Es noticia
Menú
El capotazo de Ribó al soberanismo: avala la ruptura de JxCAT con el pacto lingüístico
  1. España
  2. Cataluña
Defensor del Pueblo catalán

El capotazo de Ribó al soberanismo: avala la ruptura de JxCAT con el pacto lingüístico

El Síndic de Greuges avala la posición del partido de Puigdemont, que suscribió el acuerdo con ERC, PSC y Comunes, pero se descolgó en el último momento. Considera que es un perjuicio para el catalán

Foto: El Síndic de Greuges; Rafael Ribó. (EFE/Quique García)
El Síndic de Greuges; Rafael Ribó. (EFE/Quique García)

El Síndic de Greuges (defensor del pueblo catalán) Rafael Ribó ha dado un último capotazo al sector más radical del independentismo, esta vez a cuenta del cambio de parecer de JxCAT en el pacto por la lengua, que se iba a cerrar la pasada semana y del que se ha descolgado la formación de los de Carles Puigdemont. Ribó carga ahora contra ese acuerdo suscrito por ERC, PSC, Comunes y JxCAT —antes de desdecirse— con unas "observaciones sobre los derechos lingüísticos", al considerar que supone un "perjuicio innecesario" para el catalán. El consenso reconocía la condición del castellano como lengua troncal en la educación.

Ribó justifica su intervención en el artículo 4 de la Ley Reguladora del Síndic de Greuges. Ese artículo dice que el Síndic puede pronunciarse ante "la modificación de aquellas normas vigentes la aplicación de las cuales considere que puede conducir a un resultado injusto o a un perjuicio innecesario", tal y como consta en la carta remitida al Parlament.

placeholder (Haga clic aquí para ver el documento completo)
(Haga clic aquí para ver el documento completo)

Las observaciones se han hecho llegar a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que a su vez las ha trasladado a los grupos parlamentarios. En ellas, Ribó propone suprimir el cambio que se iba a hacer en la Ley de Política Lingüística en el artículo 1.1 con la frase: "También se emplea el castellano en los términos que fijen los proyectos lingüísticos de cada centro, de acuerdo con los criterios que se establecen en el apartado 3".

Este reconocimiento del castellano en la educación debe eliminarse, según las observaciones de Ribó, porque "en entornos con un bajo uso social del catalán y en centros con elevada complejidad, existe menos presencia del catalán como lengua vehicular en la enseñanza, y viceversa. Esta tendencia de los centros a reproducir y adaptarse a la realidad sociolingüística del entorno, que debilita el potencial compensador de la escuela en el uso social de las lenguas oficiales, puede verse consolidada por el redactado de la Proposición de modificación de la Ley de Política Lingüística". "El texto que se propone suprimir puede ser problemático, porque la protección del catalán como lengua minorizada queda debilitada", justifica el Síndic de Greuges en su propuesta, que coincide con la que defienden los sectores de JxCAT que hicieron descarrilar el pacto: los Puigdemont, Laura Borràs y Quim Torra, entre otros.

Ribó justifica su intervención para evitar un prejuicio contra el catalán en las aulas

En su dictamen, que carece de carácter vinculante, Ribó propone suprimir la palabra "adecuada" del artículo 21.3: "Para conseguir el dominio oral y escrito del catalán y el castellano al final de la enseñanza obligatoria, la enseñanza de las lenguas oficiales y en las lenguas oficiales debe tener garantizada una presencia adecuada en los currículos y en los proyectos educativos de centro".

El máximo responsable del defensor del pueblo catalán justifica este cambio alegando que hablar de "presencia adecuada" sin especificar lo que se entiende por adecuada es un concepto jurídico indeterminado que abre la puerta a múltiples posibles interpretaciones (por parte de las familias, de los centros y, en su caso, de los tribunales).

Contra el castellano

En ambas modificaciones, el Síndic de Greuges se pronuncia en contra de ese reconocimiento del castellano. También pide que se añada en el artículo 3 la frase: "La administración puede impulsar la adopción por parte de los centros de medidas necesarias para compensar las carencias en los usos lingüísticos de las lenguas oficiales minorizadas". En este caso, arguye que "el aula es el único ámbito de interacción social del alumnado en el que el catalán es la lengua de uso prevalente, especialmente en los territorios más densamente poblados y donde la presencia del castellano fuera de la escuela es predominante". Además, el Síndic lamenta que "cuanto más el alumnado se distancia del aula y del centro, menos uso hace del catalán".

Ribó se entromete en el pacto lingüístico en el tiempo de descuento de su mandato. Su sustituta, Esther Giménez-Salinas, ya ha sido designada, pero no ha podido tomar posesión por problemas de salud. Con el paso de los años, Rafael Ribó, antaño azote del pujolismo, se ha ido convirtiendo en un izquierdista tipo Albano Dante-Fachín, convertido a la causa del independentismo.

Foto: Los diputados del PSC Esther Niubó (2i), de JxCAT Francesc Ten (2d), de En Comú Podem Jéssica González (i) y de ERC Mónica Palacín (d). (EFE/Quique García)

En sus observaciones, por ejemplo, aboga por "no fiar todo el modelo lingüístico escolar a la relación entre vehicularidad y competencia, y que, aparte de condicionar la vehicularidad a la competencia lingüística, también se condicione al uso social de las lenguas oficiales".

Del mismo modo, añade en otro punto de este texto: "Se propone que la modificación de la Ley de Política Lingüística refuerce la relación entre la vehicularidad y el uso social de la lengua. Hay que tener presente que uno de los principales problemas del catalán tiene que ver con el uso social, no solo con la competencia lingüística (que también)".

El Síndic de Greuges (defensor del pueblo catalán) Rafael Ribó ha dado un último capotazo al sector más radical del independentismo, esta vez a cuenta del cambio de parecer de JxCAT en el pacto por la lengua, que se iba a cerrar la pasada semana y del que se ha descolgado la formación de los de Carles Puigdemont. Ribó carga ahora contra ese acuerdo suscrito por ERC, PSC, Comunes y JxCAT —antes de desdecirse— con unas "observaciones sobre los derechos lingüísticos", al considerar que supone un "perjuicio innecesario" para el catalán. El consenso reconocía la condición del castellano como lengua troncal en la educación.

Independentismo Rafael Ribó Catalán Parlamento de Cataluña Defensor del Pueblo
El redactor recomienda