el PSC y que exige el TSJC imponiendo el 25% de castellano para las asignaturas troncales.

Por tanto, es una norma más acorde con la realidad catalana, pero que ha añadido una serie de justificaciones retóricas para que JxCAT vuelva al redil del consenso lingüístico. Ni la CUP ni el PP han comprado, pero lo cierto es que tampoco se ha negociado con estas formaciones. La CUP, eso sí, ha dejado muy clara su oposición y que considera la nueva norma una traición a la inmersión lingüística y a la escuela catalana.

Foto: Manifestación convocada por la plataforma Somescola contra el 25% de español en las escuelas catalanas. (EFE/Enric Fontcuberta)

JxCAT ha empezado a recibir críticas en redes por el acuerdo. Igual que pasó hace dos meses, pero esta vez ni Carles Puigdemont, ni Quim Torra ni Laura Borràs se han pronunciado de manera pública. Esta vez el acuerdo es bueno, aunque es prácticamente idéntico al de hace dos meses. Se han perdido dos meses y eso obliga al Parlament y a la Generalitat a legislar contra el reloj.

Miedo a quedarse fuera

Fuentes cercanas a JxCAT han apuntado que la clave ha sido el miedo a quedar marginados y de que ERC optase por el tripartito lingüístico: un acuerdo con PSC y los comunes, que era mayoría suficiente para que prosperase la nueva ley. Para los de Puigdemont, esta vez ha primado el cálculo político aunque llevaban dos meses acusando de traidores a los firmantes.

Foto: Elisenda Paluzie, en una reciente protesta de la ANC. (EFE/Enric Fontcuberta)

De hecho, los firmantes también son los mismos. Los portavoces de los grupos parlamentarios asumen la responsabilidad. Suscriben el acuerdo Alicia Romero (PSC), David Cid (Comunes) y Marta Vilalta (ERC). Por JxCAT lo hace Mònica Sales. Mismo acuerdo, mismos firmantes.

Pleno de esta semana

En teoría, la proposición de ley se aprobará en el pleno de esta misma semana, este viernes. Después de lo cual el TSJC tendrá que decidir si la acepta como respuesta. El texto recalca que se hace “siguiendo criterios pedagógicos”.

Sobre el equilibro entre el catalán y el castellano se marca que "tienen que estar garantizados y tener una presencia adecuada en los currículums y en los proyectos educativos para que todo el alumnado logre el dominio oral y escrito de las dos lenguas oficiales al final de la educación obligatoria". En la práctica, es lo mismo que provocó la polémica en redes sociales hace dos meses. Así, se añade que la presencia de las dos lenguas se respetará "teniendo en cuenta la situación sociolingüística general, la de los centros y su entorno, los objetivos de la normalización lingüística y la evolución del proceso de aprendizaje lingüístico, oral y escrito".

JxCAT ha acabado aceptando un acuerdo para intentar blindar el catalán de la sentencia del 25% del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que reconoce al castellano “como lengua de uso curricular y educativo”. El nuevo acuerdo lo firman JxCAT, PSC, ERC y los comunes. La principal característica del nuevo acuerdo es que es igual que el de hace justo dos meses, cuando JxCAT se descolgó del pacto después de haberlo firmado. Entonces se argumentó desde JxCAT que se ponía en peligro la inmersión lingüística. Ahora, el acuerdo es el mismo, con más justificación pedagógica y algún retoque semántico. Pero en esencia es el mismo.

Catalán Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda